domingo, 25 de mayo de 2014

OMS reconoce labor de colaboración de médicos cubanos




En poco más de medio siglo 137 mil profesionales de la salud cubanos trabajaron en todos los continentes, en zonas remotas y condiciones difíciles, labor reconocida aquí durante la Asamblea Mundial de la Salud

En poco más de medio siglo 137 mil profesionales de la salud cubanos trabajaron en todos los continentes, en zonas remotas y condiciones difíciles, labor reconocida aquí durante la Asamblea Mundial de la Salud.
Ese valioso apoyo solidario fue reconocido por diversos ministros durante la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que reúne en el Palacio de las Na­ciones a representantes de los 194 Estados miembros de la entidad.
La colaboración comenzó en 1960 con el envío de un grupo de emergencia a Chile para atender a víctimas de un terremoto que dejó miles de muertos y en 1963 llegó la primera brigada médica permanente a Argelia, recién independizada.
Esos fueron los dos momentos históricos iniciales, declaró en entrevista a Prensa Latina el director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Salud Pública de Cuba, Néstor Marimón.
Desde entonces, dijo, la ayuda nunca se ha interrumpido, a pesar de las limitaciones económicas impuestas por el bloqueo de Estados Unidos y la situación enfrentada en el período especial, en la década del 90, tras la desaparición del campo socialista europeo.
Aunque la cooperación, extendida a 120 países, siempre ha sido importante en cada uno de los lugares, el funcionario mencionó algunos de sus momentos cumbres.
Entre 1960 y 1980 se enviaron brigadas a países africanos como Tanzania, Guinea, An­gola y Etiopía; a finales de los 90 surgió el Pro­grama Integral de Salud y se creó la Escuela Latinoamericana de Medicina, a raíz del paso de los huracanes George y Mitch por el Caribe y Centroamérica.
Marimón mencionó también la misión Barrio Adentro en Venezuela; la Operación Milagro, que permitió recuperar o mejorar la visión a más de dos millones 577 mil personas; la creación del contingente Henry Reeve, especializado en situaciones de desastre, y el estudio integral sobre personas discapacitadas.
No existe otro país, ni organización internacional, que haya tenido tantos colaboradores al mismo tiempo en tal cantidad de naciones, afirmó el director de Relaciones Internacio­nales del Minsap.
En estos momentos hay 50 mil trabajadores del sector en 65 países y de ellos 25 mil son médicos, explicó.
Pero la ayuda no comprende solo la asistencia médica, sino también la formación profesional. “Hemos creado más de 12 facultades en el exterior y en la Elam ya se han graduado más de 20 mil estudiantes”, informó.
Por otra parte, el ministro de Salud Pública de Guatemala dijo que los médicos cubanos arribaron a la nación centroamericana en 1998 tras el hu­racán Mitch y llegaron para quedarse.
Informó que unas 300 enfermeras cubanas especializadas en ginecoobstetricia se en­cuen­tran en Quiché, Polochic y Huehuete­nan­go, “áreas poco accesibles donde lamentablemente no contamos con el recurso humano necesario”.
El titular de Salud de Venezuela, Francisco Armada, también destacó la colaboración de la nación caribeña para el desarrollo del sistema sanitario y la formación profesional de unos 17 mil médicos venezolanos.
“Es una asistencia incondicional, fraternal, un verdadero ejemplo de solidaridad, declaró, por su parte, la ministra haitiana del ramo, Florence Duperval Guillaume.
Cuba fue elegida por la región de las Amé­ricas para presidir este año la Asamblea Mun­dial de la Salud, muestra del prestigio de su medicina y la contribución a los objetivos de la OMS de prevención y enfrentamiento a los problemas sanitarios a nivel global.

Carmen Esquivel Sarría | internacionales@granma.cu