sábado, 22 de octubre de 2016

Un reclamo que se escucha por todas partes




En diferentes partes de la Isla se sintió el clamor de los cubanos por el fin del bloqueo que mantiene Estados Unidos

Frente a las dificultades, el cubano siempre ha antepuesto su sonrisa, su alegría, el amor por los suyos; y estos, a su vez, han sido pilares para sostener su voluntad de no rendirse. Es por ello que no resulta extraño que en esta jornada contra el bloqueo, aun cuando esa política ha causado daños y dolores, uno se cruce en un centro de trabajo con el baile y la broma; porque como dijeron en uno de ellos este viernes, aunque generaciones de cubanos hayan nacido y crecido bajo este cerco, no ha impedido nunca que volemos.
No hay sector de la economía en el cual no tengamos impacto del bloqueo, señaló Ulises Guilarte de Nacimiento, miembro del Buró Po­lítico del Partido y secretario general de la Cen­tral de Trabajadores de Cuba. Por eso he­mos convocado a un avispero en cada colectivo laboral, para que los obreros, esos que hu­mildemente lo sufren a diario, puedan expresar su rechazo a esa política obsoleta.
La respuesta no se hizo esperar. Temprano en la mañana de este viernes, y bajo una fina llovizna, la casa matriz de Artex acogió el reclamo de los trabajadores de la cultura y más.
Las 11 agencias y sucursales de la em­presa más grande del sistema de cultura en la capital, se unieron a una representación de trabajadores de los hoteles Comodoro y Meliá Ha­bana, Etecsa y el Acuario Nacional, para reafirmar que Cuba no responde ni responderá jamás a los intereses de Estados Unidos.
Adanay Mesa, secretaria de una de las secciones sindicales de Artex, quien se dirigió a los presentes, sostuvo que Obama puede hacer todavía mucho más para ir derribando el cerco económico, pues las medidas tomadas hasta el momento son insuficientes.
Prueba de ello es que, como denunció Ali­na Torres, secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de la misma empresa, es prácticamente nulo el acceso al mercado y los servicios culturales de Estados Unidos.
Más de un millón de dólares ha dejado de recaudar la agencia Musicalia, y Bismusic alrededor de 100 000, por no poder comercializar sus CD en ese territorio, añadió.
A la convocatoria de los trabajadores responden todos: autoridades del Partido en la provincia y los municipios, dirigentes sindicales a todos los niveles, glorias del deporte como la martillista Yipsi Moreno y la judoca Estela Rodríguez, y los pioneros.
El bloqueo es una muralla contra el desarrollo y pedimos su fin, porque no merecemos esa injusticia, exigieron los alumnos de la escuela primaria Fructuoso Rodríguez, en el municipio de La Lisa.
Sus voces se levantaron en la UEB Habana de la Empresa de Servicios Técnicos In­dus­tria­les, perteneciente al grupo Azcuba, uno de esos sitios donde las carencias generadas por el bloqueo han tenido su impacto en la labor de reparar turbogeneradores para los centrales azucareros, motores eléctricos, cadenas de transporte y estructuras metálicas de todo tipo para asegurar la zafra.
Por casi cuatro décadas que llevo trabajando aquí, he sido testigo de las afectaciones que causa el bloqueo, expresó René González Santana, jefe de área de diseño en la UEB.
El ingenio de los obreros para sobreponerse a las limitaciones, los turnos de trabajo extra para recuperar el tiempo perdido por la llegada tardía de las materias primas, han sido también historias de la resistencia del pueblo cubano por más de cinco décadas, con expresión en este centro laboral, recordó González Santana.
El joven ingeniero mecánico Joel Aldana González añadió a la lista de daños causados por esta política estadounidense, las dificultades en el acceso a las tecnologías de punta, las piezas de repuesto para las maquinarias y las licencias para el uso de software, con el fin de automatizar la producción.
Más de siete millones de pesos en los dos últimos años ha costado el bloqueo a la UEB Habana; sin embargo, como expresó José Eresme Labrada, secretario del buró sindical en esta entidad, la zafra no se detendrá.
Ese mismo sentimiento de superar los obstáculos embarga a los trabajadores de la em­presa Internacional Cubana de Tabacos S.A. (ICT), entidad a la cual en un año las afectaciones del bloqueo le han restado 129 millones 595 346 dólares, fundamentalmente por no poder acceder al mercado estadounidense; aspecto que sigue sin modificarse tras el último paquete de medidas aprobado por el presidente Barack Obama.
Desde allí, trabajadores de ICT se unieron a una representación de artistas —entre los que se encontraban la pintora Zaida del Río, humoristas, locutores y actores como Nilda Collado, Rogelio Blaín y Enrique Molina— para denunciar el cerco económico a Cuba. Cultura no es solo actuar en un escenario, en una película, en la televisión…, cultura es también el tabaco cubano, manifestó este último, quien reafirmó que también ellos unían su voto contra el genocida bloqueo.
El bloqueo es una violación del derecho internacional y una violación sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano, dijo Daniel Sánchez, trabajador de la empresa, a cuya voz también se sumó la de Eli­za­beth Perdomo, secretaria de una sección sindical, quien expresó que jamás debió existir y debe cesar de inmediato. Se trata de una política fracasada, pues al contrario de lo que han querido lograr, el bloqueo nos ha hecho más firmes y revolucionarios, añadió.

AVISPERO CONTRA EL BLOQUEO TOMA LA CUJAE

En la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría se escuchó insistentemente «¡Obama, le­van­ta el bloqueo! ¡Pa’ abajo el bloqueo!». Foto: Ricardo López Hevia
En la jornada, celebrada en la escalinata de esa casa de estudios, se escuchaba a los estudiantes clamar, al ritmo de una comparsa que nunca falta, consignas como: «¡Obama, le­van­ta el bloqueo! ¡Pa’ abajo el bloqueo!»; o se podían leer carteles tan pintorescos como «Me pongo eléctrica contra el bloqueo».
Estuvieron presentes los presidentes de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) de todas las provincias y representantes del estudiantado del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de Cuba Raúl Roa García, quienes denunciaron la injusta política económica, comercial y financiera de Estados Uni­dos contra Cuba.
«Los estudiantes universitarios, como siem­pre, dando su paso al frente, extendiendo nuestro apoyo al país y dando nuestro voto contrario al bloqueo y a todo lo que implique retroceso», explicó Mariam Figueredo Ro­drí­guez, presidenta de la FEU de la Uni­ver­sidad de Cienfuegos.
Para Roberto Cruz, presidente de la FEU de la Universidad de Ciego de Ávila, y los que allí estaban, esta denuncia constituye un deber, pues por más de 50 años esa acción genocida de los gobiernos estadounidenses ha afectado a todo el pueblo de Cuba, y su generación nació bajo sus efectos.
En palabras de Daniel Reina, presidente de la FEU de la Universidad de Oriente, «estamos acá para oponernos también a todo el contenido injerencista del último plan de medidas que aplicó el Gobierno de los EE. UU. a través de su directiva presidencial».
La velada también incluyó un conversatorio con el periodista Oliver Zamora Oria, quien intercambió con los estudiantes. Entre los tópicos que se debatieron, sobresalió el análisis de las actuales medidas implementadas por el gobierno de los EE. UU. contra Cuba.
En el encuentro estuvieron presentes Su­selys Morfa González, miembro del Comité Central y primera secretaria del Comité Na­cional de la UJC, y Jennifer Bello, miembro del Consejo de Estado y presidenta de la FEU.

EL DISEÑO TAMBIÉN CONTRA EL BLOQUEO

Con la convocatoria a un certamen que reconocerá la creación de los mejores carteles acerca del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba abrió este viernes el encuentro entre jóvenes de los institutos superiores de Diseño y de Relaciones Internacionales, un debate oportuno sobre cuestiones políticas, que apostó en primera instancia por la transparencia.
La iniciativa, que simultáneamente se llevó a los centros de las enseñanzas técnico- profesional, media y superior en La Habana, se centró en desmontar la última directiva emitida por el presidente Barack Obama hacia Cuba. En palabras de Rogelio Carmenate, responsable de la Federación Estudiantil Universitaria en el Instituto Superior de Diseño (ISDI), la reinterpretación de esa posición es una forma más de denunciar los daños ocasionados por el bloqueo.
Carmenate destacó que «también quienes estamos en el mundo del diseño nos hemos visto afectados porque el bloqueo limita considerablemente nuestro acceso a la información, el conocimiento y tecnología especializada. A través de un concurso de carteles, nos sumamos a la lucha».
De acuerdo con la estudiante de tercer año del Instituto Superior de Relaciones In­ter­na­cionales, Lil María Pichs, el intercambio re­flejó la movilización de la sociedad civil cubana y reafirmó que las medidas de la Casa Blanca quieren hacerle creer a la comunidad internacional que ya no es necesaria la votación de la Asamblea General de la Or­ga­ni­zación de Na­ciones Unidas para ponerle fin al bloqueo.
A la vez, Pichs resaltó el carácter histórico de la directiva que acompaña al más reciente paquete de medidas de Estados Unidos hacia Cuba (el quinto desde el 17 de diciembre del 2014) porque reconoce la legitimidad del gobierno revolucionario cubano.
Según recordó durante la charla el profesor de Teoría Sociopolítica, Andrés Fer­nán­dez, el Comandante en Jefe Fidel Castro lo llamó en los noventa «bloqueo total», porque va más allá de lo económico, es una política absurda para la sociedad cubana y para la norteamericana.
Lo que busca Obama, agregó Fernández, es configurar una nueva generación política que lleve a Cuba a lo que era antes de 1959. «El presidente estadounidense espera algo a cambio de sus decisiones, pero nunca serán los principios cubanos, porque no son negociables», acotó.
«No negamos que las medidas sean positivas, pero son insuficientes y nos hace preguntarnos si quieren ayudar al avance económico cubano o si están pensadas para favorecer más las necesidades de Washington», reflexionó Clau­dia García, profesora de Diseño Industrial.
Si bien hay una modificación de la política norteamericana, ratificó García, no la hay en sus objetivos. La joven llamó a no caer en la ingenuidad porque «siguen existiendo restricciones que ya podían haber sido eliminadas por Obama, y que muestran los puntos negros que tiene aún el proceso de normalización de las relaciones entre ambas naciones».
Por otra parte, Karina Parada, quien cursa el segundo año en el ISDI, reiteró que es imposible en Cuba tener conciencia de las afectaciones del bloqueo. «El conocimiento y la interpretación de la realidad política, económica y social del país tiene necesariamente que estar presente en cada momento de la vida estudiantil de la juventud cubana».

NO OLVIDAR UN PASADO CON VESTIDURAS DE BLOQUEO

Contra el bloqueo económico, comercial y financiero que ha propinado millonarias pérdidas al pueblo de Cuba, se pronunciaron este viernes los vecinos del CDR 4, perteneciente a la zona 25 del municipio capitalino de Plaza de la Revolución, como parte de la jornada de debate por el deber patrio y antimperialista, convocada por la organización de masas.
El espacio constituyó tribuna para el llamado a no olvidar la historia, erigido desde la convocatoria tanto de jóvenes de la comunidad como Darianna Vidal y Oscar Pérez, has­ta de aquella vecina que alzó su voz para de­nunciar los crímenes de la tiranía batistiana a que fue sometida en carne propia. «No se dejen engañar», convidó a los jóvenes visiblemente emocionada.
Janco Martínez, estudiante universitario que fungió como orador, explicó las raíces históricas del cerco impuesto por Estados Unidos a la Mayor de las Antillas, y se refirió a la directiva presidencial emitida por el presidente Ba­rack Obama el pasado 14 de octubre, la cual «no oculta sus intenciones de realizar cambios en el ordenamiento económico, político y so­cial de nuestro país».
Y si bien el bloqueo insiste en «encorsetar» el desarrollo del pueblo cubano, no es solo esa la única razón que encontró ecos de denuncia en el barrio debate donde participó el coordinador nacional de los CDR, miembro del Co­mité Central del Partido y del Consejo de Es­tado, Carlos Rafael Miranda. También el ciudadano Gilberto Patao puso sobre el tapete actos como el atentado al círculo infantil Le Van Tan y la guerra biológica contra Cuba.
El cederista Eduardo González, por su par­te, subrayó que en lo esencial el cerco económico se mantiene intacto, en tanto el presidente de la nación norteña tiene todavía prerrogativas que no ha agotado para ir «desmenuzando» sustancialmente esa política. «Ellos han cambiado sus métodos, pero sus objetivos están latentes», puntualizó.

Granma