miércoles, 19 de agosto de 2015

EEUU, otras armas vs. Cuba




Kerry no quiere “amigos”, refrenda los negocios

Es el izamiento de banderas reinicio, o bandazo. Geopolítica antirrusa no; es vs. Latinoamérica

¿Del tirano? Del tirano / Di todo, y más!; y clava / Con furia de mano esclava / Sobre su oprobio al tirano.
José Martí

La bandera de las barras y las estrellas no hondeó en suelo cubano. Al menos el día que fue izada, el 14 de agosto, tras 54 años de rompimiento de relaciones “diplomáticas”, como se la llama al vil bloqueo económico, financiero y comercial, iniciado cinco meses después que el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz declarara el socialismo en la isla aquél abril de 1961, tras el derrocamiento del dictador Fulgencio Batista dos años atrás, simbolizado por la entrada en la Habana el 8 de enero de 1959.
En cambio sonó en el Malecón la canción popular guajira Guantanamera, una adaptación de Joseíto Fernández por allá en 1934, letra de Versos sencillos de Martí en 1891, poema escrito precisamente cuando vivió en las “entrañas del monstruo” en Nueva York, y dijo que su honda era la de David (¡el que mató a Goliat, claro está!).
¿Le diría algo este simbolismo al vicepresidente John Kerry y a su comitiva que testificó el revire del imperio que dio el bandazo a una estrategia que el propio Barack Obama calificó fallida, tras medio siglo de acoso a esta pequeña isla del caribe, un país cuya dirigencia y pueblo mostró resistencia y dignidad?
Quizá nada, porque los gringos usan gafas, para la miopía del pragmatismo y cuenta en dólares de jugosos negocios, nada más. Quizá ni a los propios cubanos que presenciaron el evento (¿deslumbrados porque tendrán hamburguesas, mezclilla, música de “moda” y demás chácharas que disfrutar?). Orondos los que estuvieron presentes el pasado 20 de julio en Washington haciendo lo propio para abrir la embajada cubana y soltar amarres. Como si el pasado pueda ser enterrado.
Pero no. Si bien esos protocolos han abierto muchas expectativas, cubanos incluidos, hay que abrir bien los ojos para no caer en la treta. ¡No calló Martí! ¡No cayó Fidel! ¿Caerá Raúl? Y es sencillamente porque EUA no es de confiar. Lobo con piel de oveja. Sencillo. Volvemos a las cuestiones centrales: ¿qué con el bloqueo?, ¿qué con Guantánamo? ¿Por qué en este momento, Obama cambia de argucia, dando la espalda algunos Latinoamericanos —excepto México, Chile, Colombia, Perú; en cintura, todos—, como Venezuela, Ecuador, Bolivia, etcétera?
Ya hemos hablado de Colombia. También de Venezuela. Del primero porque la CIA y el sistema bancario gringo quieren aumentar el control de las drogas, el “negocio de negocios”. Del segundo, porque quieren derrocar a la revolución bolivariana para el manejo del petróleo (por eso la grieta que está abriendo la Exxon Mobil desde Guyana vs. Venezuela). Y contra Ecuador y Bolivia (¿NSA?) tratando de armar conflictos internos para derrocar a sus presidentes progresistas, Rafael Correa y Evo Morales, como lo hicieron la USAID y Washington con Manuel Zelaya en Honduras (2009) y Fernando Lugo, 2012 en Paraguay.
La diplomacia cubana no puede cegarse. Ni Raúl. Como nunca lo hizo Fidel. Incluso ahora, que rompió el silencio en su cumpleaños para exigir la indemnización millonaria por los daños causados por el bloqueo. “Se adeuda a Cuba… millones de dólares como denunció nuestro país con argumentos y datos irrebatibles a lo largo de sus intervenciones en las Naciones Unidas”, dijo el octogenario, víctima de amenazas y líder de múltiples batallas.
Recordar que los gringos traen el arma bajo el brazo, para pelear contra Cuba por otros medios. Con su historia, el pueblo cubano sabrá qué hacer, ante sus nuevos “vecinos”, como dijo Kerry. Pero fue más allá. Me siento en casa, reiteró. ¿Será que ambos pueblos dejarán de ser “enemigos” y “rivales”? Recreación del vasallaje, del sometimiento, la presencia de EUA en Cuba. ¿Quién invita a su casa al vecino para que le llegue a insultar? ¿No son insultos, decir que las relaciones entre ambos países tomarán “una dirección más prometedora”, porque “las políticas del pasado no han llevado a una transición democrática en Cuba”?
¿Quién es Estados Unidos para hablar de democracia? ¿Cuál democracia; la de Tocqueville o la de Maquiavelo; la de Platón o la de los Bush? ¿Qué democracia, la del intervencionismo en el mundo, haciéndola de imperio avasallador o la del cambio de estafeta demócrata versus republicano que es la misma patraña? ¿Qué no cada país deberá otorgarse el tipo de gobierno que sea avalado por su gente; como desaprobar que Evo Morales, o Correa fuesen reelectos? ¿La democracia de los golpes de Estado en Latinoamérica?
Y Kerry fue a decir eso —y más, al Malecón—. “Los líderes de la Habana y el pueblo cubano saben que Estados Unidos siempre será campeón (sic) y paladín (¡re contra sic!), de principios democráticos y reformas, como muchos otros gobiernos, dentro y fuera de este hemisferio. Seguiremos instando al gobierno cubano para que cumpla con sus obligaciones bajo los convenios de la ONU y los convenios de derechos humanos interamericanos, obligaciones compartidas por Estados Unidos y otros países de América”. Y todavía agrega: “José Martí una vez dijo que todo lo que divide a los hombres es un pecado contra la humanidad” (sic).
¿Cómo Kerry se atreve a decir que su país es paladín de la democracia, si es el principal país terrorista en el mundo? ¿Para qué sirve la base naval de Guantánamo, instalaciones en donde se ejercen los peores actos de tortura contra acusados sin juicio alguno? ¡Esa es democracia o terrorismo! ¿En cuántos países hay bases militares gringas, como para creerles que eso es democracia? ¿Qué están haciendo en Ucrania? ¿Qué contra los mercenarios del “estado islámico”? ¿Qué uso le están dando al autoproclamado “terrorismo”?
¡Por cierto que no hace tanto que sacó a Cuba de la lista de países terroristas…! ¿Por qué? Hay quienes dicen que renovar las relaciones con Cuba es para pegarle a Rusia, en la geopolítica global. Pero no. Más bien de lo que se trata es de golpear al resto de países no amigous de los gringos; ¡cuidado con Venezuela! ¡Cuidado con Ecuador! ¡Cuidado con Bolivia! Cuidado con otros países como Argentina, Brasil, etcétera. ¡Cuidado, con la embajada en Cuba! Los mexicanos tenemos mucho qué decir del vasallaje, del injerencismo el intervencionismo de los “vecinos” del norte. México tiene historia, y mucha memoria. Hay heridas que no cierran nunca, dijera Carlos Fuentes. “O nuestra frontera norte es una cicatriz”, que pa´l caso da lo mismo.
Cuba lo tendrá presente. No creo que el pueblo cubano se deje engañar con la política del garrote y la zanahoria. De un “amigo” que solo busca el negocio: “Nos alienta —dijo el vicepresidente— que más y más empresas norteamericanas están explorando iniciativas comerciales para crear oportunidades en un número creciente de emprendedores cubanos, aumentar su base de telecomunicaciones de Internet y que el gobierno, recientemente, prometió crearía decenas de nuevos puntos Wi-fi”. Las redes para el e-s-p-i-o-n-a-j-e. Restricciones para empresas cubanas, eso sí. Porque “el bloqueo general comercial con Cuba permanece de pie” y no se habla de explorar en el mercado siquiera de Florida.
Esa es la clase de amigos que se ha echado Cuba encima. Si Raúl cede (porque los asuntos importantes no están a discusión), el pueblo no caerá. Seguro sabrá mantener la dignidad frente a su nuevo amigou/enemigo; “vecino”. ¿Recreación de la “política del buen vecino”? ¡Ah, Martí! ¡Ah, Fidel! ¿La revolución cubana será generacional? No lo creo, pero cabe la interrogante para los jóvenes de la isla, ante la presencia de personajes como Mark Feierstein en la comitiva de Kerry (como denuncia Néstor García Iturbe y proporciona el siguiente link: http://1.usa.gov/1MsU9vF), un administrador de USAID, entre otros dones. Cuba no debe perderse en el espejismo gringo; lo contrario, deberá interpretar bien el simbolismo.

Salvador González Briceño