sábado, 22 de junio de 2013

Santiago de Cuba se adueña de la sonrisa y la mirada del Comandante Almeida




Presente eternamente en sus corazones, los santiagueros tendrán al Comandante de la Revolución, Juan Almeida Bosque, también ahora en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, con la sonrisa y tierna mirada logradas en la escultura monumental que, con su figura en acero, quedó fijada en la fachada del Teatro Heredia.

En presencia del miembro del Buró Político y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, el escultor Enrique Ávila González dirigió la delicada maniobra de izaje de su obra de 32 metros de altura por 20 de ancho, y alrededor de 15 toneladas de peso.
"Todo ha sido perfecto, la figura descansa exactamente sobre las bases que la sostendrán y los pernos fijados a la pared coinciden con los puntos de sujeción de la escultura", señaló Ávila.
Tan significativo momento fue compartido, igualmente, por el integrante del Buró Político y viceministro de las FAR, General de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín; el primer secretario del Partido en la provincia, Lázaro Expósito Canto; el Jefe del Ejército Oriental, general de división Onelio Aguilera Bermúdez, y el ministro de la Construcción, René Mesa.
Autor también de las figuras monumentales de los comandantes Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, expuestas en la Plaza de la Revolución José Martí, de La Habana, Ávila destacó que se trata de la modesta contribución hecha con su equipo de trabajo a la celebración del aniversario 60 de la gesta moncadista, en Santiago de Cuba.
"Existen infinidad de fotos de Almeida —explicó—, pero sin duda la que más impacta es la de Almeida joven con sombrero que, no obstante la mano herida vendada, refleja en su rostro una tierna mirada y una sonrisa optimista, y esa es la que tomamos para hacer este trabajo en acero.
"No podía ser de otro material —precisó—, porque no concebimos al valeroso Héroe de la República de Cuba de otra cosa que no sea de acero, y además porque así se integra al conjunto monumental de la plaza santiaguera, donde sobresalen la figura ecuestre de Antonio Maceo en bronce y los 23 machetes de acero".
La escultura recibirá durante la próxima semana la pintura negra final, y en plano inferior a su izquierda tendrá colocada con la caligrafía de Almeida la frase "Aquí no se rinde nadie¼ ", que lanzada por él en el momento más difícil de Alegría de Pío, se ha convertido en un principio revolucionario de nuestro pueblo.
Por último será instalado un novedoso sistema de iluminación de tecnología de punta, muy ahorrativo y de fácil restauración, que emitirá luz naranja, como símbolo del fuego y del carácter que en esos momentos cruciales, como también lo fue el combate de El Uvero, caracterizaba a Almeida, y se renovará la jardinería.

Eduardo Palomares Calderón