domingo, 30 de agosto de 2015

En 1985 Fidel Castro advirtió que la deuda externa era un mecanismo de extorsión impagable




Para 1980 el volumen de la deuda externa de los países de América Latina y el Caribe era de 257 mil 400 millones de dólares, y para 2012 se multiplicó por cinco hasta llegar al billón 191 mil millones de dólares, de acuerdo con los estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
En 1985 el comandante de la revolución cubana, Fidel Castro, advirtió que a menos que los gobiernos actuaran conjuntamente y atacaran el problema en sus causas de fondo, la deuda externa que las naciones latinoamericanas habían contraído con instituciones financieras norteamericanas, se convertiría en una hipoteca eterna, impagable e incobrable.
“Nosotros decimos: es impagable. Pero impagable por razones matemáticas, económicas, no implica un juicio moral del problema, o legal, o político del problema. Pero nosotros decimos también: es un imposible político. Los gobiernos no están en condiciones, en ningún país de América Latina, de aplicar esas medidas (de alto costo social) del Fondo Monetario Internacional, en ninguno; ni a sangre y fuego pueden hacerlo”, expresó durante su discurso en el encuentro sobre la deuda externa de América latina y el Caribe, que tuvo lugar el 05 de agosto de 1985, en La Habana.
En su alocución, el líder revolucionario planteó la necesidad de estudiar la estructura y el funcionamiento del capitalismo a nivel mundial, y su impacto sobre las economías de los países de la región, ya que el intercambio comercial desigual, las restricciones, la fuga de capitales, el estancamiento económico y la profunda dependencia, tornaban imposible el pago de la deuda.
“El problema es que los hechos demuestran que no es fácil pagar eso, ya que se requiere mercado, ¿y dónde están los mercados? El Fondo Monetario dice: ‘Todo el mundo a exportar’, pero qué es lo que van a exportar. ¡Ah!, ¿más café, más cacao, más azúcar, más carne? No, si les van a estar pagando menos cada vez por eso. Y exportar a dónde, si el proteccionismo se multiplica todos los días con medidas arancelarias y no arancelarias”, expuso en referencia a las políticas proteccionistas de las potencias imperiales sobre sus economías.
El comandante cubano definió a la deuda externa como un cáncer, “que se multiplica, que liquida el organismo, acaba con el organismo; y que requiere una operación quirúrgica”.
“El imperialismo ha creado esa enfermedad, el imperialismo ha creado ese cáncer, y tiene que extirparse quirúrgicamente, totalmente. No le veo otra solución”, aseguró en su discurso.

Unión de los pueblos para enfrentar la agresión

Para Castro la solución a este mal no estaría sólo en manos de la abolición o anulación de la deuda, sino que requería de la unión de los pueblos en desarrollo, para poder hacer frente al imperialismo y sus intereses de dominación y explotación.
“Volveremos a estar igual, porque los factores que determinaron esta situación están ahí presentes. Y nosotros hemos planteado esas dos cosas muy asociadas: la abolición de la deuda y el establecimiento del Nuevo Orden Económico Internacional”, manifestó en aquel entonces.