lunes, 3 de agosto de 2015

El reencuentro entre La Habana y Washington




A mediados de mes viajó a Washington el canciller cubano quien izó el pabellón de su país en la sede de su embajada desocupada durante más de 50 años. Igual misión cumplirá a mediados de agosto el secretario de Estado de EEUU quien llevará su bandera a la vieja sede diplomática de ese país en La Habana.
El acercamiento diplomático entre ambos países, producto de las negociaciones entre los presidentes Castro y Obama, se produce en una coyuntura internacional complicada. La lucha por la hegemonía global se agudiza. Europa está en medio de una grave crisis. En América latina, EEUU continúa interviniendo militarmente y socavando gobiernos con anhelos de más autonomía.
Desde afuera, el reencuentro entre EEUU y Cuba parece un choque entre una locomotora y una bicicleta. EEUU tiene en su agenda el cambio de régimen en Cuba. A su vez, La Habana tiene como objetivo abrir los canales comerciales bloqueados por Washington hace medio siglo. A todas luces, son objetivos contradictorios. La pregunta es si ¿EEUU abrirá un espacio para la colaboración?
La clase capitalista hegemónica (la oligarquía financiera) norteamericana convenció al conjunto de la clase dominante de EEUU que la Revolución cubana no colapsará como consecuencia del fin de la experiencia soviética a fines del siglo pasado. También descubrió que sólo una invasión de la isla puede acomodar sus intereses. Pero no una intervención militar. Piensan en términos de una invasión de capitales - saturación económica - que bien manejada puede desestabilizar la Revolución cubana.
Para Cuba llegó el momento de la verdad. La Revolución sólo sobrevivirá si logra 'convivir' con el mundo capitalista que literalmente la rodea. Diplomáticamente logró insertarse en América latina. Mantiene relaciones económicas con Europa occidental y Canadá. Ha logrado establecer puentes eficaces con China y Rusia. ¿Puede dar el paso hacia EEUU? Los cubanos saben que Washington no se acerca con buenas intenciones. ¿Pero qué Estado capitalista ha mostrado en la historia de los últimos 250 años 'buenas intenciones'? El último presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, y quien fuera el líder reformista chino, Deng Xiaoping, son testigos. Cuba tiene esas lecciones del pasado reciente para desarrollar una estrategia que evite los errores de Moscú y no caiga en las medidas extremas de Pekín. No hay que olvidarse que Cuba es una isla con 12 millones de habitantes. China y Rusia, en cambio, son países continentes.
EEUU inicia en estos momentos un período pre-electoral. La cuestión cubana será parte importante de los debates dentro de los partidos y entre los partidos. Lo interesante es que la oligarquía norteamericana (el capital financiero) y las fuerzas armadas están de acuerdo con abrir un nuevo capítulo (o libro) en lo que se refiere a las relaciones con Cuba.
En Cuba no hay presos políticos como lo define el derecho internacional. Es decir, los privados de libertad en Cuba que han cometido crímenes contra la sociedad, no son políticos. En EEUU, en cambio, si hay miles de presos políticos, especialmente entre aquellos que luchan por sus derechos civiles.
EEUU tiene un marco de referencia global. Su preocupación central en esta coyuntura es la emergencia de China. No sólo como potencia industrial. China se ha convertido, también, en un factor competitivo en el mundo financiero con la creación del Banco Asiático y otras iniciativas. Lo que más le preocupa a EEUU es el futuro y los avances militares que realiza China que pueden dejar atrás a EEUU. Por otro lado, tiene un ojo puesto sobre Alemania. El distanciamiento de Berlín frente a la crisis ucraniana y el despliegue de sus alas imperialistas frente a la pequeña Grecia, le envía claras señales a Washington.
Irán es una pieza clave en la agenda norteamericana en el Medio Oriente, rico en petróleo, que EEUU ya no necesita para satisfacer sus necesidades internas, pero que cree su ‘derecho’ controlar. Irán, paradójicamente, es la pieza que necesita Washington para controlar a Arabia Saudita y al Estado de Israel. ¿Llegarán Teherán y Washington a un acuerdo que transcienda la cuestión nuclear? Es probable.
Si sumamos a Rusia a estos movimientos geopolíticos, la situación se aprecia un poco mejor. El eje euroasiático frente al pacto nor-atlántico parece estar definiéndose cada vez con más claridad. Cuba puede maniobrar en estos caminos apretados y zigzagueantes como ciclista experimentado. Su triunfo sobre la ‘locomotora’ (o imperialismo) dependerá de la probada sabiduría de su pueblo en esta nueva coyuntura.

Marco A. Gandásegui, hijo, profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA) www.marcoagandasegui14.blogspot.com, www.salacela.net

miércoles, 29 de julio de 2015

Una bandera cubana flamea nuevamente en Washington DC




El 20 de julio de 2015 fue un día histórico en Washington, D.C. y en La Habana, Cuba. Mientras sonaba el himno nacional cubano, se izaba la bandera de la isla en la embajada de Cuba en Washington, DC. La embajada, así como la embajada de Estados Unidos en La Habana, fue reabierta por primera vez tras 54 años. Más de 500 personas asistieron a la ceremonia celebrada en Washington. Más temprano, ese mismo día, el Departamento de Estado de Estados Unidos colocó la bandera cubana en un lugar de honor, junto a las banderas de otros 150 países ubicadas en el hall central del edificio. Si bien se han restablecido las relaciones diplomáticas entre ambos países, continúa en vigor el devastador bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a Cuba y permanece en funcionamiento el centro de detención de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo. Más de 100 prisioneros permanecen aún allí, muchos de los cuales recibieron autorización para su liberación hace más de diez años.
La Embajada de Cuba estaba colmada de diplomáticos cubanos y diplomáticos estadounidenses, autoridades de gobierno, artistas, músicos y activistas. Muchos de los allí reunidos trabajaron durante décadas para la llegada de este momento. Uno de ellos es Ricardo Alarcón: “Hay que reconocer que esta es una victoria nuestra, de nuestro pueblo y de todos aquellos que se opusieron a las políticas estadounidenses durante este medio siglo". En tiempos de la revolución cubana, Alarcón fue un destacado dirigente estudiantil y posteriormente se convirtió en ministro de Asuntos Exteriores de Cuba y presidente de la Asamblea Nacional, el parlamento cubano. Actualmente retirado, expresó:
“El sábado pasado, Estados Unidos era el único país del hemisferio occidental que no tenía embajada en La Habana. Y Cuba era el único país del hemisferio occidental sin embajada aquí. Ahora, lo que ha sucedido es que Estados Unidos se unió al resto de América Latina y el Caribe. Esta historia empezó cuando Estados Unidos logró aislar a Cuba del resto del hemisferio y ahora el primer capítulo termina con Estados Unidos poniendo fin a su propio aislamiento del resto del continente".
Otra importante figura en esta historia, el ex-diplomático estadounidense Wayne Smith, actualmente octogenario, reflexionó: “Yo era el secretario tercero de la embajada de Estados Unidos en La Habana en 1958 y estuve allí hasta el día en que rompimos relaciones en enero de 1961. Por lo que estuve presente cuando bajamos la bandera. Ahora estoy presente cuando izamos la bandera. Nuestra política no funcionó. Nos negamos a dialogar con Cuba. Intentamos derrocar a Castro, con Bahía de Cochinos y todo eso. Después impusimos el embargo y nos negamos a negociar. Con todo eso no se logró nada. Mire, fue totalmente contraproducente".
Vale la pena recordar las políticas estadounidenses contra Cuba de las que habla Wayne Smith. Fidel Castro encabezó una revolución popular contra el dictador Fulgencio Batista, cuyo corrupto gobierno contaba con el apoyo de Estados Unidos. Castro y la Revolución llegaron al poder en 1959. El presidente Dwight Eisenhower dio inicio al embargo económico contra Cuba y posteriormente rompió relaciones el 3 de enero de 1961. El presidente Kennedy extendió el bloqueo y luego lanzó la invasión de la CIA a la Bahía de Cochinos con la intención de derrocar al gobierno de Castro. Fue un rotundo fracaso militar. Muchos de los miembros de la operación murieron y Cuba capturó a más de 1.200 mercenarios de la CIA. Luego tuvo lugar la crisis de los misiles, en octubre de 1962, luego de que la Unión Soviética intentara ubicar misiles nucleares de corto alcance en la isla. Se considera este hecho como el punto más cercano a una guerra nuclear a gran escala al que se haya llegado.
El senador demócrata de Vermont Patrick Leahy asistió también a la histórica ceremonia celebrada el lunes. El exdirector del Comité Judicial del Senado participó de negociaciones secretas mantenidas con Cuba durante años. Reconoció el rol que desempeñó el Papa Francisco, que actuó como intermediario entre el presidente Raúl Castro y el presidente Barack Obama, y agradeció a Canadá, donde tuvieron lugar algunas de las negociaciones secretas. Leahy expresó en la embajada: “En uno de mis primeros viajes a Cuba, hace unos quince años, más o menos, asistí a un partido de baseball. Fui a ver a un equipo estadounidense que jugaba en La Habana. Pasaron el himno nacional cubano y el himno nacional estadounidense. Todos los allí presentes se pusieron de pie y aplaudieron ambos himnos nacionales, incluso Fidel Castro. Y fue muy emotivo. Esta mañana, estamos aquí de pie, ahora en suelo cubano, en su embajada. Y ver la bandera estadounidense y la bandera cubana flameando lado a lado y oír nuestros dos himnos nacionales es para mí muy emotivo y gratificante".
El ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, se dirigió a la multitud luego de que fuera izada la bandera: “Sólo la eliminación del bloqueo económico, comercial y financiero, que tanto daño y privaciones ocasiona a nuestro pueblo, la devolución de nuestro territorio ocupado en Guantánamo y el respeto a la soberanía de Cuba darán sentido al hecho histórico que estamos viviendo hoy”. Rodríguez asistió posteriormente a una reunión con el Secretario de Estado, John Kerry. Se trata del primer ministro de Asuntos Exteriores de Cuba que visita el Departamento de Estados en más de medio siglo. Está previsto que Kerry visite La Habana el 14 de agosto para izar la bandera estadounidense en la embajada de Estados Unidos en esa ciudad. Se cree además que efectuará preparativos para una visita presidencial. Si Obama viaja, será el primer presidente de Estados Unidos en ejercicio que visita Cuba desde que lo hiciera Calvin Coolidge en 1928.

Amy Goodman y Denis Moynihan

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

martes, 28 de julio de 2015

“Telesur permitió a la región contarse de otra manera”




Entrevista a Patricia Villegas, presidenta del canal multiestatal

En el 10º aniversario de la cadena multiestatal TeleSUR, su presidenta Patricia Villegas desmenuza en esta entrevista el significado histórico de esta inédita experiencia que marcó a fuego el campo comunicacional en América Latina y el Caribe. Villegas analiza también el escenario mediático en la región, signado por la disputa de sentidos frente a las grandes corporaciones, y destaca la trascendencia de “poner las cámaras en el lugar donde están las victimas y no los victimarios”.
– ¿Cuáles son los principales aportes que ha hecho Telesur en estos 10 años?
– Creo que Telesur puso nuevamente en el escenario público una discusión muy importante que es el derecho a la información, o la información como un derecho. Veníamos de una América Latina y el Caribe golpeada por la década neoliberal, los derechos fundamentales habían sido privatizados, y así como la salud o la educación son derechos, la información también lo es. Y el hecho de que Telesur considere a su audiencia no como consumidores sino como usuarios es un cambio que corresponde a esa mirada.
Otro tema no menor es que en América Latina, en medio de una fuerte desinversión por parte de los gobiernos neoliberales, le había sido entregada a los medios públicos fundamentalmente la labor de contar la cultura, el folclore, pero había desaparecido la noticia, la información, la opinión. Eso se le había entregado a los medios privados.
Estos dos elementos son fundamentales dentro de lo que Telesur instala en el escenario mediático continental en estos 10 años. Después hay otra cantidad de cosas ya desde lo concreto. Por ejemplo, que los profesionales de Telesur cuentan con las mismas herramientas tecnológicas que en los medios privados. La desinversión en los medios públicos había generado una gran diferencia en las posibilidades de contar. Telesur revierte esa tendencia, nosotros podemos contar nuestras historias teniendo las mismas oportunidades tecnológicas que los medios privados.
-¿Qué aspectos rescatan de experiencias anteriores de comunicación contrahegemónica y qué generó la irrupción de Telesur en la región?
– En una entrevista que le hicimos al Comandante Chávez en octubre de 2005, en los comienzos de Telesur, él me dice “estoy muy feliz Patricia. Es muy lindo ver la concreción de un sueño, de un sueño de mucha gente antes que tú, incluso de mucha gente antes que yo”. Obviamente que Telesur tiene unos antecedentes, de una comunicación diferente, una comunicación que pone las cámaras en el lugar donde están las victimas y no los victimarios, hay enormes antecedentes de eso.
De alguna manera, la irrupción de Telesur, que es hija de los procesos de transformación en América Latina y el Caribe, le ha permitido a la región contarse de otra manera. Durante el golpe de Estado en Honduras, por ejemplo, el relato habría sido otro si las cámaras de Telesur no hubieran estado allí en vivo. No se necesitaba ni siquiera interpretar lo que estaba pasando, era cuestión de subir una señal y mostrarlo, tener el coraje y la capacidad técnica para hacerlo. No es que creamos que tenemos la verdad revelada ni se trata de hacer coberturas espectaculares, sino de estar allí, del lado de las victimas, en el lugar donde se origina la historia, contando lo que está pasando. Yo me pregunto, por ejemplo, ¿qué habría pasado durante el Plan Cóndor si hubiera habido telesures?
Entonces, esto cambia el escenario de los medios en América Latina, hay propuestas y estrategias comunicacionales que surgen tras el nacimiento de Telesur y tras ver que nosotros íbamos construyendo ese otro relato, el de esta América Latina que estaba cambiando y que estaba siendo amenazada como lo sigue estando hoy.
Telesur, además, reivindica el periodismo desde lo local, por eso tenemos la red mas grande de colaboradores y corresponsales que cualquier agencia de noticias en esta parte del mundo. Tiene que ver con la concepción, con la génesis del proyecto, lo que ademas nos permite estar en la ofensiva y no en la reacción del relato.
– ¿Cómo analizas el mapa comunicacional actual en América Latina y la correlación de fuerzas frente a las grandes corporaciones mediáticas? ¿Cuál es la estrategia de Telesur para afrontar esa “batalla”?
– Por supuesto que los grandes monopolios siguen tendiendo la hegemonía y el desbalance sigue siendo enorme. Diez años son muchos para la vida de los seres humanos pero para un proyecto de transformación, que tiene que dejar atrás siglos de exclusión y de pobreza, son muy pocos. Obviamente que el escenario de los medios en América Latina sigue siendo hegemónico para los monopolios económicos, pero hace diez años no existían medios públicos como los que hay ahora en Bolivia o Ecuador o Argentina. Hay una consolidación de medios públicos. La sociedad tiene derecho a estar informada y la única posibilidad de que eso sea real es que el Estado participe de ello, como con tantos otros derechos que hemos ido conquistando.
Obviamente el panorama no es de triunfo para nosotros, pero hoy ocupamos un lugar. Cuanto tú tienes que contar la historia de América Latina y el Caribe, hoy necesariamente tienes que ver Telesur, como tienes que leer Nodal. Pero Telesur o Nodal son posibles porque hoy en buena parte de nuestros países hay una “inseguridad” sobre en los medios -como dice Ignacio Ramonet-, la gente duda de lo que le están diciendo los medios privados, incluso duda de lo que le dicen los medios públicos lo cual es muy bueno, y consulta distintas fuentes. Eso no sucedía hace diez años.
– En diferentes coyunturas políticas, la derecha mediática continental ha demostrado tener mecanismos muy eficaces de articulación en defensa de sus intereses. ¿Qué lectura tienes de los procesos de integración desde los medios públicos y populares y cuál es el aporte que viene haciendo Telesur en ese camino?
– Nosotros no nos dedicamos mucho a ver lo que está haciendo la competencia, no queremos ser la reacción a nada sino tener nuestra propia apuesta. Pero la batalla está allí, por supuesto, es una batalla enorme y hoy las batallas en buena medida se viven en los medios. En estos diez años hemos logrado apoyar la creación de otros medios, hacemos alianza con canales de otros continentes como Rusia Today o Al-Mayadeen. Hacemos parte de diversas redes, trabajamos con los movimientos sociales del ALBA, hacemos talleres para periodistas comunitarios, articulamos con las televisoras públicas, por ejemplo con el programa “De Zurda” durante el Mundial que se transmitía en simultaneo por la TV Pública argentina. También tenemos convenios con emisoras regionales, comunitarias, universitarias, construimos una enorme red que nos permite multiplicar el mensaje.
Es cierto que la derecha tiene mucha habilidad para publicitar sus acciones y sin duda todavía tiene la hegemonía comunicacional, siempre creo que podemos hacer mucho más y es una de las tareas en las que tenemos que seguir creciendo.
– ¿Cuál es el proyecto al que Telesur le viene poniendo más energías en esta etapa?
– Nuestro proyecto más importante en este momento es Telesur en inglés, que está cumpliendo un año. Nuestro camino es convertir a Telesur en una plataforma multilingüe, ya estamos produciendo 29 programas en inglés, hay una gran producción de contenidos en un idioma que es trascendental. La idea es poder contarle a todo el que habla inglés lo que está sucediendo en América Latina, que tenga otra fuente de información, pero también dar una visión alternativa desde el Norte, que la gente en el Norte pueda ver sus historias contadas de otra forma. Ese es el gran reto actual de Telesur. Y después tenemos en mente Telesur en árabe.
-¿Qué cosas habrían cambiado o habrían sido de otra manera si no hubiese existido Telesur?
– Creo que el caso mas emblemático es el que te comentaba de Honduras. También durante el intento de golpe en Ecuador en 2010, allí los medios hablaban de una “revuelta policial” cuando vivíamos incluso un intento de asesinato al presidente Rafael Correa. Y ahí estaban las cámaras de Telesur para mostrar los tiros sobre el carro de Correa. Lo que nos ha permitido construir otro relato no tiene que ver tanto con interpretar la realidad sino con poder mostrarla en vivo. No es sólo lo que hubiera sido diferente sino quién lo habría contado, como el Coronel no tiene quién le escriba… ¿Quién habría contado eso?
Otra situación emblemática fue en Trípoli, que supuestamente estaba siendo bombardeada por la aviación de Gadafi. Cuando nuestros equipos llegan ahí no había ningún rastro de eso, yo misma había sido victima de la desinformación dominante. Y eso lo desmontó Telesur. Entonces, hay historias que el relato oficial y popular habrían sido de otra manera si no hubieran estado las cámaras de Telesur. Creo que ese es el aporte maravilloso de este proyecto.
– ¿Cuál crees que será la huella que dejará Telesur en la historia de la comunicación?
– Es una pregunta difícil porque yo tengo una relación muy amorosa con Telesur, he aprendido a ser una ciudadana latinoamericana y caribeña trabajando en este proyecto. Me siento colombiana de nacimiento y me corre sangre colombiana en las venas pero me siento también argentina, boliviana, profundamente venezolana… Creo que hemos logrado que las audiencias sientan que a través de experiencias como Telesur se les ha permitido tener el registro de un nuevo derecho, el derecho a la información, a la comunicación. Eso es lo más trascendente: hoy la gente está viendo y leyendo los medios de otra manera.

Gerardo Szalkowicz
Nodal

sábado, 25 de julio de 2015

Carta de Fidel a Telesur en su décimo aniversario.




Patricia Villegas Marín
Presidenta de Telesur

Estimada Patricia:

No podía pasar por alto el décimo aniversario de la fundación de Telesur sin hacerte llegar este mensaje.
Su creación fue una iniciativa que abrazó el inolvidable Hugo Chávez, consciente de la importancia para promover la integración latinoamericana y ofrecer una información objetiva y veraz, frente al monopolio de las transnacionales de la noticia y los desafíos que estaban por delante. Profundamente bolivariano, él quiso que las transmisiones se iniciaran el 24 de julio, día histórico del natalicio del Libertador Simón Bolívar.
En su camino de aprendizaje y experiencias, no ha habido acontecimiento político, económico y social trascendente en que Telesur no haya estado presente con inmediatez, objetividad y veracidad. Del mismo modo en el canal han encontrado espacio los hombres, mujeres y niños de diversos grupos sociales, etnias y religiones, los indígenas, los negros, los desposeídos y más humildes con su dignidad e inteligencia naturales y sus historias conmovedoras y muchas veces desgarradoras.
Te confieso que soy un televidente invariable del canal, mediante el cual satisfago una gran parte de mis necesidades informativas. Nuestro pueblo, con avidez y preferencia, recibe la señal en vivo.
Telesur es una trinchera de ideas. Los sueños y la semilla sembrada por Chávez proseguirán germinando bajo el compromiso que le vio nacer como puente en el proceso de integración de América Latina y el fomento de la unidad necesaria de nuestros pueblos. Telesur llega, con su mensaje y forma de expresión, a los lugares más remotos del mundo.
Felicito a todos los colaboradores de Telesur por el esfuerzo y los resultados en tan corto tiempo, y a ti, en particular, por tu brillante dirección.

Fraternalmente,

Fidel Castro Ruz
Julio 22 de 2015
6 y 32 p.m.

Santiago de Cuba llega a su medio milenio




El Castillo del Morro San Pedro de la Roca recibió acciones de conservación como parte del plan desplegado por el aniversario 500 de la villa.

En un artìculo de primera plana, el diario Granma resalta el que Santiago de Cuba llega este sàbado a su medio milenio de existencia con destacados valores patrimoniales acumulados a lo largo de su rica historia y cultura.
Estamos en presencia de una ciudad caribeña, una ciudad paisaje que vive interactuando con su magnífico entorno natural, una ciudad mirador que encanta con sus visuales pa­norámicas, una ciudad de escalinatas y calles escalonadas, una ciudad portadora de una arquitectura digna de aprecio por sus valores estéticos y su sabia adaptación topográfica y técnica que le permitió desarrollar un arte de construir capaz de sobrevivir a las contingencias sísmicas.
El artìculo, escrito por el arquitecto y Conservador de la Ciudad, Omar Lòpez, afirma que Santiago es a su vez una ciudad segura, hospitalaria y solidaria; su pueblo es alegre, musical, comunicativo y orgulloso de su historia. El rico patrimonio material y espiritual ofrece dos sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mun­dial: El sitio Castillo del Morro y el paisaje Arqueológico cafetalero del sur oriental; y un tercero —La Tumba Francesa La Caridad del Oriente— considerado una joya de la cultura espiritual universal. Posee tradiciones y costumbres de fuerte arraigo popular como la trova, el bolero, el son, sus carnavales, la calidad de su ron ligero y el encanto general de su pueblo.
La séptima villa cubana, se propuso de­sarrollar un importante plan de inversiones con vistas a la celebración de sus 500 años y el 62 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en el que destacan las obras de rehabilitación y restauración vinculadas con la puesta en valor de una serie de sitios y edificaciones con potencialidades pa­ra su desarrollo armónico; en te­mas como la cultura, la educación, la salud, el comercio y los servicios, la recreación; y especialmente el turismo histórico cultural y de naturaleza.
La recuperación del Paseo Marítimo, la reanimación del Corredor Patrimonial de las En­ramadas, las propuestas de Los Caminos del Café, vinculado con el patrimonio cafetalero incluido por la Unesco en la Lista del Pa­trimonio Mundial; la conservación del sitio fortificado Castillo del Morro San Pedro de la Roca y la restauración del cementerio patrimonial de Santa Ifigenia, constituyen de conjunto una renovación formidable de la ciudad en su quinto centenario.
La Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba ha sido una más de los múltiples protagonistas de las acciones que se llevan adelante, y su papel ha estado centrado en tres direcciones principales: por un lado, organizar y coordinar ac­tua­ciones donde participan diversas entidades con el objetivo de lograr un ambiente urbano coherente y fun­cional; por otra parte, ser una en­tidad inversionista más en acciones concretas de restauración y conservación de edificaciones y sitios de valor patrimonial.
Como tercera dirección de trabajo, se ha emprendido una ardua labor a favor del logro de una conciencia ciudadana del valor patrimonial de la ciudad y su entorno, de su aprovechamiento como recurso y, especialmente, de su papel como herencia cultural forjadora de la identidad de los santiagueros y santiagueras.
Hoy más que nunca existe una estrategia clara y definida de la ciudad y su desarrollo perspectivo, y en nuestro caso, la visión integral de su patrimonio cultural enfocado en un alcance territorial, sumado a una política de diversidad de ofertas y alternativas, genera un futuro prometedor que redundará en una mayor calidad de vida del pueblo santiaguero y una ciudad más amable para todo aquel que nos visite.
El camino recorrido desde el paso del huracán Sandy hasta hoy de­muestra la capacidad del pueblo san­tiaguero para recuperarse y se­guir adelante. La unidad de todas las fuerzas a favor de la ciudad es lo que ha permitido alcanzar una ciudad más limpia y bella, afincada en su historia y en pleno vuelo de futuro.

Pedro Manuel Otero

Marx, EL CAPITAL y el Che Guevara . Entrevista a Orlando Borrego por Néstor Kohan.




Estudiando EL CAPITAL de Marx con el Che Guevara (Entrevista a Orlando Borrego, compañero del Che, realizada por Néstor Kohan). Proyecto MEMORIA DEL FUTURO de BRANCALEONE FILMS y CÁTEDRA CHE GUEVARA: ¿Cómo pensaba el Che la transición al socialismo? ¿Cuáles fueron sus estudios marxistas? ¿Qué pensaba el Che de la autogestión financiera? ¿Qué es el Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF)? ¿Cómo caracterizaba Guevara a Keynes? Mercado, autogestión y planificación en la transición socialista. Ética comunista y nueva subjetividad: la batalla por la cultura y la conciencia. La lucha contra el imperialismo y el capitalismo, la explotación y la alienación. Recomendamos leer en: www.amauta.lahaine.org y en otros sitios de la web la entrevista (escrita) a Orlando Borrego "Che Guevara lector de EL CAPITAL".