jueves, 6 de noviembre de 2008

CANTO INTIMO CON USTEDES



Hermanos:

Cumple la revolución cubana un año más; con ella todas las esperanzas del mundo. Cada 31 de diciembre se encienden mis luces internas, creyendo que tal como la revolución cubana se fundó, todo podrá ser fundado.
No se me escapa, sin embargo, que esta victoria al tiempo es por supuesto relativa: Llevamos un año más de estar vivos sin hacer lo suficiente contra el imperialismo y sus espantos. La injusticia y nuestra impotencia tienen un año más también.
Que mi revolución cumpla 46 años sólo me sirve para saber cuanto hicieron mis mayores y cuan poco yo he podido hacer
Pero a pesar de esto el 2004 ha sido el año más importante de mi vida. Entendí por primera vez el porqué no podía responder: 'Celia ¿qué profesión te gusta?' Nunca supe. Sí sabía que la profesión sería el medio para hacer algo...otra cosa....
Con vuestra ayuda he descubierto al fin que desde que nací tan sólo quise ser una revolucionaria. Y que si la Providencia me condenó a vivir en el único país del mundo donde la oposición...está en el poder, con vuestro amor y vuestra tolerancia he podido descubrir que la revolución cubana es una, tan sólo una, entre las miles que deberían existir. Y esto se los digo muy bajito para que nadie escuche, una declaración clandestina: Les debo este, el primer año de mi vida a todos ustedes, a vuestra lucha, a vuestra existencia Este año misteriosamente nació para mí un siete de noviembre, con La bandera de Coyoacán. Supongo que le deba también al camarada León Trotsky esta revelación y esta nueva felicidad.
Entonces les quiero dedicar este nuevo Aniversario del triunfo de mi hermosa revolución. Descubrir que la revolución cubana depende de la revolución del mundo, me ha hecho estar en vuestras trincheras, con vuestros mismos fusiles.
Este nuevo año será distinto y más hermoso, pues ustedes ya existen... y yo no lo había reparado. En el 2004 conocí a los hombres y mujeres por los que morir sería apenas un trámite. Fidel, mis hijos, mi hermano y mi padre los sumo a este nuevo partido en el cual estoy decididamente militando.
Entonces hermanos, mantengamos el sueño de la revolución. Y exijamos más de nosotros y más del mundo. El mundo, con todas sus estrellas, átomos flores y hormigas... es un auténtico revolucionario, que nos está esperando.
Con los últimos movimientos telúricos se retrasó en unos breves instantes el movimiento de rotación de nuestro milagroso planeta...para poder escucharnos. Ya estamos a días de 'saturnizar' y ver si tendremos otro hogar después de que en 5 000 millones de años, ya cansada e hinchada de tanto amor se suicide la Tierra en los brazos gravitaciones del Sol. Y para ese entonces, todavía deberemos seguir luchando, que es la única manera objetiva de ser feliz.
¡¡Adelante compañeros!! Que nos alcance esta fe de sabernos juntos. Diseñemos en este 2005 esa unidad, la cual los enemigos creen que no podremos alcanzar nunca. Los mejores hombres del mundo son de nuestro partido. Desde Jesús y Buda hasta Carlos Marx y Albert Einstein. El enemigo tiene tan sólo dinero, que es un detalle, un mero detalle, el peor de los detalles.
Entonces extiendo todas las banderas de mi corazón y rezo todas las buenas oraciones a este bendito 2004, donde descubrí silenciosamente a mis verdaderos hermanos. Y declaro con ustedes que el 2005 será el año donde no dejemos de luchar, no dejemos de unirnos, no dejemos de darle crédito al único sentido de nuestras vidas: la revolución.

Vuestra Celia

Celia Hart Santamaría (especial para ARGENPRESS.info) (Fecha publicación:1/1/2005)