sábado, 19 de marzo de 2016

Cuba Stone




Dagoberto Pedraja intercambió con el ex-Mötley Crüe John Corabi (izquierda) y el Stone Bernard Fowler (al centro), cuando estuvieron junto a The Dead Daisies en La Habana en el 2015.

El concierto de los Rolling Stones en Cuba, tendrá una connotación simbólica muy diferente al resto de las presentaciones que ha ofrecido la banda a lo largo de sus 50 años de historia

El concierto de los Rolling Stones en Cuba, pactado para el próximo 25 de mar­zo a las 8:30 p.m. en la Ciudad Deportiva, tendrá una connotación simbólica muy diferente al resto de las presentaciones que ha ofrecido la banda a lo largo de sus 50 años de historia. En esta nueva entrega de Carretera Sonora algunos músicos cubanos hablan sobre el simbolismo de este esperado acontecimiento que por primera vez traerá a los Stones a la Isla, donde harán sobre todo, un recorrido por los grandes clásicos de su repertorio.
Iván Fariñas es el director y vocalista de la banda Viento Solar. Este grupo cubano lleva tanto tiempo en activo como los propios Stones. “Aquella época que se vivió en los años 60 fue algo que nunca se me olvidará, muy pocos conocíamos de los Rollings. Yo oía la BBC de Londres los domingos en la mañana y cuando los escuché por primera vez su música se me quedó grabada pues era un timbre para aquel momento desconocido, pero muy pegajoso”, dice a Granma este viejo lobo del rock and roll mientras recuerda que cuando escuchaba Satisfaction “me sentía satisfecho de la música que yo interpretaba como rockero. Realmente veía a los Rollings como algo que abría mi corazón”, señala.
En una de las salas de la Fábrica de Arte Cubano, el guitarrista Dagoberto Pedraja todavía no sale del asombro ante la posibilidad de escuchar a unos músicos que considera, sin medias tintas, “dioses de la adolescencia”. “No me lo creo aún. He conocido a otros grandes músicos como el grupo Ma­nic Street Preachers, David Gilmour (Pink Floyd) o The Dead Daisies, pero para mí es muy trascendente ver a los Rolling en vivo. Me interesa mucho la ejecución guitarrística de Keith Richards y Ronnie Wood. La gente va a encontrar muchos sonidos que podrían parecer de los instrumentos de percusión, pero lo hacen las guitarras. Esa es una contribución mayor de los Rolling”.
Ernán López Nussa es uno de los músicos de mayor prestigio en la escena del jazz cubano. Ha obtenido varios premios Cu­badisco e incontables reconocimientos internacionales. Como de costumbre está a punto de salir a cumplir una amplia agenda, pero se regala un par de minutos para hablar sobre los Stones. “El concierto de los Rolling explica muchas de las cosas que están sucediendo. Es una visita que, en verdad, debió haberse efectuado hace más tiempo, pero ahora también me parece importante. En mi juventud, los Rolling no eran de mis preferidos, yo sentía más inclinación hacia Led Zeppelin y Deed Purple. Pero no hay duda de que se trata de una de las bandas más célebres del rock”.
Cualquier persona mínimamente entrenada en el acontecer del rock cubano, sabe que Zeus es uno de sus exponentes de mayor calibre. La banda, liderada por el vocalista Dionisio Arce, ha sobrevivido a la escasa promoción de este género para seguir defendiendo el metal nacional con una calidad que ha sido reconocida también internacionalmente. El “Dioni”, como se le conoce en el underground, recuerda que los Rolling siempre estuvieron en la primera línea de sus influencias desde los tiempos en que integraba como vocalista las filas de Venus.
“En mi carrera, los Stones tienen una enorme influencia. Desde que salí con Venus los escuchaba junto a Deep Purple, o Black Sabbath. La proyección escénica de Mick Jagger era muy impactante para los cantantes de rock cubanos y de todo el mundo”, recuerda.
Cuando The Dead Daises viajó a Cuba hace poco más de un año, Roberto Per­domo, el líder de Tesis de Menta, compartió escenario con dos miembros de los Sto­nes que integraban esa super banda, el cantante Bernard Fowler y el bajista Darryl Jones. “Darryl y Bernard me hablaron de la personalidad de cada Stone. Nos dijeron que Jagger y Charlie Watts (batería) eran muy aventureros y Keith Richards lo que quiere es estar alegre y pasarla bien. Por mi parte, empecé a oírlos en los 80 y me causaron gran impacto sus canciones. Recuerdo que estaba en sexto grado cuando los escuché por primera vez.
Tenían una proyección y una imagen muy influyente. No existía Internet y buscaba como fuera información sobre ellos y sus discos. Cualquiera que haya escuchado a Tesis sabe que tenemos mucha influencia de su música y de otras bandas de rock clásico”.
Para Perdomo el rock en Cuba está atravesando un mal momento. “No tengo nada en contra de las bandas que hacen covers, (interpretaciones de clásicos de grupos famosos), pero la muerte del rock cubano está ahí. Hay muchos grupos que eligen ese camino por falta de creatividad o problemas económicos y eso significa, a la larga, un paso atrás en la evolución del rock nacional. Si los ingleses, estadounidenses, o argentinos han dejado una huella en el rock es porque han defendido un repertorio con canciones propias. Si Silvio y Pablo son reconocidos mundialmente es porque crearon una obra que aporta al panorama musical del mundo. Los grupos cubanos no deberían hacer solo covers si­no interpretar sus propias canciones, porque esa es la única forma de perdurar.
Perdomo asegura que le hubiera “llenado de satisfacción ver a un grupo cubano com­partiendo escenario con los Stones”.

Michel Hernández | michel@granma.cu