miércoles, 28 de enero de 2009

El “terrorismo” en el terror de su propia trampa

Hace exactamente un año se colmó La Habana con más de un millón de personas. Allí le expresamos a Georges Bush, por intermedio de un mensaje epistolar de Fidel Castro que no se le ocurriera voltear el pulgar de Emperador en relación a la revolución cubana y a la integridad de nuestra delgada isla. No sé si pudo entender la advertencia, pues sus problemas de aprendizaje son cada vez más serios.
Aquella mañana de Mayo cargada de indignación frente a la prepotencia escuálida y pavorosa de un gobierno improvisado, Fidel le comunicó a Bush “El que va a morir te saluda”. En aquel entonces cuando arreciaba el gobierno de los Estados Unidos sus abusos contra los oscuros rincones del mundo, estábamos los cubanos dispuestos a morir por lo que creemos ser el único proyecto alternativo a la barbarie, parafraseando por supuesto a Federico Engels.
Mucha agua ha corrido bajo el puente. Hoy the keyword con el cual Bush amenazó con exterminar a “los infieles”, despedazar países, torturar a decenas de miles de hermanos en pestilentes cárceles; esa frasecita inconexa con la que logró mentir descaradamente , más que a todos a su pueblo, hoy ...se vuelven en su contra .tal cual lo famosos boomerang. Esa clave mágica nació bajo el estruendo de las torres de New York: terrorismo.
Pero la llave con la que piensa seguir abriendo las arcas del Universo está atascada. Es evidente que Fidel se la ha atascado...la honda de Fidel es la de David. Contra esas piedras el poderoso Goliat no tiene escapatoria.
Por eso mi pueblo pequeño y su Comandante, que con mil heridas y muchos años no se permite darle un tatito así de tregua al enemigo, le estamos entregando al imperialismo las tres tazas del mismo caldo.
Nadie podrá decirle al seudo emperador que no fue advertido de estar jugando con fuego sin ser mayor de edad, y sin contar con la más mínima lección de política. Ni en Iraq, ni en Venezuela, ni en todo “su eje del mal.”...le está funcionando la llave mágica Si alguien sostiene el gobierno de ese país es tan sólo la epidemia crónica de cinismo que ha contraído la institucionalidad del mundo.
Hoy el vocablo terrorismo ha colocado a ese gobierno en una de esas disyuntivas éticas de las que padece periódicamente... Watergate, Irán- Contras, sexo oral.
Si Dios nos ayuda y nuestra pericia es la suficiente, podríamos al menos hacerle pasar un buen susto.
A Dios no sé si lo tendremos todavía, no ha estado muy bien representado en los últimos comicios de su gabinete del Vaticano. Pero pericia.... Si podremos contar con ella. No en balde dedica Fidel Castro su mayor tiempo a desenmascarar esa palabra, que parecía todopoderosa.
Según mi opinión lo que se discute en virtud del asesino en serie Posada Carriles no es tan sólo el reclamo de justicia. Se reclama más que nada el uso y abuso que hace la administración del imperialismo de las palabras de nuestro diccionario.
Nunca me gustó la palabra terrorismo. Precisamente por su origen confuso. En ella cabíamos todos. Los árabes, los revolucionarios, los pobres.... Éramos terroristas. Con esa palabra fue bautizada las actuales cruzadas en busca, para variar, de fuentes de materias primas ¡Y después hay que escuchar por ahí que las cosas han cambiado de manera dramática! Para nada, el Imperio de Negri sigue siendo del mismo color que antes. Con Internet, SIDA, satélites y celulares, pero de nuevo en nombre de la “civilización” se lanza una guerra contra los pobres del mundo.
En aquella marcha del 14 de mayo del 2004 La Habana demostró en su multitud que no le tememos a su incapacidad. Mas hoy, un año después no nos estamos defendiendo. Estamos a la ofensiva y podemos, si es que nos damos cuenta, desmantelarle el flaco escudo ideológico al enemigo.
¿Qué ha pasado desde que surgió la palabrita terrorismo? Pues que todos hemos sido presos de ella. Ese vocablo nos enmudeció. Los palestinos eran terroristas, los guerrilleros, y todos los revolucionarios. Pero ¡A reírse! ¡Los músicos cubanos que ganaron los Grammy de Miami de música latina...eran terroristas!
Y nosotros, todos nosotros víctimas de esa palabrita insulsa e incolora.
En un mundo saturado de explotación es eufemístico hablar de terrorismo, cuando el mayor terror es la muerte a la que condenamos como damas anorgásmicas a centenas de miles de niños al infierno por falta de equidad mínima.
No voy a hablar por supuesto sobre la hoja de vida criminal de esos bandidos, de los cuales hasta la policía local debería poder aprender como el si se tratase del Destripador de Londres. Mas importante es saber quienes y porqué financiaron sus asesinatos, y todavía más, porqué gobiernos que esgrimen la lucha contra el terror los protegen.
El capitalismo se ha corrompido y su corrupción empieza por las palabras.
Por eso esta marcha del martes debe ser internacionalista, pues una vez más Cuba le quita la débil máscara al imperialismo
¿Con qué el terrorismo es válido si lo ejerce tan sólo quien bautizó la palabra? ¿Con qué en un país donde revisan la ropa interior de artistas y príncipes en el aeropuerto por defensa contra el terrorismo, esconde al mayor terrosita viviente? ¿Con que asesinar a 73 jóvenes en un avión es equivalente a “descarrilar un Bus lleno de perros”? ¿Con qué el imperialismo puede acusar impunemente y agredir a pueblos enteros, deponer presidentes y esconde simultáneamente al peor terrorista del mundo? Hasta ahí no deberíamos llegar, nos convertiremos sino en más seis mil millones de burritos con orejas y todo.
Quien cree gobernarnos carece de toda competencia para hacerlo, no ya de moral.
En mi crónica sobre la marcha del 14 de Mayo del año pasado afirmé “Por algo sí será especial Bush y sus mentirosos de cabecera: Haber tenido el adversario más íntegro de la historia. Todavía no sé si la abuelita del buen señor le pudo relatar cuentos de caballería antes de dormir para que reconozca a un autentico caballero, quizá el último. Ya sí me está claro que las Mil y una Noches no estaba en la biblioteca del Bush- papi. Se perdió ese niño de conocer las hermosas y apasionadas historias de Bagdad. Llenas de princesas de ojos enormes, misterio y bondad. Sí se lo hubiese leído tan sólo de pasada habría pensado unos instantes antes de lanzar la primera bomba contra ese viejo y luminoso rincón del mundo Tan sólo por recordar las historias de la abuelita... va y no tuvo abuelita el desdichado..... Todavía dudo sí es hijo de alguien”
Y el divorcio de este señor con la lectura, no lo decimos nosotros...Lo dijo su señora esposa públicamente. ¡Qué lejos está ese pobre pueblo norteamericano de ser regido por hombres capaces! ¿Dónde estarán Jefferson o Lincoln?
Es por eso que esta marcha será también por el pueblo hermoso de Norteamérica que es la primerísima de las víctimas de su gobierno., infestado por el consumismo y la banalidad.
La justicia que vamos a reclamar el martes es la justicia universal. Posada Carriles y Orlando Bosch son precisamente verrugas de esa farsa con la que desde el 11 de septiembre del 2001 nos han querido gobernar. Lo que vamos a defender en el Malecón habanero es que dejen de mentirle al mundo con escasas palabritas deformadas. Lo que pediremos es que si es que el poder económico les otorgan ser los que rijan nuestras vidas, al menos que tengan sentido común. Pero es imposible. Por supuesto; el que quiera gobernar a este bellísimo planeta ya está equivocado a priori.
No creo que los emperadores de antaño fuesen tan incultos. Tal vez Calígula que nombró cónsul a su caballo. Podría ser que Bush nombre a sus tiernos perros que le acompañan por los jardines de la Casa Blanca, embajadores y secretarios. De hecho creo que lo está haciendo. Perros que tienen la habilidad de caminar en dos patas.
Esta marcha en La Habana debería hacerse en todas partes y en todos lugares. Pues lo que estamos reclamando tiene trascendencia universal. O encarcelan y extraditan a esos “terroristas” o la palabra quedará en el mayor descrédito del mundo.
Dios ciega a quien quiere perder, y estamos a tiempo de voltear la tortilla si no perdemos la pista.
Allá estaremos los cubanos, y allí, en nuestro corazón estará lo mejor del mundo. La bandera cubana será bandera internacionalista, pues desbancaremos esa amenaza terrorífica que es el desdichado vocablo del “terrorismo”
Además de exigir justicia para mi pueblo, cantaré para que nos santigüemos y nos podamos librar de los vocablos inmovilizadotes que han sido el arma de exterminio en masa más poderosa del imperialismo. Abajo las palabras “terrorismo” “Eje del mal” Seguridad nacional” “rincones oscuros” Más que las bombas y el ahogo económico, la fraseología fascista tal cual un proyecto inacabado de Hitler se adueña de nuestras acciones y nuestros discursos.
¡Qué marchen todas las ciudades al lado de la sensual Habana! Cabemos todos en este litoral, y que junto a la encarcelación de los asesinos, encarcelemos para siempre las frases incultas con las que piensan dominar la humanidad. Adelante compañeros, aunque a veces no lo parezca, en virtud de tanto horror, sigue siendo la humanidad el eslabón más alto, hermoso y necesario de la creación.

¡Viva la Humanidad!

Celia Hart
Rebelión
17-05-2005