domingo, 9 de febrero de 2014

Los turistas prefieren regresar a Cuba

Cuatro de cada diez turistas que viajan a Cuba son repetidores, de acuerdo a una encuesta del Ministerio de Turismo de la isla.

De acuerdo con encuestas aplicadas por el Ministerio de Turismo de Cuba, el nivel de satisfacción de los turistas extranjeros que visitan la nación caribeña sobrepasa el 90 por ciento, así como más del 40 del total son repitentes.
Esos parámetros constituyen una muestra fehaciente del nivel de posicionamiento del país, que apostó por el turismo a sabiendas de que la faena no sería fácil. Durante los primeros 40 días de esta campaña invernal 2013-2014 en Cuba ya se reportaba un alza de más del 6 por ciento en el flujo de viajeros.
Solo por cruceros, por ejemplo, los turistas se incrementaron en más de 3.000. Arribos que se sumaron a los reportados por las conexiones aéreas tradicionales y las que irrumpieron en esta temporada desde naciones como Reino Unido, Dinamarca y Polonia, y con destino hacia Varadero y Holguín, por solo mencionar dos locaciones.
Entre las acciones desplegadas de cara a estos meses, el destino cubano no solo ha sido testigo de vuelos inaugurales sino también de aumentos de frecuencias de aerolíneas ya presentes en el patio.
Además, se alistaron más 3.000 habitaciones, crecieron las operaciones de cruceros y se insertaron las ofertas turísticas del sector no estatal dentro de los paquetes y programas de las agencias de viajes, que operan en el mercado interno y externo.
Una vez transcurrido casi el 20 por ciento de la llamada zafra turística -extendida entre el primero de noviembre y el 30 de abril-, todavía las llegadas internacionales reportaban un 0,3 por ciento por debajo del año anterior.
Aunque esta ha sido la temporada alta mejor preparada, el decrecimiento de algunos mercados se arrastraba desde antes, a causa de las crisis económica que estremece al planeta, incluidas varias naciones europeas, entre los principales emisores para el destino insular.
Pese a ello, ya algunas evidenciaron una tendencia a la recuperación como España, Italia y Portugal. También el decrecimiento vino de la mano de las presiones del siempre presente bloqueo de EE.UU. y de imprecisiones en el trabajo de las áreas de comercialización y comunicación del Ministerio de Turismo, según reconoció a la prensa en La Habana José Manuel Bisbé York, su director comercial.
Esta propia fuente al valorar la marcha de la etapa consideró que su balance es positivo y que se preveía cerrar el 2013 con un volumen de visitantes similar al del 2012 (más de dos millones 830 mil).
No estamos satisfechos, admitió, pero al menos se pudo frenar el descenso registrado, fenómeno que se refleja no sólo a nivel local sino regional, pues el Caribe descendía hasta la fecha en 0,2 por ciento.