viernes, 28 de junio de 2013

Se entregan los restos del diplomático cubano, Jesús Cejas Arias, secuestrado en 1976.

El gobierno de Argentina entregarán este martes a la Embajada de Cuba los restos del miembro del servicio diplomático de la Isla, quien en 1976 fue secuestrado en Buenos Aires y posteriormente asesinado durante la última dictadura militar.
Con este acto concluye así un largo y meticuloso proceso de búsqueda, hallazgo e identificación, en el cual se evidenció la seriedad, amistad y voluntad solidaria de las autoridades judiciales, especialistas y gobierno argentinos, manifestó el embajador cubano, Jorge Lamadrid.
El jefe de Misión adelantó que los restos serán trasladados a Cuba este fin de semana bajo la custodia del historiador José Luis Méndez, para ser entregados a sus familiares.
En la sede de la Embajada de Cuba en Buenos Aires se rendirá esta noche tributo a Jesús Cejas Arias, en un acto solemne en el que participarán funcionarios y ciudadanos argentinos, así como los cubanos que trabajan en este país.
“Con este homenaje también rendimos merecido honor a los miles de argentinos que fueron secuestrados, asesinados y desaparecidos durante la última dictadura, en especial bajo el siniestro Plan Cóndor, entre ellos 15 valiosos jóvenes, de los dos sexos, que laboraban entonces en la Oficina Comercial de Cuba”, remarcó el embajador Lamadrid.
La Operación o Plan Cóndor es el nombre con que se conoce la maniobra de coordinación entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales del Cono Sur de América, Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia –y esporádicamente, Perú, Colombia, Venezuela y Ecuador- con la CIA llevado a cabo en las décadas de 1970 y 1980.
Cejas Arias fue secuestrado el 9 de agosto de 1976 en el barrio porteño de Belgrano, junto con su compatriota Crescencio Galañena Hernández, y ambos fueron mantenidos en cautiverio ilegal y sometidos a tormentos en el centro clandestino de detención y tortura Automotores Orletti.
Su cadáver, al igual que el de Galañena Hernández, fue ocultado en un tambor metálico de 200 litros de capacidad y rellenado con cemento.
El hallazgo ocurrió hace más de un mes en un predio de la localidad de Virreyes, en la partida de San Fernando, provincia de Buenos Aires, pero hasta tanto se completó todo el proceso de identificación y tramitación forense y judicial no se decidió la entrega de los restos.
Los de Galañena Hernández habían sido encontrados en junio del año pasado en el mismo predio en el que se halló el de Cejas Arias, junto con los cadáveres de los argentinos María Rosa Clementi de Cancere y Ricardo Manuel González, también secuestrados durante el mes de agosto de 1976 y hasta ese momento aparecían como desaparecidos.
Clementi era empleada entonces de la Embajada de Cuba en el momento en que fue secuestrada.
En ese predio se vienen realizando excavaciones en búsqueda de víctimas de la última dictadura, en colaboración con Vialidad Nacional, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial y el municipio local.
El centro clandestino de detención y tortura Automotores Orletti fue establecido por la entonces Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE) como sede del Plan Cóndor y que fuera comandado por Aníbal Gordon y otros miembros de la Triple A, como se conoce aquí a la Alianza Anticomunista Argentina.
La Triple A fue un grupo paramilitar y terrorista de extrema derecha de que asesinó a artistas, intelectuales, guerrilleros, políticos de izquierda, estudiantes, historiadores y sindicalistas, además de utilizar como métodos las amenazas, las ejecuciones sumarias y la desaparición forzada de personas.