jueves, 23 de febrero de 2017

¿Debió ser admitido Calderón, un asesino, enemigo de gobiernos antimperialistas, pro-empresario, en Cuba?

1. A Felipe Calderón, presidente de México de 2006 a 2012 que inscribió en su currículo la matanza de 100 mil mexicanos y sus permanentes discursos contra Cuba, Venezuela, Bolivia, según publica la prensa se le impidió entrar a la isla de Cuba; lo mismo ha sucedido en EEUU con millones de personas mediante “la posibilidad de ser terroristas” o haber realizado actividades antimperialistas. No sabemos a cuántos más se ha impedido su entrada en otros países. Pero Calderón aprovechó el hecho para continuar su propaganda, tal como lo hizo Fox y todos los “distinguidos panistas” que, desde su origen y programa, se declaran naturales enemigos de la administración estatal para apoyar claramente a la iniciativa privada.
2. Así es que no es sólo Calderón y todas las dirigencias panistas, es el programa mismo que desde 1939 cuando se fundó el PAN, que apoya absolutamente a los empresarios, los hacendados, los grandes propietarios, la privatización de la salud, la educación y todo tipo de administración. El PAN es muy claro: todo para el individuo y las masas al carajo. Según ellos deben desaparecer los sindicatos, las organizaciones campesinas, populares y todo lo que huela a colectivismo porque lo único que vale es el individualismo. Muchas veces tienen la razón porque los gobiernos de México se ubican en el extremo de la corrupción así como los líderes de organizaciones; pero lo mismo sucede en la empresa privada con las familias que explotan el trabajo y dilapidan la riqueza.
3. Yo sigo pensando en que no deberían haber fronteras en el mundo; que estas no fueron creadas por el pueblo sino desde el poder de los gobernantes que en cada guerra trazaron fronteras. Todos tenemos derechos a vivir donde queramos y a cambiarnos de un lado a otro sin pasaportes o identificaciones. Me preguntarían: ¿cómo evitamos a seres indeseables por ser explotadores, saqueadores, acumuladores de riquezas, asesinos? Pues simple: deberían estar en la cárcel y evitar que sigan existiendo estos tipos de personajes. ¿Y el llamado crimen organizado? Pues simple: desaparecería al repartirse equitativamente la riqueza y que todo el mundo tenga trabajo, estudio o cualquier forma de servir a la sociedad: haciendo música, pintura o lo que quiera.
4. A pesar de mi antimperialismo por muchas décadas, he podido entrar a todos los países que me he propuesto; pero yo como si no existiera, porque mis escritos por 40 años –sin trascendencia alguna- sólo yo los leo o un editor para arrojarlos al bote de la basura. No olvidaré a un panista yucateco con el que mantuve amistad, que me dijo con presunción: “Cuando era diputado federal yo –a grito pelado- le menté la madre a Fidel Castro en el Congreso en un informe presidencial”. En ese punto han sido muy sinceros: son anticomunistas jurados y muy amigos de los gobiernos de los EEUU. ¿Cómo entonces los cubanos, sumamente ofendidos van a permitir la entrada a su tierra de personajes como Calderón o Fox?
5. Ya lo he dicho y escrito mil veces: Yo no puedo ser neutral o imparcial en nada porque desde los 20 años de edad, poseo una posición ideológica bien identificada a favor de los explotados, los miserables, los débiles, los pobres. No es una posición religiosa de dar limosnas o de tipo social asistencialista, sino una posición de clase social que me ha obligado a luchar junto a ellos contra el Estado, los gobiernos, los empresarios explotadores y el 99 por ciento de los medios de información, por una sociedad justa e igualitaria. Pero personajes como Calderón o Fox –con los miles millones de pesos que acumularon como presidentes- pueden seguir financiando (junto al imperio yanqui) a la oposición derechista que tanto necesitan.

Pedro Echeverría V.