martes, 3 de enero de 2017

Alberto Bayo, el general que adiestró a la guerrilla de Castro y el Che




Su amigo el “Che” Guevara lo llamó “Quijote moderno”…el hispano-cubano Alberto Bayo (Camagüey, Cuba, 27 de marzo de 1892 – La Habana, 4 de agosto de 1967) fue un militar, aviador y escritor cuya importancia quizás resulta muy poco conocida entre las nuevas generaciones. Sin embargo, Alberto tuvo un papel de primer orden al menos en tres capítulos históricos de enorme trascendencia.
Primero encabezó una columna de milicianos para sofocar la sublevación en Formentera, Ibiza y Mallorca. Consiguió restablecer el orden en Ibiza, donde liberó a Rafael Alberti y a otros republicanos encarcelados por los sublevados. Pero fracasó en Mallorca e Indalecio Prieto le salvó de la ira de los anarquistas nombrándole secretario de campo. La propuesta había sido aprobada por unanimidad y Lluís Companys, presidente de la Generalitat, firmó el 1 de agosto de 1936 un comunicado donde deja clara la potestad de Bayo para encabezar el mando de la organización del desembarco en las Baleares. Según el historiador Gregori Mir “no cabe duda que la orden de retirada la dio el Gobierno de Giral, pero no es aventurado suponer que una de las condiciones de Indalecio Prieto para aceptar la cartera de Marina pasaba por abandonar Mallorca”. Por su parte, Josep Massot i Muntaner, en su libro La Guerra Civil a Mallorca, afirma que “el abandono de la isla fue un error». Para el historiador mallorquín “la retirada fue el origen de la pérdida de la guerra por parte de los republicanos”.
Segundo, desarrolló una propuesta de ampliar la defensa de la República mediante una estrategia guerrillera. Así cuando Castro persuadió a para que adiestrara a sus hombres en lucha guerrillera, este último le hizo el siguiente comentario: “Yo quise aplicarla en España durante la Guerra Civil y no se me hizo caso. […] Si se me hubiera hecho caso, los acontecimientos podrían haber sido distintos”. ¿Acertó Bayo en su planteamiento? Autores como el experto en historia militar Antony Beevor afirma esta idea de forma rotunda en La guerra civil española (Crítica, 2005), donde sostiene que los mandos republicanos no quisieron ver que su única esperanza estaba en el mantenimiento de una defensa regular […] combinada con ataques […] de guerrilla, contra la retaguardia enemiga en incursiones rápidas y múltiples a lo largo de los frentes peor defendidos”. Esta táctica habría impedido la “concentración de las mejores tropas de los nacionales en el nuevo Ejército de Maniobra” y que “grandes formaciones de tropas republicanas” fueran llevadas al combate “como al matadero”. Esta combinación de guerra convencional y lucha de guerrillas “habría sido el método más eficiente, y el menos costoso, para que la República pudiera resistir a las tropas de Franco hasta el estallido de la guerra en Europa”. Bayo, pues, no anduvo desencaminado. Pero la propaganda política republicana, subraya Beevor, quería crear una imagen de sus tropas que las identificara con un ejército regular ortodoxo, lo que requería que sus tácticas también fueran también. Ello implicó desacertadamente rechazar la guerrilla.
Tercero, Bayo aprendió que cuando se trata de combatir al ejército profesional superior que obedece a una tiranía, no cabe otro método que el “pica y corre” y el “muerde y huye”. Durante su exilio en México, Bayo conectó con el grupo de revolucionarios cubanos integrado por Ernesto Che Guevara, Fidel Castro, su hermano Raúl, Camilo Cienfuegos y otros (los 83 del Granma) que a finales de 1956 desembarcaron en el Oriente de Cuba y guerrearon a lo largo de la Sierra Maestra durante casi tres años contra las tropas del dictador Fulgencia Batista hasta lograr un triunfo que a todas luces parecía imposible.
Su historia ha sido contada por el periodista y escritor Luis Díez en su libro Bayo, el general que adiestró a la guerrilla de Castro y el Che (Editorial Debate), que tiene el atractivo de combinar todas estas historias en una visión novelada que se lee de un tirón. El personaje comenzó a ser conocido cuando se produce el levantamiento en Barcelona por parte de los nacionales, el 19 de julio de 1936, estaba destinado como capitán aviador del Aeródromo del Prat de Llobregat. Según sus propias palabras, queda entusiasmado cuando le encargan encabezar la misión en las Baleares: “Vi el cielo abierto cuando aprecié que la propuesta de la conquista de las Baleares, planeada; y presentada por mí, al Gobierno de la Generalitat de Catalunya, quedó en principio aceptada”.
En 1937 publicó en Barcelona La guerra será de los guerrilleros y, posteriormente, el ya citado Mi desembarco en Mallorca, de 1944; Mis versos de rebeldía (México, 1958); Tempestad en el Caribe, de 1950, con prólogo del Che Guevara; y Fidel te espera en la Sierra, Sangre en Cuba y Ciento cincuenta preguntas a un guerrillero, todos ellos de 1958. Con el fin de amenizar sus clases, inventa sonetos sobre los códigos de los guerrilleros: “¿Quieres ser un perfecto guerrillero?/ Sé obediente sin fin, disciplinado/ Jamás preguntes nada, sé callado/ Muy noble y servicial/buen compañero/ Con el fusil, un tirador certero/ En las marchas muy largas, entrenado/ Con todos los demás siempre taimado/ Con los tuyos, perfecto caballero”.
Entre muchos otros los apuntes bibliográficos Diez describe una curiosa partida de ajedrez que disputó con el comandante Che Guevara. Fue en Cuba, en el salón de análisis y prensa instalado en el hotel Habana Libre, en mayo de 1962. Parece ser que aquella lucha en el tablero resultó emocionante, dada la personalidad de los contendientes. En Mi aporte a la Revolución Cubana (1960), Bayo escribe: “Guevara y yo éramos los únicos ajedrecistas de igual fuerza que estábamos en el campamento Las Rosas, Chalco (México), y a la luz de un cabo de vela de llama oscilante, bailadora y juguetona, nos echábamos todas las noches grandes partidas de ajedrez a cara de perros. Aunque se indigne y eche los pies por alto, diré -ahora que no nos oye- que yo era mejor que él y le ganaba más partidas”.
Como sucedió en todas las causas democráticas y sociales de América Latina ulteriores a 1939, en Cuba hubo una presencia destacada del exilio republicano, una conexión de la que Alberto Bayo fue su principal exponente.

Pepe Gutiérrez-Álvarez