martes, 20 de diciembre de 2016

Hasta Siempre, Comandante!




Es medianoche y la noticia me sorprende. Interrumpen la programación de la Televisión Cubana para dar a conocer una alocución de Raúl Castro al pueblo de Cuba.
Querido pueblo de Cuba:
Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10:29 horas de la noche, falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.
En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados.
En las primeras horas de mañana sábado 26, la Comisión Organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana.
¡Hasta la victoria siempre!
Estoy sola, me ha impactado y sorprendido la triste verdad. Consternada aviso a mis dos hijos, es una obligación, es como compartir la muerte de un familiar, de alguien a quien siempre tendremos vivo en nuestros corazones. Es Fidel. Es nuestro Comandante en Jefe.
Amigos cercanos de otras latitudes que nos visitan en estos días, y que están a nuestro lado, también se entristecen, están al tanto, nos tienden la mano y manifiestan sus condolencias. Nos piden conservar la prensa que detalla el homenaje.

Su grandeza lo hace querido y respetado por todos.

Fidel es uno de los hombres más grandes que ha dado la humanidad.
Recuerdo ahora sus discursos, su paso firme, la caricia a un niño, la permanente vigilancia por la Patria, el amor a su pueblo.
Fui testigo de muchos acontecimientos históricos; unos victoriosos y otros tristes, pero todos siempre guiados por él.
Presente siempre al lado de su pueblo. Nunca desatendió ningún problema de sus compatriotas, nunca le fue ajeno un reclamo, una opinión por muy insignificante que pareciera.
No dejaba de conmoverme una y otra vez con sus consignas, con sus frases "…cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla! ”, así aclamaba emocionado en la despedida de nuestros hermanos muertos en el Sabotaje de Cubana de Aviación, o cuando dijo: "... la inocencia de esos patriotas es total. Solo les digo una cosa, Volverán”, y volvieron nuestros Cinco Héroes, o con su presencia en cada una de las tribunas en la lucha por el Regreso del niño Elián González.
Su humildad y su amor al prójimo lo hicieron inmenso. Fiel a sus principios, a los valores patrióticos. Defensor de las causas justas y de los pobres.
Hoy siento un dolor profundo, pero también un inmenso orgullo de haberme formado y haber crecido con su guía, con su ejemplo.
Hoy más que nunca me siento feliz de ser cubana. Y honrada de honrarte Fidel.
Hasta Siempre, Comandante!

Carmen Ibañez