sábado, 23 de abril de 2011

Celia Hart y el VI Congreso del PCC



A Celia Hart, le habría gustado participar de los debates de este congreso, se sabe qué opinaba sobre algunos de los contenidos pues ya eran materia de discusión hace años.

Se ha iniciado en La Habana un acontecimiento trascendente, el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. Celia Hart Santamaría, camarada y amiga, quien se ganó por mérito propio un espacio entre los revolucionarios cubanos, le habría gustado participar de los debates de este congreso.
Aunque lo habría hecho desde afuera, ya que fue expulsada del PCC cuando se declaró trotskista, por 2004, pero ella lo siguió considerando su partido, mientras estuviera dirigido por Fidel. Hoy, cuando Fidel ya no preside al PCC, no se qué habría opinado Celia, pero sí se sabe qué opinaba sobre algunos de los contenidos de los documentos, pues ya eran materia de discusión hace años.
Sobra decir que no comparto todas las opiniones de Celia al respecto, y sobre ello discutimos. Pero también es evidente que comparto con ella la preocupación que dejan algunas de las tesis de este congreso, pues Cuba sigue siendo la vanguardia de la revolución socialista mundial, hasta hoy, su presente y futuro es el de todos los revolucionarios.
Para que sean consideradas sus ideas, hoy le cedo mi teclado. Los encabezados en negrita muestran la fuente y la fecha de cada idea expresada. (Olmedo Beluche)

A propósito de mi entrevista en La Jornada del día 5 de Abril

11-04-2005

Rebelión

Para empezar: Soy hija LITERAL de la Revolución Cubana, sin ella hubiese sido imposible mi propia existencia. Haydée Santamaría y Armando Hart sólo se hubiesen amado bajo el impulso único y renovador de una revolución verdadera. De otra forma cada cual hubiese ido por su estrecho sendero.
…..

Por tanto la revolución cubana es mi hogar.
Tengo mis discusiones y mis dudas con el Partido Comunista de Cuba y sus métodos, pero milito en él, sin querer salirme. La inercia existe. Es cierto que hemos heredado parte del viejo estalinismo, pero Fidel nos ha superado, como siempre hace. Existe misteriosamente en Cuba un verdadero partido Comunista forjado al calor de la batalla de ideas. La opción de izquierda creo que se abre en Cuba precisamente porque Fidel es su paradigma Cada jueves se abre en Cuba una opción mas a la izquierda.
Existen claro que sí, ciertos resortes de restauración capitalistas. Existen. Lo reseñé en mi trabajo “Socialismo ese otro mundo mejor”, pero a la par existe la contraofensiva de la batalla de ideas, con las cuales estamos reponiendo los daños a nuestra embarcación, que nunca ha zozobrado.
No estoy; ni siquiera puedo pretender estar, a la izquierda del más perdurable revolucionario del Siglo XX. Y no lo digo por adularlo: critico de él lo que creo. A veces por instantes no estoy en su misma barricada, lo que nunca ha cambiado entre ambos es el blanco de la mirilla del fusil. Ese siempre ha sido el mismo desde que tengo edad para poder respirar.

"Profundizar la revolución Bolivariana y consolidarla como una revolución socialista"

(Entrevistada por Hans-Gerd Öfinger - El Militante)14-09-04

La Cuba revolucionaria se ha mantenido debido a la ruptura decisiva de Fidel Castro con el capitalismo y el imperialismo. A raíz de mis experiencias en la RDA y en Cuba he llegado a la conclusión de que el “socialismo en un solo país” es imposible. La extensión de la revolución a todo el continente Latinoamericano es esencial para la supervivencia de la Cuba revolucionaria. El petróleo venezolano a bajo precio alivia la crisis energética de Cuba, y los médicos y maestros cubanos ayudan a los pobres en Venezuela a desarrollar su propia dignidad y autoestima. Estas relaciones especiales que existen entre Cuba y la Venezuela revolucionaria nos muestran un destello de las enormes posibilidades y el progreso que podría conseguir una red de economías planificadas democráticamente en toda América Latina, libres de la interferencia y el paternalismo imperialista. A la larga, una Cuba revolucionaria aislada no puede sobrevivir
Creo que existe un peligro real de que esto suceda, y todo revolucionario sincero que conozco tiene el mismo temor. Aunque la economía planificada en Cuba tiene un monopolio del comercio exterior, aunque los medios de producción son propiedad del estado, y la mayoría de las joint ventures están controladas por el estado, se nos está acabando el tiempo. La dolarización ya ha tenido efectos negativos. Los directivos de las joint ventures, y los responsables del comercio exterior están bajo riesgo de ser comprados y podrían ser susceptibles a ideas burguesas. Si los capitalistas cubanos exiliados regresan y tratan de usurpar el país con la ayuda de fuerzas pro-capitalistas y pro-imperialistas, tendremos la amenaza de una contra-revolución y un capitalismo de la peor especie. Todos los logros de los últimos 45 años están en peligro. Por eso debemos defender el legado revolucionario de Lenin, Trotsky y el Ché Guevara y avanzar la revolución global.

El signo de los cambios… en Cuba

09-07-2008

Rebelión

No he querido, con toda intención, hablar de forma explícita de ”los cambios” en Cuba Esto que llena de un lado a otro mi ordenador a todas horas; palabra que comenzó a sonar casualmente justo cuando mi comandante Fidel enfermó.
La palabra cambio dentro de la revolución cubana se viene convirtiendo en obsesión y bien valdría la pena entonces, que leyésemos un poco más al buen Hegel, si es que pretendemos entender su significado.
De más decir que no voy a teorizar sobre eso en primerísimo término, porque carezco de capacidad para hacerlo, aunque de veras daría mis dos próximas primaveras porque alguien me ilustre sobre esta palabra desde el punto de vista filosófico… Haré lo que hacen todos: tomar el vocablo y hacer uso del sentido común del lector…aunque insisto en qué siempre puede ser peligroso.


Pero en Cuba es donde único los medios de producción son del pueblo No voy enredarme en el asunto si no son los trabajadores, si son del estado burocratizado, si autogestión o trabajo asalariado versus trabajo autogestionario, trabajo de los ángeles o trabajo de demonios. Porque para hablar de Cuba y los salarios, habría que hablar de las condiciones de frontera que impone ser una isla en toda la extensión y uso de la palabra.
El comunista que no reconozca que el estado es por definición una institución represiva, no es comunista; pero el comunista que no entienda la necesidad transitoria del estado proletario…tampoco lo es. Puede que el estado en Cuba sea paternalista….en el resto del mundo, en su gran mayoría son estados al servicio de la oligarquía locales que día a día muestran más sus rostros.
Ver a Cuba , hablar de ella, sin hablar de la IV Flota al lado de nuestras costas, de los peligros que asechan a América Latina con esta epidemia del separatismo fascista; de las elecciones regionales de noviembre en varios de nuestros países; o del referendo en Bolivia de agosto….es equivalente al aldeanismo del que nos alertó José Martí , cuando en el ensayo de Nuestra América comenzó la primera línea diciendo “Cree el aldeano vanidoso que el mundo es su aldea” y concluía el párrafo alertándonos nuevamente de los gigantes de siete leguas y los cometas engullendo mundos.
..

Por eso quiero estar segura de lo que NO quiero cambiar…. Además de mis hijos y mi perro, ¿Qué no cambio en Cuba? Muchas cosas:
No cambio que en Cuba los niños anden por las calles con zapatos puestos.
Alfonso Sastre contó una vez que Haydee Santamaría al verse acosada por las preguntas de porqué en las tiendas cubanas no habían zapatos (mucho antes de todo esto de la doble moneda), respondió con la naturalidad asombrosa de esa mujer: “No hay zapatos en las tiendas….porque los zapatos están en los pies de los niños”
Con todos los defectos del mundo… eso es de lo que le pido a Dios (si es que existe) que nunca cambie.
No cambio que mi niño vaya a la escuela sin yo tener que financiar necesariamente sus cuadernos.
No cambio que aunque no nos alcance, todos los cubanos recibamos arroz todos los meses, un poco de azúcar y pollo alguna que otra vez.
No cambio que nuestros niños hasta los siete años lo quieran o no, puedan beber leche… hoy, cuando se muere de hambre la mitad del mundo.
No cambio este portentoso acceso a la cultura donde día por día nos asombramos de cuánta gente sabe de algo… Sólo en Cuba una muchacha negra puede acceder a ser bailarina clásica y puede hacer la Odette del Lago de los Cisnes, o de la Bella Durmiente con zapatillas y las más refinados pasos, o puedan interpretar a Schubert. Sólo en Cuba un niño, de una de las antes olvidadas provincias rurales, puede representarnos en Física o Matemáticas… en Concursos Internacionales.
No cambio, en nombre de alguna graciosa intención una sola de nuestras medallas olímpicas.
No cambio nuestro compromiso internacionalista, como si eso fuera lo más natural del mundo
No cambio pues el alma de este pueblo donde se aspira con rigor a que podamos vivir 120 años…casi más que le queda a la Tierra por la impiedad capitalista.
Muchas cosas (la mayoría) no andan bien. Pero les propongo, que nos aferremos a lo que queremos que no cambie. Ni para atrás, ni para adelante, ni para los costados.
Como en un huracán soltamos lo prescindible y, lo que de veras nos interesa lo sujetamos con fuerza. En ese abrazo están las zapatillas de ballet clásico para los negras, están los libros que inundan este país todos los días, está la anciana que sabe donde puede ir tomarse la presión….Y está que todo esto constituya un derecho, no en los códigos en los códigos, sino en el alma.
Todo lo demás podemos cambiarlo… Es más sólo en este proyecto podemos cambiar las cosas ..Los hoteles, los celulares y los viajes me importan un poco menos.


Y me pregunto ahora en Cuba: ¿porqué los audaces artículos que hablan de la necesidad de cambios no citan al Che Guevara?… ¡pero al Che! Al pensador, al Ministro de Industria, al Internacionalista por antonomasia, a ése que no quería la menor concesión al capitalismo y sus armas melladas al crítico de la NEP ¡A ése! Y no a la estatua de Rosario, o de Santa Clara.
..

¿Por qué no analizamos aquel discurso de Fidel de 1987 cuando de alguna forma (de la mejor forma) apelaba a los cambios? Y Fidel usó no más al Che Guevara. En el discurso de Noviembre del 2005, Fidel hizo lo mismo, aunque me parece que muchos lo usan de otra manera.
Entonces el signo de los cambios que proponen de los que llegan a mi computador no parecen ser precisamente mis cambios.
Quien quiera mejorar la revolución cubana y no traiga al Che…. no cuenta conmigo y empiezo a dudar de que el cambio sea para más socialismo como anuncian a gritos.
Y habremos de hablar, TODOS, y mucho más para cambiar, parafraseando a ese lindo y saludable conspirador que ahora escribe, “todo lo que deba ser cambiado” Pero para eso debemos saber primero qué es lo que NO debe ser cambiado.
La batalla de ideas fue un cambio en nuestra manera de concebir la estructura del poder. Los trabajadores sociales en millares, las escuelas renovadas, la revolución energética, las brigadas médicas….todo eso cambió la estructura burocrática, que de alguna manera detenía un tanto la velocidad del hipotético auto.
Pero ya habrá tiempo para hablar de lo qué sí puede, y debe ser cambiado…
Eso sí; no equivocamos de la dirección del cambio… porque el auto puede voltearse… Como se volcó de la peor manera en la Europa del Este….
Entonces por si acaso… ¡qué no cambie la Sierra Maestra de lugar y que no cambiemos nuestros uniformes de milicianos! Si los cambios que se proponen van en dirección opuesta.
Revolución o muerte
(Y ya saben: si no es socialista, es apenas su vulgar caricatura)

El socialismo: Ese único mundo mejor

12-12-2004

Rebelión

El segundo ejemplo es la legendaria China, donde según mi criterio ocurre exactamente el contrario. El Partido ¿Comunista? de China dice que está construyendo el socialismo. ¿Socialismo en un solo país? ¡No, de nuevo no! En lugar de disminuir la propiedad privada de los chinos se aumenta continuamente. Según he leído China es actualmente el destino favorito de los grandes capitalistas: El país se ha convertido en una tremenda máquina exportadora: las exportaciones totales de China crecieron ocho veces —a más de 380,000 millones de dólares— entre 1990 y 2003; 500 de las multinacionales más importantes del planeta mantienen negocios e inversiones en este país. Además a fin de mitigar la tensión causada recientemente por los despidos masivos en las empresas estatales —45 millones de trabajadores en los últimos cinco años—, Beijing ha permitido que extranjeros coloquen 450,000 millones de dólares en su economía ¿Es la Economía Socialista de Mercado una transitoria NEP? No me lo parece.
Si es tanto el poder económico ¿por qué razón 58 000 obreros se lanzaron a una huelga con todo y que son ilegales? ¿Por qué se estima que el desempleo afecta a 23 por ciento de la fuerza de trabajo china, unos 170 millones de personas que han sido afectadas por las políticas de privatización, los ajustes en las empresas estatales por su baja productividad y las tendencias del incremento poblacional? ¿Por qué asegura la Organización Mundial de la Salud que siete de las diez ciudades más contaminadas del planeta se encuentran en la República Popular China? ¿Será que el medio se convirtió en fin? ¿Se corresponden los índices sociales de China con su poderío económico? Y si vuelven a manifestarse las protestas de la Plaza Tiananmen de 1989 ¿A quién apoyaremos? ¿Al Partido Comunista de China, por el sofisma de llamarse Comunista? Puedo entender que coyunturalmente se encuentran resortes de eficiencia económica, de hecho ya explique que Cuba lo está haciendo en algún sentido. Pero ¿dónde está el antídoto de China? ¿Cuántos chinos están dando clases o curando enfermos en el continente asiático? ¿Cuál es su posición antiimperialista? Esta es la diferencia con mi país. En Cuba están en pugna estas dos tendencias con amplísima ventaja para el Socialismo. En China el Partido Comunista invita a los empresarios a ser miembros del mismo. Lo que habrá que reconocerle a China es que se haya convertido en la potencia capitalista mundial más eficiente del planeta. Mas eso es un logro que no me apetece aplaudir. En China no se vive una revolución socialista.

Un libro salvado del mar

Prólogo a "Ernesto Che Guevara, hombre y sociedad.

El pensamiento económico del Che", de Carlos Tablada

16-06-2005

Rebelión

En 1986, después de haber estado por tres años en la Alemania del Este estudiando Física, llegué a La Habana sin aceptar el socialismo. La ex-RDA era sin embargo un ejemplo del “bien” vivir. El sistema era satisfactorio para los más exigentes. Los beneficios materiales de aquella sociedad eran excelentes. El transporte, el poder adquisitivo, el sistema de salud, la educación. Sin embargo, pocos eran los jóvenes que no vieran en la vecina RFA motivos para tratar de emigrar, chocolates más sabrosos, jabones más olorosos... Se extendió una máxima que decía que mientras más cosas y mejores, más socialismo. Luego me enteré que era esa una máxima de Stalin cuando decía que la URSS era superior al capitalismo porque producía más acero.
Como justamente el Che señaló, aquel sistema estaba “fuera del hombre”.


Sin tener yo conocimiento de economía, el libro de Tablada me hace entender a la perfección la contundencia de las aportaciones del Che. El sistema socialista no sólo se deberá definir por el destino social de los bienes, sino de qué forma se obtienen, cuales relaciones sociales establecen los hombres en el instante de la producción. Aunque esto es marxismo elemental, no es comprendido en todo su alcance.
La Nueva Política Económica (NEP) de Lenin, en este sentido, fue mucho más que un paso atrás, según mi ver, es prácticamente medio sendero atrás, de donde difícilmente se hubiese logrado regresar.
Si usamos las leyes del mercado para construir una sociedad cuyo objetivo es negarlas, ¿cuál será la sociedad que estamos construyendo? El socialismo tiene que ser renovador, no sólo en la forma de distribuir las riquezas, debe ser más que nada, un sistema diferente para poder obtenerlas. Una nueva forma de relacionarnos durante el proceso productivo.
De esa verdad se dio cuenta el Che. Es lo que nos narra este revolucionario, apasionado y locuaz Ernesto Guevara a través de la tinta jugosa de Carlos Tablada.
Lo dice Carlos Tablada en su libro, tal cual lo hubiese dicho el Che:
“Che también pensaba que Cuba, sin la Revolución latinoamericana, tenía muy pocas probabilidades de llevar a su fin lo que su pueblo se había propuesto de alcanzar, una sociedad superior en la escala humana en cuanto a la libertad, acceso a la cultura, a la educación, al bienestar material para todos, a una sociedad distinta a la capitalista, y a los regímenes del socialismo real”.

Profundizar la revolución socialista: única vía de salvarla

Reflexiones sobre el Discurso de Fidel Castro el 17 de Noviembre en la Universidad de la Habana

13-12-2005

Rebelión

A diferencia de lo que plantean muchos compañeros, no me gusta llamar Período Especial a la tragedia vivida desde el 1990 al 1994, cuando con hambre y necesidades múltiples apoyamos a Fidel y se bautizó la Consigna de “Socialismo o Muerte”. Aquello se llamaría Comunismo de Guerra u otra cosa, pero en aquellos difíciles instantes la unidad del pueblo se basó fundamentalmente en mecanismos de igualdad. Vencimos en esos años porque ante la adversidad del mundo nos reconocimos socialistas, y planteamos la necesidad de seguir haciendo esa sociedad, aunque el Sol dejara de salir.
..

¡El Período Especial vino después! Y todavía no sé si ha concluido, cuando el desprestigiado dólar ingresó en nuestra economía Triunfamos en el Comunismo de Guerra porque ante la pobreza desarrollamos actitudes comunistas dignas de ser relatadas en algún momento.
Maldito fue aquel día que tuvo que entrar el capitalismo en nuestros hogares en forma de papel moneda. Maldito el día en que todos, absolutamente todos debíamos conseguir divisas de una u otra manera y los shoppings comenzaban a ser cotidianos en nuestros paseos y en el alma de nuestros niños.
Estoy en contra de los mercaderes en el Templo ¡Porque eso fue lo que nos pasó! Se nos inundó el Templo sagrado de la revolución de mercaderes y ya cuando venimos a darnos cuenta nuestros hijos empezaron a lucir zapatos de diferentes precios en la escuela, diferentes meriendas, y lo recogíamos de diferentes maneras. Unos en auto recién sacados del taller otros seguían en la bicicleta china. Nuestros adolescentes comenzaron a saber cuánto ganaba un pelotero de las Grandes Ligas, antes de entender cuando en el béisbol se cantaba bola y cuando strike.
Es cierto que yo como toda mi generación desde que nací he vivido con el bloqueo económico, pero soy afortunada frente a mis hijos; los cuales desde que nacieron conviven con los mercados de divisas, donde nunca se entiende bien cómo se consigue ese dinero y los trastornos que implica ¡Esto sí debe ser transitorio! Los mecanismos capitalistas no deben ayudar jamás a construir esta sociedad por la que han dado la vida y todos sus esfuerzos los mejores revolucionarios.
Llevo como sembradas las palabras de Fidel en este memorable discurso cuando dijo: “Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra”.
He tenido el privilegio de vivir muchos años, eso no es un mérito, pero es una excepcional oportunidad para decirles a ustedes lo que les estoy diciendo, a ustedes, a todos los líderes de la juventud, a todos los líderes de las organizaciones de masa, a todos los líderes del movimiento obrero, de los Comités de Defensa de la Revolución, de las mujeres, de los campesinos, de los combatientes de la Revolución, organizados en todas partes, luchadores durante años que en número de cientos de miles han cumplido gloriosas misiones internacionalistas, estudiantes como ustedes, inteligentes, preparados, saludables, organizados”(1).
Por primera vez se señala que la revolución puede llegar a ser reversible por nuestros errores.
La revolución de Octubre no pudo ser destruida desde fuera. Fue un suicidio. La semejanza me hace temblar.
En Cuba lo que no pudo destruir el hambre, ni las amenazas, ni el bloqueo, ni Torricelli, ni Burton, ni la Armada Americana, ni las ojivas nucleares, lo podría destruir nuestra propia inconsistencia
Después del ejemplo que tuvimos en el Este de Europa no mereceríamos piedad, ni haber nacido en esta tierra. Por eso Fidel nos invita a volver a pensar sobre el futuro de la revolución. Ya sí no tenemos tiempo para equivocarnos.
La posibilidad de una restauración capitalista en esta bendita isla lo veíamos muchos de nosotros como una posibilidad muy lejana; pero si esa posibilidad la señala el revolucionario más veterano de la historia; el que ha guiado una revolución socialista a las narices del Imperio por más de cuatro décadas; ese mismo que vislumbró la desintegración de la URSS; entonces aquellas dudas se convierten en pesadilla y no nos queda otra posibilidad que saber que tenemos el reloj en nuestra contra y que lo que está en nuestras manos pudiera ser más delicado, más trascendente que lo que defendíamos en los días de 1962 , cuando parecía que colapsaría La Tierra bajo la reacción en cadena nuclear.
Las desviaciones asombrosas de recursos denunciadas por Fidel, como el caso de las gasolineras particulares, los desvíos desde el mismísimo puerto, los robos que rebasaban en algunos casos lo recaudado por el Estado, no pueden ser, tan sólo por lógica elemental, obra de unos cuantos ladronzuelos sueltos. Es obra de la “nueva clase” que señala Fidel. Es en gran medida generada por la burocracia, pues tampoco es comprensible en términos de lógica, que estos nepmen cubanos no cuenten con algún apoyo institucional. Ellos a la larga, sin saberlo muchas veces, buscan la restauración capitalista y a la larga pactaran con Miami.


Hoy se habla de la distribución socialista, “A cada cual según su trabajo, de cada cual según su capacidad”. Ojala que arribemos rápidamente a ese principio, mas no basta. El socialismo no sólo se distingue de sistemas anteriores por la manera justa de distribuir la riqueza. Las nuevas relaciones de producción deberán ir creándose con una nueva conciencia en la medida que los trabajadores se reconozcan como actores, gerentes y dueños de la producción material. El socialismo no es sólo distribución es una renovadora forma de producir.
..

Justo en 1959 el Che, sin tener un conocimiento estructurado sobre economía se aventura a dar un diagnóstico de la sociedad “socialista” yugoslava:
Se podría decir a grandes rasgos , caricaturizando bastante que la característica de la sociedad yugoslava es la de un capitalismo empresarial con una distribución socialista de la ganancia, es decir tomando cada empresa, no como un grupo de obreros sino como una unidad esta empresa funcionaría aproximadamente en un sistema capitalista ,obedeciendo las leyes de la oferta y la demanda ,y entablando una lucha violenta por los precios y la calidad con sus similares , realizando lo que en economía se llama la libre concurrencia”).
Aunque reconoce que la distribución es en este caso según el principio socialista, el Che lo considera “peligroso porque la competencia entre empresas dedicadas a la producción de los mismos artículos, introduciría factores de desvirtuación de lo que presumiblemente sea el espíritu socialista”
Sí. Si al Che le hubiesen dicho después que la URSS y todo el socialismo europeo se desplomó, restaurando en una noche el capitalismo, sin que un solo comunista saliera a hacer una huelga, no se habría horrorizado, diría que él lo advirtió y si después le hubiesen dicho que tuvimos que introducir en Cuba el mercado y la Ley del Valor para salir del período especial, pienso yo que nos estaría alertando que saliéramos rápido de eso, que jugar al capitalismo es como fumarse el primer cigarrillo. Repetiría lo siguiente: “Vencer al capitalismo con sus propios fetiches, a los que se le quitó su cualidad mágica más eficaz, el lucro. Me luce una empresa difícil” .
Y muchas cosas nos habría dicho el Che hoy, pero no tenemos tiempo para llorar, ni su espectro va a permitirlo. El momento es de echar lecha a la hoguera. Pero que esa leña sea con combustible socialista y no la paja capitalista que aparentemente quema rápido, pero en breve tiempo es cenizas.
¿Y quien es el instrumento económico en el socialismo que nos ayuda a mantener el mercado y la “sagrada” Ley del valor bajo redes?
El plan, que de una u otra forma los mejores teóricos socialistas le ofrecían el papel primordial.

El Che, Trotsky y mi reflexión favorita de Fidel

11-09-2007

Aporrea

Todavía mi incapacidad intelectual no logra perfilar cuál es la consecución lógica de los planteos de Raúl, con los tipos de propiedad, la autogestión, la pequeña propiedad privada, y la desaparición de estado... Como he leído en más de una decena de artículos que prefiero no reseñar.
Raúl nos llama a trabajar mejor, a organizarnos mejor a cortar el marabú A cuestionarnos todo lo mal hecho. Por otro lado defiende lo inconmovible de luchar por la revolución socialista a cualquier precio. En ningún renglón le escuché decir que los caminos para mejorar nuestra realidad material sea usar la NEP, con sus kulaks, sus nepmen, etc. para sembrar más frijoles.
Porque parecería para muchos la única forma de avanzar al socialismo es usar las armas melladas del capitalismo que tanto criticó el Che. ¡Qué el Che nos agarre confesados a 40 años de su asesinato! Si es que nos creemos el cuento chino; (chino con toda la intención de la palabra), de que trabajar bajo resortes mercantiles y repartir de forma socialista es la vía para construir la nueva sociedad.
El pensamiento económico del Che es el que debería estar ahora en nuestra mira estratégica si de verdad queremos concebir la revolución como lo que es; una lucha interminable.
No quise hablar de todo esto, enmarcado también en ese círculo concéntrico del quinquenio gris porque no acababa de entender las proyecciones del tema y ya veía a la serpiente mordiéndose la cola.
¡No por miedo! Quien me ha leído un poco sabe que peco de lo contrario, las quejas que pesan sobre mí (con razón o sin ella) son por temeraria, incluso por “terrorista”
No por miedosa.
..

Peligro tenemos con los que dentro y fuera de Cuba quieran reiniciar una lenta tarea restauradora, apelando a las trabadas palabritas de eficiencia, productividad, etc.
Los que se olvidan que el escenario aquel cuando los yugoslavos jugaban a la autogestión empresarial que tanto criticó el Che, es otro. Que la revolución cubana se gana hoy no en Cuba solamente, se gana en las calles de América Latina, se gana dentro del PSUV, se extiende al fin. No hay manera de ganarla en un solo país... Tampoco podrán derrotarnos en un solo país, si el mundo no llega a tiempo a comprometerse con la revolución, si no hay quien se sume definitivamente a este proyecto socialista (el único que tenemos), donde empieza a perfilarse un eje Habana -Caracas, con fundadas razones de triunfar; entonces lo mejor del pueblo de Cuba se alzará y levantará con él a la especie humana, que tanto ha defendido Fidel en sus reflexiones. Pues volveremos a ser la Numancia que prefirió la muerte a rendirse al Imperio. La suerte del proyecto cubano si aspira a ser reconocido por la historia está ¡en no dar ni un paso atrás! ¡Ni para tomar impulso! Como bien ha señalado Raúl Castro años atrás Ni una sola reformistilla empalagosa., pues en este momento ya no estamos solos.
..

Me acusan de extremista... lo soy, si es que esas tibias y amaneradas medidas que se proponen para mi país son de izquierda. Si es que precisan solamente de recrear las fuerzas productivas en decremento de las nuevas formas de producción.
No hay reformas capitalistas que hacerle a una revolución socialista a no ser para destruirla Y eso pregúntenle a Rosa Luxemburgo que lo dice mucho mejor en su crítica a la Revolución Rusa.
..

Dificultades son muchas, el transporte y la vivienda ya se nos convierten en elefantes pesados sin duda que quepa: la tragedia de la doble moneda, la incongruencia del salario real con el trabajo, y así un rosario de calamidades que un niño de diez años en Cuba puede enumerar a cualquier curioso.
Pero de eso no se trata, al menos no creo que se trate de recitar una a una las contradicciones a que nos somete tratar de construir el socialismo en un país aislado y bloqueado por demás. Es ésta la primera y más grande de las contradicciones. Es la contradicción primordial.
Yo diría más: Estamos en guerra con el imperialismo, tenemos presos “de guerra” ¿O qué son nuestros cinco compañeros? ¿Presos comunes indocumentados? Por qué los están sentenciando realmente? Por revolucionarios. Cuando hablamos de nuestras infinitas carencias y la ya antológica “lucha cotidiana”, pensemos también que en virtud de salvar a nuestros hijos, hay cinco presos de combate en territorio enemigo, sentenciados por defender la revolución cubana.
Por eso es que esta reflexión de Fidel me es tan útil.
¿Qué se esperaba? ¿Un lecho de rosas? Cuando se desplomó el campo socialista por llamar aquella cosa de algún modo... ¿qué le correspondía a la isla de Cuba? Caer en manos de Miami y su podredumbre espiritual... Allí donde el arte y la reflexión no tuvo un quinquenio gris... ha tenido cincuenta años de oscuridad tenebrosa.
No voy a hablar de nuestros éxitos. Eso lo hizo Fidel en ésta su más oportuna reflexión. Quiero hablar de el CÓMO logramos vencer otras dificultades que teníamos y que nadie hasta ahora ha reseñado la génesis de sus soluciones. A saber: La estabilidad energética, las aulas de 20 alumnos en la primaria con ordenador, TV y videos, la doble sesión en la tarde para los niños de la secundaria, la municipalización de la enseñanza superior, los trabajadores sociales, los instructores de arte, etc. Por hablar de las últimas soluciones, a últimos problemas.
No fue con reformas mercantiles, no fue entregando propiedad de alguna cosa que logramos estas hazañas. Fue comprometiendo al pueblo con ellas, fue haciendo revolución , fue con movilizaciones y con Fidel Castro hablando horas de horas por la televisión, tal cual se vence en Venezuela , tal cual Chávez habla horas de horas, tal cual hablaba Lenin o Trotsky o el Che.
¡Quiero un solo ejemplo donde las leyes del mercado hayan sido nuestras aliadas! Es más, nuestras desigualdades actuales, el descontento, la incertidumbre, se lo debemos a esas medidas, incluyendo la estratificación social que significaron y que fueron implementadas en 1994, y que por fortuna empiezan lentamente a ser borradas.
Por el momento debemos conservar al estado como órgano represor ¡Sí señor! Pero represor de estrategias capitalistas y represor de las estrategias externas e internas para arrebatarnos la revolución.

La humanidad necesita la cartilla de racionamiento

Y también a Fidel

02-05-2008

Rebelión

Y la cartilla de raciocinio, si existiese...
Eso que nos criticaron siempre a los cubanos de un lado y del otro, (el racionamiento) parece que el mundo lo anda necesitando.
No debe cambiar Cuba...al menos no tanto como debe cambiar el mundo y no veo que nadie ande usando tanto este vocablo que desde hace un tiempo a esta parte; desde aquel fatídico 31 de julio del 2006, todos usan como slogan “cambios”
La libreta de racionamiento, como todavía le decimos los cubanos a ese instrumento de justicia, amerita sin embargo que le hagamos un monumento por habernos salvado del hambre en nombre de la igualdad. Puede no ser tan necesaria ahora, pero lo fue y mucho. Desde el mismo triunfo de la revolución optamos por la igualdad y no por el mercado, llegando a extremos claro está, pero extremos maravillosos que merecen el reconocimiento del mundo.

..

La Tierra está llena de comida y de hambrientos, mas no logran encontrarse. A los que consideran al mercado como el sabio de la economía acá tienen asignatura pendiente: Se ha informado por organismos internacionales que la Tierra nos ofrece comida sobradamente para que todos podamos dormir sin hambre y sin embargo países enteros están al borde de la más feroz hambruna. Qué alguien me explique hoy como funciona ese binomio de la oferta y la demanda.
Por eso me enfurece que todos critiquen o traten de apresurar cambios difusos e impracticables al único experimento social viable que existe en el planeta Tierra: la revolución cubana. La experiencia de mi revolución es la única victoriosa de las que están en pie.
Y caigan todos sobre mí; mas hoy exigiría de antemano respeto, cuidado y amor ante los empeños de la pequeña Cuba, pues constituye un organismo escaso, que deberemos proteger ante cualquier confusión momentánea, como monumento mundial. La revolución cubana que vive debe ser estudiada y aprehendida, criticada con rigor, valentía y cuidados. Todos los cambios que podemos y debemos hacer tendrán que estar siempre bajo estas banderas.
La cartilla de alimentos, en otra época era de ropas, celebraciones, días festivos, uniformes escolares, la canastilla de los bebés, en su momento constituyó la salvación de los habitantes de la isla, no debe ser menospreciada en nombre de novedosas viejas teorías y recursos, en todo caso deberá ser superada, pero sin ir para atrás. Si la humanidad entera supiera que puede y debe ( sin morir de nerviosismo y soledad) consumir sólo lo necesario; si a los autos se les obligara a ser eficientes, y a entender que se andan convirtiendo en dragones de hierro que les roban el arroz y el maíz a las personas; si acabáramos de suprimir las paradojas especulativas...va y hubiera salvación.
Uno de los primeros pasos sería entender en Cuba porqué con estos salarios ínfimos todavía nadie logra encontrar a gente muriéndose de hambre: Cada cinco segundos muere un niño de hambre, como dijo una vez Carlos Lage, ninguno de ellos es cubano. En este análisis renovador estará la cartilla, que es la manera de cómo la planificación (ley del socialismo que, según el Che burlaba la ley del Valor), baja a las personas... con toda la burocracia, errores y corrupción que la acompañan.; aun así es un arma que no podemos desechar.
La “libreta de la bodega” de la que todos nos hemos reído de vez en cuando, es sin duda alguna un derecho humano mucho más liberador y pertinente que aquellos otros. Para ya no hablar de nuestros derechos a no morir y a saber leer.
Muchos pueden criticarlo muchos pueden considerar que son vulgares y no son refinados. Que tener derecho a viajar y a hospedarse en un hotel es un derecho más importante que acceder todos los meses a seis libras de arroz.... Pero habemos otros que guardamos estos otros derechos como ejemplo para la humanidad... Que si todos los seres humanos tuviéramos el derecho a seis libras de arroz y un poco de azúcar... otro fuera el mundo. Es por eso que la cartilla de razonamiento que se mantiene en la pequeña isla de Cuba es mucho, pero mucho más democrática que el derecho dudoso de ir a un hotel, o llamarnos por un celular, estos últimos serán siempre de minoría... además de la especie humana; ésa que nuestro Comandante alertó en 1992 que estaba en peligro de extinción,:el mar, el aire, las vacas, los gusanos y la tierra enferma que no le permitimos producir con coherencia, lo van a considerar así ¡Y ellos tienen derecho al voto!
Así que a ese 20% deberemos sumarle la votación de todas las moléculas de agua y de todas las especies que han de salvarse.
Porque un derecho que dependa tan sólo de la bolsa, el privilegio, las influencias... no es un derecho. Todos los niños de Cuba ¡Todos! tienen más derechos que cualquier otro niño del mundo.
Es por eso, amigos, es que propongo que la humanidad reclame como un derecho vivir con cordura, en paz y con el derecho inalienable a ser feliz.....

Olmedo Beluche