domingo, 21 de abril de 2013

Murió el Agente “Nerón”




Nicolás Sirgado. foto de Archivo

En el día de ayer a la edad de 77 años dejó de existir el Agente de Juegos Operativos de la Seguridad del Estado de Cuba Nicolás Alberto Sirgado Ros quien se mantuvo, bajo el pseudónimo de NERÓN para esos órganos, durante más de 10 años penetrando y burlando a la Agencia Central de Inteligencia de los EE.UU en sus acciones de subversión contra Cuba, quien lo consideraba un hombre de su más entera y absoluta confianza.
A tal extremo fue así, que en el año 1976 la eminencia gris de varios gobiernos norteamericanos Henry Kissinger, desempeñándose en el de Gerald Ford como su Secretario de Estado, le obsequió, (en un tercer país, donde siempre era atendido para salvaguardarlo), como reconocimiento a los servicios prestados y la supuesta lealtad mantenida al imperio, un reloj pulsera autografiado por el reverso que actualmente se conserva en la Sala de la Gloria Combativa del Departamento de Seguridad del Estado en Villa Marista.
Nicolás Sirgado nació en La Habana, el 10 de septiembre del 1935. Se inicio en las tareas revolucionaras ocupando diferentes cargos de responsabilidad en el Ministerio de Obras Publicas (después Ministerio de la Construcción), Ministerio de la Industria Ligera y Cubatabaco desempeñándose en los cargos de Director y Delegado provincial, respectivamente. También trabajó con en el viceministerio de la Enseñanza Tecnológica. Los órganos del DSE aprovecharon una sanción que le fue impuesta en el MICONS, en Pinar del Rio, para crearle una adecuada fachada y línea de conducta tomando en cuenta que aparentemente había sido sancionado de forma injusta en ese Ministerio, por lo que fue orientado a presentarse como un resentido, algunos elementos de su tradición familiar también contribuyeron a ello.
NERÓN fue el único Agente de Juegos Operativos cuya trascendental labor secreta para la Seguridad Cubana, decidió revelar, evidenciándola personalmente y de manera pública el Comandante en Jefe Fidel Castro el 15 de Octubre de 1976, durante el luctuoso acto homenaje a las victimas del sabotaje en pleno vuelo frente a las costas de Barbados del avión de Cubana de Aviación por los sicarios del criminal Posada Carriles acontecido días antes, el 6 de ese mismo mes.
El Comandante despachaba periódica y personalmente con la jefatura del Ministerio del Interior en aquél entonces, cada uno de los distintos juegos operativos que se desarrollaban contra la CIA, orientando la estrategia a seguir, por tanto decidió escoger este al que denominábamos en el argot profesional Caso “ZORRO”, el más importante de la época y de los que fueran revelados (aunque en nuestros días, a no dudarlo, quedarán otros). El Caso, iniciado en 1966 cuando el DSE planifico realizar un juego operativo con vistas a penetrar la CIA. A través del mismo, el agente Zafiro para la CIA y Noel (en aquel entonces) para el DSE logro penetrar también el Departamento de Estado de los EEUU, conociendo los planes que se proponían para la eliminación física de nuestros dirigentes y los intereses de información que tenían alrededor de la ayuda internacionalista de nuestro país.
Por la significación y trascendencia del juego operativo ZORRO con el enemigo en que NERÓN se desenvolvía, era atendido y encauzado directamente por altos jefes de la Seguridad del momento como los después Generales Fabián Escalante (Roberto) y Eladio Sánchez o Coroneles como Osmel, Pablito (Coronel Pedro Luis Castillo), Manuel Martínez Guzmán (el gordo Jorge) entre otros. Para garantizar la compartimentación no solo fue ese pseudónimo el que se le asignara, sino que de acuerdo al oficial que lo atendía transitó, antes por el de NOEL para la Seguridad Cubana y el Agente ZAFIRO para la CIA.
Avizoramos entonces la intención de Fidel y raudos acercamos a Nerón, al escenario geográfico donde se produciría la denuncia, con la finalidad de mostrarlo al público en caso de que el Comandante lo decidiera. El lugar escogido fue primeramente el apartamento del sótano del edificio donde residía este escribidor en Paseo número 126 esquina Calzada en el Vedado. Tal fue la premura generada siguiendo la transmisión televisiva, que poco después nos fuimos raudos hacia la Plaza y sin percatarnos, hasta dejamos abierta la puerta del viejo refrigerador que motivó se le quemara su vetusta máquina y solo la emoción vivida posteriormente, permitió que mi entonces esposa, Doris, también oficial de la C.I. mitigara sus recriminaciones al respecto.
Aquélla Plaza de la Revolución José Martí en la Habana en ese 15 de Octubre, vibraba de emoción, odio hacia el enemigo y hasta caudales de lágrimas se vertían, cuando erguido y trascendente, como siempre, el líder de la Revolución expuso:
“El reclutamiento de ciudadanos y el empleo del territorio de otros países para realizar actos de esa naturaleza, son métodos típicos de la CIA”.
“Al principio teníamos dudas si la CIA había organizado directamente el sabotaje o lo elaboró cuidadosamente a través de sus organizaciones de cobertura integradas por contrarrevolucionarios cubanos; ahora nos inclinamos decididamente por la primera tesis. La CIA tuvo una participación directa en la destrucción del avión de Cubana en Barbados”.
“Tenemos la sospecha de que el Gobierno de Estados Unidos no ha renunciado a tales prácticas. El 9 de octubre, solo tres días después del criminal sabotaje de Barbados, fue interceptado un mensaje enviado por la CIA a un agente suyo en La Habana. Dicho mensaje, trasmitido desde el centro principal de la CIA en Langley, Virginia, dice textualmente, entre otras cosas: “Favor informar primera oportunidad cualquier dato respecto asistencia Fidel ceremonia primer aniversario independencia de Angola día 11 de noviembre. Caso afirmativo, tratar de averiguar itinerario completo visita Fidel otros países mismo viaje”.
“Otra instrucción de fecha anterior dice así:”
“¿Cuál es la reacción oficial y particular sobre ataques de bombas contra oficinas cubanas en el extranjero? ¿Qué van a hacer para evitarlas y prevenirlas? ¿De quién se sospecha como responsables? ¿Habrá represalias?”
“Esperamos que el Gobierno de Estados Unidos no se atreva a negar la veracidad de estas instrucciones de la oficina central de la CIA y otras muchas que en flagrantes actos de espionaje ha cursado a la misma persona. Poseemos la clave, las cifras y todas las pruebas de la autenticidad de estas comunicaciones”.
“En este caso concreto, el supuesto agente reclutado por la CIA, desde el primer instante y durante 10 años ha mantenido al Gobierno de Cuba detalladamente informado de todos sus contactos con la misma, los equipos y las instrucciones recibidas. La CIA suponía que el agente había logrado colocar un microtrasmisor electrónico moderno, que le fuera entregado por esta, nada menos que en el despacho del compañero Osmany Cienfuegos, Secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros. De ahí la seguridad con que presumía recibir, con la debida antelación, la información pertinente sobre cualquier viaje del Primer Ministro de Cuba( entonces era FIDEL) al extranjero”.
“En este caso concreto, el supuesto agente de la CIA, desde el primer momento y durante diez años ha mantenido al Gobierno de Cuba detalladamente informado de todos sus contactos con la misma, los equipos y las instrucciones recibidas…”
“Dada la importancia de este hecho y su valor esclarecedor sobre la conducta y las actividades de la CIA, hemos considerado la conveniencia de hacerlo público aunque ello implica el sacrificio de una fuente valiosa de información…”
Esto constituyó un resarcimiento, no solo para los familiares conmocionados por la irreparable pérdida sino para toda la inmensa multitud congregada en la Plaza que rugió de emoción y aplausos ante la vigorosa respuesta acaecida al enemigo imperialista con aquella imperecedera y presagiosa frase de Fidel también en aquel día: … “Cuando un pueblo enérgico y viril llora,..la injusticia tiembla”
Y efectivamente, la injusticia tembló y se hizo realidad, el imperialismo se estremeció hasta sus cimientos, la omnipoderosa CIA fue brutalmente burlada y vilipendiada por vez primera de manera pública y tan trascendental, aunque sin escarmiento, porque casi diez años después en Junio de 1989 otra vez quedaría en entredicho mundial con una nueva denuncia de nuestro país al evidenciar el trabajo de penetración de 27 Agentes dobles cubanos que también la penetraron hasta sus raíces, burlándose de su supuesta profesionalidad, eficiencia e inefabilidad, la que quedó registrada para la historia en el serial televisivo LA CIA CONTRA CUBA.
El trabajo anónimo y secreto que hombres como NERON (después ascendido al grado de Tte. Coronel como se muestra en los créditos de la serie televisiva de hoy, TRAS LA HUELLA) y los 27, presagiaron, que se ha mantenido continuidad histórica hasta nuestros días con las más recientes resultantes del enfrentamiento contra grupusculeros y otros aliados asalariados del enemigo, que han sido revelados y divulgados, lo que nos puede llevar a la conclusión de que muchos otros se mantienen y mantendrán, para garantía del proceso revolucionario de Cuba y otras partes del mundo, en estas importantes e incógnitas misiones.

Coronel ® Nelson Domínguez Morera (NOEL)

Nota de Cubadebate: La trayectoria de Nicolás Sirgado como agente infiltrado sirvió para nutrir el argumento de la serie En silencio ha tenido que ser, transmitida por la televisión cubana en los años 80.