domingo, 28 de octubre de 2012

Las FARC, hoy más que nunca



I - El Vaivén de la historia

Se nos acerca el 55 Aniversario del 26 de Julio. Cuando por medio de las armas que pudieron conseguir con irrepetible sacrificio, un grupo de chiquillos decidieron asaltar el segundo cuartel de la tiranía de Batista, uno de los baluartes más prominentes del imperialismo en la América Nuestra.
Ni las historias contadas o por contar; ni la imaginación por fértil, alcanzarían nunca para dejar de sorprendernos frente a tanto valor, tanto desprendimiento personal y tanta madurez política.
Y aquí estamos, gracias a la entereza de aquellos que eran tildados de “locos” de un lado al otro del espectro político de la época.
Podemos ver imágenes dantescas de torturados y asesinados, cuando parecía que todo se iba a perder. Incluidas la imagen de dos mujeres que perdieron todo lo terrenalmente posible en aquel episodio, ganaron por supuesto, el cielo a cambio.
La historia tiene entre otros encantos de volver a recrearse. Y es esta su principal virtud: Poderla usar para comparar, asociar, y usar como referente. Su otro rostro, es guardarla en las academias volviéndonos sabios portentosos….también importante, pero esta segunda, no la aprecia Dios de igual manera.
El reformismo de izquierda actual (que bien merecería un estudio sociológico moderno), éste que se ha despintado con frases liberales, que apela constantemente a la relatividad de los acontecimientos para justificar muchas cosas; ese que precisamente que dice en una frase “eran otros tiempos” y a nombre de la relatividad cambian las ideas y los discursos en lo que dura un amanecer, no nos va a entender. El propio Nicolás Maquiavelo se habría espantado de esa forma pueril de hacer política.
Claro que los análisis históricos deben ser contextualizados en tiempo y espacio, pero los principios revolucionarios: nunca. Los principios son absolutos.
¡Si ellos, los reformistas modernos, supieran que la Relatividad Especial, de Albert Einstein se basa en lo fundamental en una invariante, que es la velocidad de la luz hablarían un poco menos!
La constancia de c= 300 000 Km. por seg. es la piedra angular de esta bendita teoría.
La velocidad de la luz es inmutable; no depende del sistema de referencia. Así es la consecuencia, inmutable, independiente de las referencias.
La naturaleza y el corazón siempre usan las mismas leyes.
Y es por eso que mi 26 de Julio, día de la rebeldía nacional, día en que la juventud cubana recordó armas en mano, (por cierto ARMAS EN MANO) a José Martí, yo lo deseo celebrar con toda mi alma con los guerrilleros, sindicalistas, y combatientes en general de la hermosa Colombia.
Y lo hago precisamente no porque estén en aparente minoría, inclusive en la izquierda precisamente por todo lo contrario. Lo hago porque están siendo criticados por personas respetadas por todos nosotros Lo hago precisamente en nombre de él, del más respetados de todos… de mi Fidel. Fidel Castro que lideró la revolución cubana, la revolución más duradera y BONITA de la historia humana.
Celebro éste, mi 26 de Julio, al lado de ésos, los olvidados de siempre, estén secuestrados en mazmorras colombianas; estén en las cárceles sionistas, incluso con esos, los rehenes de las FARC, que ahora son olvidados por todos en nombre del rescate de la golondrina, que nunca hará verano.
La guerrilla más larga de la historia, enclavada en el epicentro más importante de América como trampolín del Imperio, merece mucho más compromiso revolucionario y apoyo de esta aguada izquierda.
¡Incluso para las pertinentes críticas que podemos y debemos hacerles!, pero estando desde el mismo lado de la barra y no en el lado cambiante, dudoso, y efímero de la ya muy triste y desgastada política del salón de la diplomacia.

II - Mi Comandante y la Paz Romana

Repetir no quiero, ni comentar, las reflexiones de mi Comandante Fidel en relación a las FARC y a sus líderes históricos (1). Y no es por temor, eso lo saben todos; es por profundo dolor. Los dedos no se deslizan con dolor por las teclas. Y Dios sabe que yo necesito, y quiero a Fidel. Lo quiero mucho, pero mucho más que al Sol y a todo el firmamento junto...
A Fidel ya le contestó mi camarada James Petras en sus ocho tesis (2).Aunque discrepe con él en un par de ellas, nadie admitiría, sin mentir de forma descarada, que James Petras es un contrarrevolucionario y que no está con la revolución cubana y latinoamericana. Ha estado con nosotros en las malas; cuando las plumas fluían condenando las medidas que hubimos de tomar en el 2003 en el fusilamiento de los tres raptores de aeronaves. La tinta de izquierda nos condenaba. Petras, sin embargo nos apoyó.
No coincido con James Petras en desvirtuar que la guerrilla de Colombia no tiene influencia de los episodios de la hermosa guerrilla cubana liderada por “intelectuales” como Fidel y el Che. En eso discrepo con James, pero esto no demerita su profundo análisis, todo lo contrario: Lo refuerza.
Ni Manuel Marulanda era un inculto campesino; ni Fidel y el Che eran intelectuales que jugaban con pistolitas de agua: Los tres fueron guerrilleros comprometidos con la revolución, que adaptaron sus formas de lucha a la realidad concreta de sus escenarios. Por eso las reflexiones de la Paz Romana de Fidel y las ocho tesis de Petras las dejo hasta aquí. Las lágrimas y el desconcierto son malos consejeros, y mejor darle un minuto al tiempo si es que el tiempo usa reloj, a ver si entendemos estas críticas a un revolucionario como Tirofijo, incluso recién fallecido por el guerrillero más “viejo” de la historia y el mejor revolucionario que vive. Entonces tendremos que leer mil veces las reflexiones de Fidel; lo que dicen entre líneas, pues quiero pensar y sobre todo creer, y más que creer, sentir, que algo más que criticar a las FARC y a Manuel Marulanda está entre ellas.
No voy a admitir, aunque la lógica me obligue a hacerlo, que hay cuestiones de Estado de por medio, porque estas cuestiones se hacen polvo frente a los intereses de la revolución que Fidel ha priorizado siempre. .
Dijo José Martí:
“Por eso el libro importado ha sido vencido en América por el libro natural. Los hombres naturales han vencido a los letrados artificiales El meztizo autóctono ha vencido al criollo exótico. No hay batalla entre la erudición y la barbarie, sino entre la falsa erudición y la naturaleza” (3).
Y Marulanda era eso….un hombre natural de Nuestra América.

III - No hay Unión Americana posible, con el enemigo

Alvaro Uribe es un fascista. Salga reelecto él o su flamante Ministro de Defensa, su señora esposa o sus gatos.
El gobierno de Colombia es un gobierno asesino que no merece ser considerado amigo, ni hermano, como mi hermano Chávez le dijo (4).Ni colaborador, ni nada por estilo. El argumento falaz de la Unión Latinoamericana excluye por principios a Alvaro Uribe.
La Unión Latinoamericana con los traidores confesos dentro de nuestras filas, sería una ingenuidad (en el mejor de los casos), que ninguno de nuestros buenos muertos va a perdonarnos.
¡Y volvamos a leer a lo que llamó José Martí Nuestra América! Porque América no es un proyecto regional solamente. Lo repito porque en nombre de esa supuesta unidad muchos reformistas nos quieren hacer tragar a todos estos gusanejos entre los que se encuentra Uribe y sus ministros aristócratas, la Ingrid Betancourt incluida:
Vuelve a decir José Martí:
“A los sietemesinos sólo les falta el valor. Los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses. Porque les falta el valor a ellos se los niegan a los demás (…) Hay que cargar los barcos de esos insectos dañinos que le roen el hueso a la patria que los nutre Si son parisienses o madrileños, vayan al Prado de faroles o al Tortoni de sorbetes (…) ¡Estos hijos de América que ha de salvarse con sus indios, y va de menos a más, estos desertores que piden fusil a la América del Norte que va de menos a más!”(3)
Ingrid Betancourt no pasará de hacerse el manucure y aparecerá en revistas de mil colores o programas llenos de detalles estúpidos.
Bien y claro dice Pascual Serrano: “Betancourt y familia no han traicionado a nadie, han vuelto a la clase social, política y económica a la que siempre pertenecieron: la burguesía neoliberal adinerada de Colombia” (5)
A la nueva princesa mediática de este extraño verano, Ingrid Betancourt, le podemos enseñar, sin embargo, (si es que no se nos desmaya, o se les quiebren las uñas), de lo que fueron capaces de hacer los fascistas latinoamericanos a decenas miles de mujeres inocentes, lanzadas desde helicópteros al mar; violadas, torturadas por tener que decir lo que nunca supieron. Le podemos enseñar lo que es el secuestro de bebés, a manos de los propios asesinos de sus verdaderos padres; que el Plan Cóndor instauró en este continente y continúa perpetuando su “valiente presidente”
Frente a esos horrores, el secuestro de la princesa Ingrid en las selvas colombianas, diga lo que se diga, es un hotel Cinco Estrellas.
Y no es el pasado: aquel sufrimiento se repite en lo que sufren hoy día las mujeres palestinas, afganas, iraquíes ¡En mi propia tierra! En Guantánamo, baste leer las emotivas palabras de Alejandro Ruiz (6)
El MOSSAD de Tel- Aviv, que mucho asesoró a Uribe; sabe muy bien cómo se tratan a las secuestradas.
Ingrid goza de buena salud. Las imágenes de besos y abrazos con los peores mandatarios de este mundo, así lo reflejan.
Ese empeño de salvar a esta princesa puede (diría yo), debería tener cierta influencia logística para rescatar a las mujeres mexicanas asesinadas en Ciudad Juárez; en Atenco, podría ayudarnos a rescatar a niñas despedazadas por las bombas sionistas en Palestina., inocentes incluso por la corta edad; podría ayudarnos al menos a castigar a los culpables de tantos crímenes…Bueno si dadas estas circunstancias del mundo…los culpables… son culpables o las culpables son las niñas por no hacer los deberes, que ya no sé por donde anda el mundo.

IV - Para Hugo Chávez

Nadie dudará lo que quiero, respeto y admiro al presidente de la Venezuela Bolivariana. Por ahí andan todas mis múltiples letras, que apoyan ese proyecto y por el que estoy dispuesta a dar la vida.
Pero no basta. La sinceridad es un arma de la revolución, sobre todo porque está avalada por el compromiso... A Chávez le seguí la palabra cuando me faltó la voz de Fidel en aquel espantoso 31 de Julio del 2006 ¿Y ahora que nos dice Chávez?
Que los cautivos de Uribe están mejor que los secuestrados por las FARC (4) “porque pueden recibir visitas” ¿Tan sólo eso?
Porque yo le puedo decir a mi camarada bolivariano que conozco a dos cubanos inocentes que por evitar los secuestros, tráficos ilegales de personas, por impedir que siguieran masacrando a un pequeño pueblo, no pueden recibir la visita de sus esposas. Olga y Adriana, las esposas de René y Gerardo dos de los que le llamamos nuestros Cinco.
Ellos dos y sus tres compañeros están secuestrados en Estados Unidos hace diez años ¡Si, secuestrados como lo estuvo Ingrid Betancourt! Pero mucho peor. Y yo lamento que el ejército de Colombia no me ayude a liberarlos de esa selva de hierro. Ellos dos no saben nada de sus esposas. Adriana tuvo que sufrir la más humillante de las vejaciones en Estados Unidos y ser regresada después de largas horas a Cuba sin ver al menos cuántos cabellos había perdido su joven y optimista esposo. Adriana es una de las mujeres más hermosa que he conocido, joven y saludable y tal vez muera sin tener un hijo, a diferencia de Ingrid Betancourt.
También se nos olvida en esta amnesia colectiva, que las FARC liberaron unilateralmente a dos mujeres y que el gobierno más genocida del Continente secuestró al pequeño Enmanuel.
Ese niño nació en la selva y todavía nadie me dice que fue producto de la violación o que Clara Rojas tuvo un acto amor bajo las estrellas.
Clara no nos dice si fue maltratada, o simplemente abrazada por un militante de las FARC, el cual mereció ser además, padre de su hijo.
Esa historia de amor o desamor, merece un guión cinematográfico mejor que el del supuesto rescate de Ingrid Betancourt

V - Ingrid se libra de nosotros... y nosotros de ella

Ingrid está libre .Con sinceridad me alegro. No sólo por ella, su familia, y sobre todo por su niño. Más aun, porque los camaradas de las FARC y nosotros estamos a su vez “libres” de la Betancourt.
Hay sin embargo un pueblo entero secuestrado en Colombia, y nadie lo rescata. Me niego a aceptar hoy, tan sólo porque estamos en vísperas del 26 de Julio, que ese pueblo pague las cuentas por de los uniformes de las FARC o el ELN, por mi bandera rojinegra
Rearmemos, entonces la guerra.
Después del desastre militar del asalto al Moncada, los cubanos reestructuramos la guerra. Sí: porque se llama guerra. Mientras haya injusticias y asesinos sueltos habrá guerra. Eso lo entiende mi hijo de once años.
Mi tío Enrique Hart murió tratando de activar una bomba en 1958. Cierto es que en Cuba por circunstancias específicas, el llamado “terrorismo” no dañó a ningún inocente, dañó a los propios combatientes revolucionarios incluyendo al propio tío Enrique. Pero nunca se evitaron ¡y qué me desmientan! métodos irregulares de lucha. En eso acuerdo con James Petras cien por cien: la revolución no se hace con rosas…con rosas se conquista el amor, si es que tanto desastre en la Tierra nos deja algún tiempo para amar y cultivar rosas.
Si fuese cierto, (eso que las guerrillas son las generadoras de la prepotencia del Imperio), el sufrimiento del pueblo palestino, o de Irak es culpa ¿de quien? ¿De cuál guerrilla?
Si seguimos la ruta de los pretextos para que no nos agraden ¿quién es culpable del destrozo del mundo? ¿nosotros? ¿Los revolucionarios seríamos los culpables del cambio climático, del alza de los precios del combustible y que se nos mueran por falta de piedad los osos polares y miles y miles de especies vivas? Esto es tan sólo por ley transitiva.

Pero Fidel Castro, (mi Fidel), dijo una vez frente a una multitud congregada en La Habana “Cese la filosofía del despojo y cesará la filosofía de la guerra” (7)
Y despojo es lo que está sufriendo el pueblo colombiano. Despojo es lo que estamos sufriendo todos nosotros. Despojo incluso, de nuestras propias conciencias.
Ingrid, la princesa de este extraño verano dijo que Uribe era un gran presidente.
Lo menos que podía hacer, luego de ser liberada de las “feroces garras” de las FARC, sería pedir clemencia para las centenas de prisioneros que están en cárceles en su propio país, o en los Estados Unidos. Pedir cuentas por las muertes y asesinatos de ese ejército a colombianos, y darle menos felicitaciones… que realmente sabemos que el rescate no fue como lo pintan.
Pero los medios de comunicación se han convertido armas de exterminio en masa. Nos someten con sus facturas, sus imágenes, y sus palabras.

VI - El Che y Rafael Correa

Y como decía al principio, la historia es como las olas del mar: suben y bajan…los pescadores sabios lo saben, y esperan a que sea el momento de tender el redil.
Dijo el presidente del Ecuador Rafael Correa: Ese por el que todos (y todas, sobre todo, TODAS seríamos capaces de lavar el cielo con baldes)
'Saben quiénes son los mejores apoyos, las mejores bases para Uribe: las FARC pues, por todas las tonterías que hacen, le dan más popularidad'(8)
¿La popularidad de Uribe se las da las FARC?, ¡Vivir para ver!, pues si así fuere bien valdría que Uribe les pague algo de lo que le llega por diversos conductos dudosos a los guerrilleros.
No lo creo, como no creo que el atraco del primero de marzo de este año, donde asesinaron a boca de jarro a varios guerrilleros e hirieron a civiles, y después a un campesino ecuatoriano, sea consecuencia de la existencia de las FARC.
Rafael Correa estuvo muy preciso en aquella Asamblea de la OEA en marzo de este año cuando se negó a aceptar las justificaciones de terrorismo para agredir a su país.
Si algo nos cautiva de Rafael Correa es que no enarbola militancia política alguna para defender sus principios, defender su país y enfrentarse al Imperio.
Pero con la princesa de este verano, Correa no hubo de cautivarnos: '¡Qué bueno porque ha sido liberada (Betancourt) y qué mal que han quedado las FARC!', (8)
La Ingrid, sin embargo felicitó y apoyó al ejercito colombiano por el atraco del Primero de Marzo en territorio ecuatoriano, acto que el propio Corra calificó como de las peores acciones cometidas en América.
La ex rehén de las FARC estuvo de acuerdo con la humillación, el irrespeto, el latrocinio, cometido en la tierra de Rafael Correa.
Mas no es éste el mayor desacierto del presidente del Ecuador ¡El de Correa fue mayor que el de Hugo Chávez!
Rafael Correa apeló al “Santo” menos apropiado para descalificar a los guerrilleros. Al Santo que es imposible mencionar casi, si no se lleva fusil en el hombro; o si no se derrama una lágrima por la impotencia de no ser capaces de seguir su camino, mencionó al Che Guevara en vano.
Al Che no se le menciona, y menos aun en contra de una guerrilla en América Latina ¡Con rehenes o sin ellos!
Correa es cristiano y sabe lo que es mencionar el santo nombre de Dios en vano.
El Che Guevara es el Dios de los revolucionarios… si es que tuviésemos alguno.
Y veamos entonces lo que dijo El, el Che:
“el poder es el objetivo estratégico sine que non de las fuerzas revolucionarias y todo debe estar supeditado a esta consigna. (9)
Las FARC–EP y el ELN tratan de hacerlo. De lo que se trata es de tomar el poder y no tan sólo el gobierno queridos míos El gobierno es apenas el primer paso… si es que logrado así es un paso.
Nuestro Rafael Correa no debe, ni puede creer que Uribe se hace fuerte por las posiciones “terroristas” de las FARC. Uribe se hace fuerte por la IV Flota imperialista en las costas caribeñas; se hace fuerte porque ya a los revolucionarios parece que se nos acaban los recursos…hoy que hasta Fidel Castro critica el uso de los fusiles.
Estuvimos al lado de Correa aquel primero de marzo y en su actitud de principios frente al mentiroso de Alvaro Uribe, que sigue mintiendo.
Todos adoramos que el economista Rafael Correa ocupara el asiento de presidente del Ecuador. ¿Cómo que ahora invoca al Che contra las FARC?
Ya dije que desapruebo que tengan rehenes, pero de ahí a avergonzarlos con el Che hay buen tramo. Y es tramo muy triste.
Rafael Correa ha usado el Santo Nombre del Che en vano. Y ya ven; hasta la princesa de verano, Ingrid aprueba lo que los fariseos del ejército colombiano cometieron contra la tierra de Manuelita Sáenz….
Esa que sí fue una verdadera princesa, de las que ya no existen y supo alertar a Bolívar de Santander. Manuelita, la libertadora de América que murió pobre y olvidada. A ella que nadie rescató…tan sólo la historia.

VII - Y al final sólo el Che

“Llevada la discusión al terreno de América, cabe hacerse la pregunta de rigor: ¿Cuáles son los elementos tácticos que deben emplearse para lograr el gran objetivo de la toma del poder en esta parte del mundo? ¿Es posible o no en las condiciones actuales de nuestro continente lograrlo (el poder socialista, se entiende) por vía pacífica?
Nosotros contestamos rotundamente: en la gran mayoría de los casos no es posible. Lo más que se lograría sería la captura formal de la superestructura burguesa del poder, y el tránsito al socialismo de aquel gobierno que, en las condiciones de la legalidad burguesa llega al poder formal, deberá hacerse en medio de una lucha violentísima contra todos los que traten, de una manera u otra, de liquidar su avance hacia nuevas estructuras sociales.” (9)

Nota final

Vía electoral, lucha armada, huelgas o poemas de amor si les apetece.

Pero, ¿Cómo los derrotamos? Porque habrá que derrotarlos alguna vez si de verdad queremos salvar la Tierra, a los osos polares, los Pandas, y las ballenas…para no mencionar esta especie tan olvidada que es el hombre y que muere día a día por sus propias manos y sus propias ideas. Para no mencionar este cruel suicidio colectivo.
La guerra va a seguir ¡Dios mediante!, porque seguirá la filosofía del despojo y con ella, como dijo mi Comandante Fidel…la filosofía de la guerra
Todas las vías son bienvenidas si el objetivo es liquidar a éstos, los asesinos de los niños, de las mascotas, las abejas y las aguas del mundo. Estos que quieren hacer festival por la liberación de una…de una sola, y de la menos dañada de las víctimas del mundo.
¡Propongan ustedes!…. Mi palabra es una; aunque con esto ande en contra de nuestros mejores hombres… Revolución
¿La vuestra?
Gracias a las FARC y al ELN y a todos los que luchan por mantener vivas estas esperanzas, que son las que me hacen vivir, y hacen vivir al mundo.

Referencias:
1) Fidel Castro La paz romana Rebelión 6 de julio 2008.
2) James Petras Fidel y las FARC Rebelión 12 de julio 2008.
3) José Martí Nuestra América Revista Ilustrada de Nueva York 30 de enero de 1891 (Obras escogidas; tomo II Editora Política La Habana 1979 pág 519.
4) Hugo Chávez Chávez a las FARC: La guerra de guerrillas pasó a la historia; es hora de liberar a todos los rehenes Telesur 10 de junio 2008.
5) Pascual Serrano La traición de Ingrid Rebelión 5 de Julio 2008.
6) Alejandro Ruiz Ingrid no pasea por Guantánamo Blog Venezuela Cantaclaro 13 de Julio 2008.
7) Fidel Castro Discurso pronunciado en Naciones Unidas New York 1959.
8) Rafael Correa Declaraciones Resumen Latinoamericano 5 de Julio 2008.
9) Ernesto Guevara Táctica y Estrategia de la revolución latinoamericana (Octubre- Noviembre 1962) Publicado en Verde Olivo, 6 de Octubre 1968.

Celia Hart

18/07/2008

FARC EP - La insurgencia del siglo XXI


sábado, 27 de octubre de 2012

Che habla de Camilo



El más brillante de todos los guerrilleros

[... ] Había más o menos una ley no escrita de la guerrilla que aquel que perdía sus bienes personales, lo que todo guerrillero debía llevar sobre sus hombros, pues debía arreglárselas. Entre las cosas que había perdido estaba algo muy preciado para un guerrillero: las dos o tres latas de conserva que cada uno tenía en ese momento.
Al llegar la noche, con toda naturalidad cada uno se aprestaba a comer la pequeñísima ración que tenía, y Camilo —viendo que yo no tenía nada que comer, ya que, la frazada no era un buen alimento— compartió conmigo la única lata de leche que tenía; y desde aquel momento yo creo que nació o se profundizó nuestra amistad.
Tomando sorbos de leche y disimuladamente cuidando cada uno de que el reparto fuera parejo, íbamos hablando de toda una serie de cosas. En general versaba la conversación sobre comida, porque, las conversaciones de las gentes versan sobre los problemas más importantes que le aquejan, y para nosotros la comida era una obsesión en aquellos días...
Hasta ese momento, no éramos particularmente amigos; el carácter era muy diferente. Desde el primer momento salimos juntos. Desde el Granma, desde la derrota de Alegría de Pío estábamos juntos, sin embargo, éramos dos caracteres muy diferentes. Y fue meses después que llegamos a intimar, extraordinariamente.
Chocábamos por cuestiones de disciplina, por problemas de concepción de una serie de actitudes dentro de la guerrilla. Camilo en aquella época estaba equivocado. Era un guerrillero muy indisciplinado, muy temperamental; pero se dio cuenta rápidamente y rectificó aquello. Aun cuando después, hiciera una serie de hazañas que han dejado su nombre en la leyenda, me cabe el orgullo de haberlo descubierto, como guerrillero...
Después, fue comandante; escribió en el llano de Oriente una historia muy rica en actos de heroísmo, de audacia, de inteligencia combatiente e hizo la invasión, en los últimos meses de la guerra revolucionaria.
Lo que a nosotros —los que recordamos a Camilo como una cosa, como un ser vivo— siempre nos atrajo más, fue, lo que también a todo el pueblo de Cuba atrajo, su manera de ser, su carácter, su alegría, su franqueza, su disposición de todos los momentos a ofrecer su vida, a pasar los peligros más grandes con una naturalidad total, con una sencillez completa, sin el más mínimo alarde de valor, de sabiduría, siempre siendo el compañero de todos, a pesar de que ya al terminar la guerra, era, indiscutiblemente, el más brillante de todos los guerrilleros.

(Fragmentos del discurso pronunciado el 28 de octubre de 1964)

Rinden postrer tributo a diplomático cubano desaparecido en Argentina



Con la presencia de funcionarios del gobierno argentino, organismos de DDHH, como La Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, partidos políticos y miembros de la solidaridad argentina, la Embajada de Cuba en Argentina realizó un justiciero y emotivo acto.

Buenos Aires, 25 oct (PL) Un postrer y sentido tributo de recordación fue rendido hoy aquí al diplomático cubano Crescencio Galañena Hernández, secuestrado y desaparecido en 1976 por la dictadura militar argentina y cuyos restos serán repatriados el próximo sábado.
Venimos a cumplir una deuda histórica hacia un país soberano y devolverle los restos de uno de sus hijos para que descansen definitivamente en paz en su patria, dijo el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, al usar de la palabra en el acto de homenaje.
Fresneda transmitió un saludo de la presidenta Cristina Fernández "al pueblo hermano de Cuba" y aseguró que el hallazgo de los restos de Galañena Hernández y su repatriación vienen también a cumplir un sueño del extinto exmandatario Néstor Kirchner "de poder restituir ese honor" a sus compatriotas.
A su turno, Carlos Somigliana, miembro del Equipo Argentino de Antropología Forense que encontró e identificó el cuerpo del diplomático cubano en junio pasado, agradeció a todos los que hicieron posible llegar a este momento.
Hemos aprendido de la peor manera el daño terrible que significa la desaparición, señaló Somigliana, quien realzó la importancia de poder seguir haciendo "este trabajo hermoso que permite llamar las cosas por su nombre y abrir paso a la verdad y la justicia".
Las palabras finales de la ceremonia, realizada en la sede de la Embajada de Cuba, estuvieron a cargo del jefe de la legación diplomática, Jorge Lamadrid, quien significó que los restos de Crescencio Galañena eran recibidos allí 36 años, dos meses y 15 días después de su secuestro y desaparición.
Lamadrid agradeció "el acompañamiento recibido en esta larga búsqueda" y destacó el hecho que por primera vez un tribunal no cubano sentenciara a los autores de un crimen perpetrado contra uno de sus compatriotas.
El tributo a Galeña lo es también a Jesús Cejas, quien fue secuestrado junto a él, y a los 30 mil detenidos-desaparecidos por la última dictadura militar argentina, dijo el diplomático, que abogó por hacer de la unidad, la verdad y la justicia un valladar para impedir que hechos como éstos se repitan.
Galañena y Cejas fueron secuestrados el 9 de agosto de 1976 a pocas cuadras de la Embajada de Cuba y ambos fueron trasladados al centro clandestino de detención Automotores Orletti, una de las sedes del Plan Cóndor, donde fueron torturados y luego desaparecidos.
A mediados del pasado año, el Tribunal Oral Federal número Uno de esta capital condenó a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad al exgeneral Eduardo Cabanillas, quien fungiera como jefe de Automotores Orletti.
Entre quienes hoy rindieron postrer tributo a Galañena estuvieron el secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación, Carlos Zanini y el vicecanciller Eduardo Zuain.

viernes, 26 de octubre de 2012

Silvio Rodríguez: Cuba va - 1990




01. Fábula de tres hermanos
02. La resurrección
03. Santiago de Chile
04. Venga la esperanza
05. Tonada a la muerte
06. Defectos
07. Pequeña serenata diurna
08. Por quien merece amor
09. La escalera
10. Hubo un país
11. De una vez
12. Cuba va (Con Sara González, Amaury Pérez y otros)

www.lapaginadesilviorodriguez.com

jueves, 25 de octubre de 2012

24 de octubre de 1962: el día más terrible de la historia



Se creía que los barcos soviéticos llegarían ese día a la línea del bloqueo naval que el Imperio le había impuesto a Cuba, pero no fue así hasta el día siguiente. La cordura de Nikita Jruschov y la actitud de John Kennedy frente a los esbirros del Pentágono evitaron la guerra nuclear.

EL GRAN CRIMEN

La creación de la bomba nuclear es el peor crimen que la humanidad ha perpetrado contra sí misma a lo largo de la historia, una aplicación criminal que los científicos han hecho de las leyes de la Física que, en una escala infinitamente superior, crearon el universo hace más de trece mil millones de años, en lo que se conoce como el Gran Estallido, teoría aceptada por los astrofísicos del mundo actual y por las personas que no se han embrutecido con la religión.
La desintegración del núcleo de un átomo de uranio que creó la bomba de Hiroshima siguió un principio similar al de la división del átomo original o élam, cuyo tamaño pudo haber sido el de una octillonava parte del átomo actual. Ambos liberaron un campo energético: el de éste, a un nivel subatómico original, crearía, en su evolución, al universo; el de aquél, asesinaría en Hiroshima a unos 100,000 seres humanos, en más de un 90% niños, mujeres y hombres de la tercera edad.
La historia del tiempo demuestra que las leyes de la Física crean si son dirigidas por ellas mismas, pero destruyen si lo son por algo tan primigenio como la mente humana.

EL CULPABLE ORIGINAL

Lo sensible, lo cuerdo, lo racional hubiera sido que ningún gobierno del mundo hubiese tenido el control de esa fuerza abominable; pero no ha sido así y fue, nada menos, que el gobierno imperial de Estados Unidos, con su extenso expediente de crímenes, el primero que la desarrolló, y la única vez que la usó no fue con fines militares, sino para asesinar inocentes, para aterrorizar al mundo con un poder que en ese momento sólo él poseía
La Unión Soviética se vio obligada a crear la misma diabólica fuerza para defenderse de un enemigo ideológico que se empeñaba en destruirla y que, finalmente, la destruyó cuarenta años después, pero de otra forma. ¿Podía el Kremlin fiarse de un gobierno que fue capaz de lanzar esa bomba en pleno centro de Hiroshima para matar inocentes, no para destruir las instalaciones militares, como el Castillo de Hiroshima que era el cuartel general del segundo ejército más poderoso del país al que le hacía la guerra? ¿Puede un ser humano confiar en la pasividad de las bestias que lo acechan?
Unos años después, Inglaterra y Francia desarrollaron la propia arma y el Imperio estableció en Italia y Turquía bases de cohetes nucleares que podían alcanzar a toda Europa y una parte de la URSS asiática. Esos cohetes, sobre todo los de Turquía, apuntaban directamente al corazón de la Unión Soviética; sin embargo, el Kremlin no tomó ninguna medida política ni militar en contra de lo que ponía en peligro, más que su seguridad, su propia supervivencia.
¿Tenían derechos los gobiernos de Moscú y La Habana a establecer bases de cohetes nucleares en Cuba en 1962? Los tenían en la propia forma en que Washington, Ankara y Roma se habían puesto de acuerdo para establecer bases de cohetes nucleares yanquis en Italia y Turquía, de 1958 a 1961 –el Imperio trató de establecerlas en Francia, pero De Gaulle se opuso--. Turquía no está a noventa millas náuticas de la URSS, como Cuba de EU, sino a un simple milímetro de distancia terrestre de Armenia y Georgia, entonces repúblicas soviéticas.
El gobierno de Cuba, aun más que el de la Unión Soviética, tenía poderosas razones para desconfiar de un imperio que lo había agredido y del que se sabía que estaba preparando una gran invasión al país, como se comprobó después cuando se revelaron los documentos oficiales de la época.
El bloqueo naval a Cuba violaba la Carta de Naciones Unidas, y la orden de abordar barcos de otras naciones en aguas internacionales es un acto de piratería condenado por las naciones civilizadas desde hace miles de años. El abordaje de una nave en aguas internacionales es, de acuerdo al Derecho Internacional, un acto de guerra, una invasión, ya que esa nave es considerada territorio del país bajo cuya bandera navega.
No fueron los gobiernos de Cuba ni de la URSS quienes violaron las leyes internacionales, ya que las bases de cohetes en Cuba fueron efecto de un acuerdo voluntario de dos naciones independientes y soberanas.

HACIA EL ABISMO

Veamos, con brevedad, cómo se desarrollaron los hechos:
1-. 14 de octubre: un avión espía U-2 del Imperio toma 928 fotos del occidente cubano.
2-. 15 de octubre: analistas de fotos de la CIA descubren que se están construyendo bases de cohetes nucleares de alcance medio SS-4, en San Cristóbal, provincia de Pinar del Río, al oeste de La Habana.
3-. 16 de octubre: Kennedy es informado de la situación. A las 6:30 p.m. se reúne con los nueve miembros del Consejo de Seguridad Nacional y cinco asesores. Se crea el Executive Committee –EXCOMM-- para dirigir todo lo relativo a la crisis.
4-. 17 de octubre y días siguientes: informado de la situación, el Estado Mayor Conjunto –Joint Chiefs of Staff-- de las fuerzas armadas de EU acuerda, en forma unánime, una invasión a Cuba, precedida por un bombardeo masivo a sus bases nucleares, varias aún en construcción, y a las instalaciones militares convencionales en todo el país. Se estima que sólo el previo bombardeo puede ocasionar al menos unos 100,000 muertos. El jefe de la aviación, general Curtis LeMay, culpable directo del asesinato de más de tres millones de civiles inocentes en Alemania, Japón y Corea (ver aquí en Kaos “Breve historia de un diablo”, 27 de abril del 2012) es el jefe militar que más insiste en el bombardeo inmediato, seguido unos días después por la invasión. Kennedy se opone a ese acuerdo militar y prefiere una solución negociada. LeMay lo acusa de cobarde (Muchos años después se reveló que si ese bombardeo se hubiese perpetrado, de Cuba habrían sido disparados, sobre todo hacia Washington y Nueva York, varios cohetes con cargas nucleares de tres megatones, 230 veces más poderosas que la de Hiroshima. Estados Unidos no poseía entonces anticohetes que pudieran evitarlo, ya que éstos eran efectivos unos doce minutos después de ser lanzados, y los que salían de Cuba llegaban a las ciudades más importantes de EU en cinco o seis minutos. Ése, por supuesto, hubiese sido el inicio de la Primera Guerra Nuclear en que podían morir hasta 1,000.000,000. de seres humanos, en su inmensa mayoría civiles inocentes)
5-. 22 de octubre: en un discurso televisado que tiene repercusión mundial, Kennedy informa sobre las bases nucleares y anuncia el bloqueo naval a 800 millas náuticas de Cuba. Las fuerzas militares del Imperio son puestas en alerta – DEFCON 3--.
6-. 23 de octubre: el premier Nikita Jruschov le envía una carta a Kennedy en la que expresa que el bloqueo naval “es una seria amenaza a la paz y seguridad del mundo” y asegura que los barcos proseguirán con rumbo a Cuba. Kennedy decide dar más tiempo para que se pueda lograr una solución negociada y decide que los barcos que imponen el bloqueo se sitúen a 500 millas de Cuba. Se espera que los más avanzados lleguen a la nueva línea del bloqueo mañana por la tarde. La alerta militar en EU asciende a DEFCON 2, la más alta desde el fin de la guerra mundial.
Veamos la crónica histórica que escribí hace unos años:

INMINENTE PELIGRO DE GUERRA NUCLEAR

El Dario de la Historia, Nueva York, 24 de octubre de 1962, ocho y diez minutos de la mañana. El gobierno de la Unión Soviética rechazó anoche el bloqueo naval que Estados Unidos ha de imponerle a Cuba, a partir de las diez de la mañana de hoy, y anunció que sus barcos seguirán avanzando hacia ese país, advirtiendo, además, que si alguno de ellos es detenido y abordado por los oficiales de la Marina de Guerra estadounidense que han de implantar la cuarentena, tal acción sería considerada un acto de guerra.
La nota oficial del Kremlin, divulgada por la agencia oficial TASS, dice, además, que la decisión del gobierno de Estados Unidos de bloquear a Cuba, anunciada por el presidente John F. Kennedy en la noche de antier, día 22, es una violación de la Carta de Naciones Unidas y un acto de piratería, ya que ningún gobierno del mundo tiene derecho a abordar por la fuerza barcos de ninguna clase en aguas internacionales. La nota aclara que, en alta mar, una nave es territorio del país bajo cuya bandera navega y que abordarla sin su permiso equivale a una invasión territorial.
La declaración soviética afirma, además, que el establecimiento de las bases de cohetes nucleares en Cuba ha sido efecto de la libre voluntad de dos naciones independientes que sólo están sometidas a sus leyes, no a las de ningún otro país, en la propia forma que la instalación de las bases de cohetes nucleares de Estados Unidos en Turquía fue producto del libre albedrío de ambos países y el Kremlin no impuso bloqueo alguno a Turquía, país fronterizo con la URSS.
Los cohetes nucleares de Cuba son de alcance medio e intermedio. Los primeros tienen un radio de acción de unas mil millas aéreas, o sea pueden llegar hasta Washington y Nueva York. Los segundos alcanzan unas dos mil millas y llegarían desde la Bahía de Hudson hasta Lima.
De desatarse esta guerra, las naciones usarían, como es lógico –la lógica de la locura--, todas las armas a su alcance para defenderse a sí mismas, como han hecho siempre en la historia. Es imposible imaginar, por ello, que se pueda producir una guerra entre las tres superpotencias nucleares del mundo --EU, la URSS y Cuba-- sin que éstas utilicen las bombas nucleares que ahora poseen.
Se cree que el primer buque soviético pudiera llegar a la línea del bloqueo en el transcurso del día de hoy. Si el capitán de este barco, como es de esperarse, acata la orden del Kremlin de proseguir su viaje sin detenerse y atravesar la línea de cuarentena naval y, por su parte, como se espera también, los oficiales de la Marina de Guerra de Estados Unidos acatan las órdenes de la Casa Blanca de detener a cualquier barco que trate de cruzar dicha línea y hundirlo si no lo hace, la guerra entre Estados Unidos y la Unión Soviética pudiera desencadenarse hoy mismo. El mundo vive, pues, momentos de enorme tensión. En esta guerra pudieran morir mil millones de ser humanos, casi la tercera parte de la humanidad.
Algunos científicos han declarado que esa cifra pudiera ser mucho mayor, porque incluyen a quienes morirían por las consecuencias indirectas de la guerra. De tal forma, estiman que la explosión de miles de bombas nucleares pudiera desencadenar graves fenómenos naturales en el planeta, como terremotos de escalas más altas de los que hasta hoy se conocen, que podrían matar a otros muchos millones de seres humanos y provocar grandes mareas tidales, o tsunamis, que inundarían las costas de varios continentes ahogando a cientos de millones de personas que viven en las zonas próximas a los océanos.
Otros científicos sugieren que la atmósfera terrestre podría ser bloqueada por cuerpos físicos y elementos químicos que tan ciclópeos estallidos les lanzaría, impidiendo que la radiación solar llegue a extensos territorios del planeta, provocando la desaparición de la agricultura y la ganadería y la subsecuente hambruna mundial, en la que perecerían, lentamente, muchos de los que no tuvieron la suerte de morir achicharrados, pero con benigna rapidez, por el inmenso calor que generan las explosiones nucleares, mayor que el de las capas exteriores del sol. (nota posterior a esta crónica: eso provocaría el enfriamiento del planeta y el regreso, al menos por 50 años, de una era glacial, o sea lo que se conoce como Invierno Nuclear) .
Se ha dicho que los cohetes de Cuba llevan bombas nucleares de tres megatones. Se desconoce la cantidad real de bombas nucleares que existen en los arsenales de Estados Unidos y la Unión Soviética, pero se calcula que pueden ser de quince a veinte mil, casi todas con un poder de destrucción de un megatón o más. Se estima que pueda haber cientos, quizás miles, de bombas de uno, tres, cinco, diez, cincuenta y hasta cien megatones. Una bomba nuclear de tan sólo tres megatones equivale al poder destructivo de tres millones de toneladas de TNT, o sea que una bomba de cien megatones equivale a cien millones de toneladas de TNT. Recientemente, Nikita Jruschov reveló que su país tiene varias bombas nucleares de cien megatones, por lo que se calcula que Estados Unidos las deba tener también.
La bomba de Hiroshima tuvo un poder destructivo equivalente al de trece mil toneladas de TNT –otras fuentes estiman que pudo haber sido hasta de veinte mil-- y mató al 80% de las personas que se hallaban en el radio de un kilómetro de su hipocentro, o sea el punto en que, a 618 metros de altura sobre la ciudad, hizo explosión, matando a mas de 100,000 seres humanos.
Una bomba de tres megatones equivale a 230 bombas de Hiroshima y de cien, a 7,592. ¿Es el poder destructivo de estas bombas proporcional al que tuvo aquel original estallido genocida? ¿Matará una bomba de tres megatones al 80 % de las personas que se encuentren en un radio de 230 kilómetros de su hipocentro, o quizás al 100% porque las bombas de hoy son más mortales que las de entonces? ¿Matará una bomba de cien megatones al 80 o al 100%, de las personas que se hallen a 7,592 kilómetros de su hipocentro? De ser así, una bomba de cien megatones que explote, por ejemplo, en París, mataría del 80 al 100% de las personas que se encuentren en toda Europa, el norte de África, el cercano Oriente y una part de Asia. Otra de éstas que haga explosión, por ejemplo, en La Habana, si tal proporción fuese cierta, mataría del 80 al 100% de los seres humanos que se hallen en el Caribe, México, América Central, Estados Unidos, casi toda América del Sur y las dos terceras partes de Canadá.
Por lo pronto, este cronista regresará en breve a su hogar de esta ciudad, abrazará con fuerza a su esposa y sus dos pequeñas hijas, y, para ponerle un poco de sensatez a esta inmensa locura, abrirá, una vez más, su libro de cabecera porque siempre ha tenido la tierna ilusión de morir, junto a sus seres más queridos, leyendo el capítulo de Los Miserables en que Jean Valjean encuentra a la pequeña Cosette, junto al pozo, temblando de frío y de miedo bajo las sombras tenebrosas de la noche, en el bosque de Montfermeil.

LO QUE SUCEDIÓ DESPUÉS

7-. 25 de octubre: los barcos soviéticos disminuyen su velocidad. Se cree que algunos puedan haber iniciado su regreso a Europa, sin embargo, nuevas fotos de los U2 señalan que se ha acelerado los trabajos para finalizar la construcción de las bases en Cuba.
8-. 26 de octubre: El premier Jruschov le envía otra carta a Kennedy en la que dice que estaría dispuesto a desmantelar las bases si el gobierno de Estados Unidos se compromete, públicamente, a no invadir a Cuba.
9-. 27 de octubre: Jruschov envía una nueva carta en la que propone el desmantelamiento de las bases de Cuba si EU hace lo mismo con las de Turquía. Un U2 es derribado sobre territorio cubano. El Pentágono aumenta su presión sobre los miembros del EXCOMM para que se invada a Cuba lo antes posible. Kennedy se resiste y decide aceptar los términos de la carta anterior de Jruschov sobre el compromiso de EU de no invadir a Cuba.
10-. 28 de octubre: Jruschov anuncia en Radio Moscú el desmantelamiento de las bases nucleares en Cuba –unos meses después, el Imperio cerraría las bases nucleares de Turquía--.

DUEÑO DEL CRIMEN, NO DEL MUNDO

La política imperial que se opuso a la decisión soberana de dos naciones independientes, hace medio siglo, dando origen a la Crisis de Octubre… aún perdura. Ahora ya no es Cuba, sino Irán… y pudieran ser otras naciones en los próximos años.
El Imperio, que actúa como si fuera dueño del mundo, declara que no permitirá que Irán, país independiente y soberano, una de las cunas históricas de la civilización, posea una sola bomba nuclear, pero fue el propio imperio el que convirtió a Israel en una gran potencia nuclear dotándolo de cientos de bombas y, además, de cohetes que alcanzan hasta los ocho y nueve mil kilómetros. Se cree que Israel posea hoy unas 400 bombas nucleares que lo convierte en la tercera potencia nuclear del mundo. Eso no lo hizo el gobierno de Israel por sí mismo: fue un curioso regalo del Imperio.
¿Bajo qué principios, qué leyes, qué moral puede el gobierno sionista poseer ese arsenal mientras se le niega una sola de esas bombas a otras naciones?
A nadie le extrañe que el insolente capricho del Imperio y el sionismo sobre Irán provoque en el futuro inmediato una guerra que sería mucho más catastrófica que la que pudo comenzar hace hoy medio siglo

Carlos Rivero Collado

Silvio Rodriguez - Otras presentaciones.




01. Canción urgente para Nicaragua (Managua 1983)
02. Pequeña serenata diurna
03. Te doy una canción
04. Canción del elegido
05. Canción urgente para Nicaragua
06. Canción del elegido
07. Unicornio
08. Apenas abro los ojos (con Carlos Varela)
09. Con Maiakovski en Moscú
10. Te seré fiel (con Pablo Milanés)

http://www.lapaginadesilviorodriguez.com

Silvio Rodriguez - Varias presentaciones.




01. Llover sobre mojado (En la universidad de la Habana 1985)
02. Canción del elegido (En la universidad de la Habana 1985)
03. Playa Girón (En la universidad de la Habana 1985)
04. Te doy una canción (En la universidad de la Habana 1985)
05. Requiem (En la universidad de la Habana 1985)
06. El mayor (En la universidad de la Habana 1985)
07. Yo soy como soy (En la universidad de la Habana 1985)
08. Canción urgente para Nicaragua (En la universidad de la Habana 1985)
09. Unicornio (En la universidad de la Habana 1985)
10. Requiem (Día del educador 1985)
11. Rabo de nube (con Chucho Valdés - Acapulco)
12. Sonrisas de papel (En Casa de las Américas 1979)
13. Yo te invito a caminar conmigo (En Casa de las Américas 1979)
14. La era está pariendo un corazón (En Casa de las Américas 1979)
15. Y nada más (En Casa de las Américas 1979)
16. Fusil contra fusil (En Casa de las Américas 1979)
17. En estos días
18. Ojalá
19. Historia de las sillas (con Santiago Feliú - Ensayos y encuentros 1985)
20. En mi calle (con Frank Fernández)
21. Por quién merece amor
22. Requiem (con la Camerata Brindis de Salas 1991)
23. En mi calle (con Chucho Valdés)
24. Oh! melancolía (con Chucho Valdés)
25. El dulce abismo (con el grupo Manguare)
26. El vagabundo (con el grupo Manguare)
27. Variaciones sobre un viejo tema (Teatro Karl Marx 1991)
28. Emilia (Teatro Karl Marx 1991)
29. De la ausencia y de ti (con Diákara 1992)

www.lapaginadesilviorodriguez.com

miércoles, 24 de octubre de 2012

Silvio Rodriguez - Dias y Flores




Días y Flores es el primer álbum oficial del cantautor cubano Silvio Rodríguez.
En España, debido a la dictadura franquista hubo que cambiar el nombre del disco por Te Doy una Canción, ya que se censuraron los temas "Santiago de Chile" y "Días y Flores" (este último daba el nombre al disco); esas canciones se sustituyeron por "Madre" y "Te Doy una Canción". Al desaparecer la censura luego de la caída de la dictadura, las dos canciones fueron agregadas de nuevo.

Temas:

1- "El Mayor" -- 3:36
2- "La Vergüenza" -- 3:19
3- "Sueño con serpientes" -- 5:44
4- "Pequeña Serenata Diurna" -- 2:46
5- "Como Esperando Abril" -- 3:25
6- "Playa Girón" -- 3:25
7- "Esta Canción" -- 3:59
8- "Yo Digo Que las Estrellas" -- 3:28
9- "En el Claro de la Luna" -- 4:58
10- "Santiago de Chile" -- 4:22
11- "Días y Flores" -- 5:32

Silvio Rodriguez - Al final de este viaje




Este disco fue grabado acompañado únicamente de una guitarra e incluye canciones compuestas entre los años 1968 y 1970. Uno de los discos más directos de Silvio, sin utilizar arreglos ni adornos. Incluye algunos de los temas clásicos del cantautor, como "Ojalá", "Canción del elegido" y "Óleo de mujer con sombrero".

Lista de temas:

1- "Canción del elegido" -- 2:56
2- "La familia, la propiedad privada y el amor" -- 3:49
3- "Ojalá" -- 3:33
4- "La era está pariendo un corazón" -- 3:11
5- "Resumen de noticias" -- 3:44
6- "Debo partirme en dos" -- 4:54
7- "Óleo de una mujer con sombrero" -- 2:26
8- "Aunque no esté de moda" -- 3:37
9- "Qué se puede hacer con el amor" -- 2:49
10- "Al final de este viaje" -- 3:47
Mas "Dias y Flores" no incluido en el disco -- 3:59

martes, 23 de octubre de 2012

Che Guevara, donde nunca jamás se lo imaginan




La intensa y apasionante vida del revolucionario argentino-cubano que a los 39 años, en 1967, fue asesinado en Bolivia en su último intento guerrillero por llevar adelante la lucha por un mundo más justo. Una síntesis con imágenes inéditas que nos acercan a este hombre excepcional, no importa el ángulo desde el que se juzguen sus ideas y su acción que trascendió su generación y llega hasta hoy como un referente de cpacidad de sacrificio, coraje y ternura.

FICHA TÉCNICA

País: Cuba
Guión y Dirección: Manuel Pérez Paredes
Montaje: Pedro Suárez
Música de presentación: Los Caminos, Pablo Milanés,Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC
Música: Edesio Alejandro, Ernesto Cisneros
Narración: Julio Acanda
Voz del Che: Patricio Wood
Grabación de Narración: Raúl García
Asesor de texto: Francisco García
Directora de Producción: Mayra Segura
Directora de Post Producción: Celina Morales
Asistente de Producción: Roberto Viña
Telecine: Jorge Contreras
Archivo de Sonido: José Galindo
Mezcla de música: Israel López
Dis. de Créditos: Lester Hamlet, Elvira de la Osa
Productores: Juan Luis Galindo, Camilo Vives, Alberto Segura

Fidel Castro está agonizando



Bastó un mensaje a los graduados del primer curso del Instituto de Ciencias Médicas “Victoria de Girón”, para que el gallinero de propaganda imperialista se alborotara y las agencias informativas se lanzaran voraces tras la mentira. No solo eso, sino que en sus despachos cablegráficos le añadieron al paciente las más insólitas estupideces.
El periódico ABC de España, publicó que un médico venezolano que radica no se sabe donde, reveló que Castro había sufrido una embolia masiva en la arteria cerebral derecha, “puedo decir que no vamos a volverlo a ver públicamente”. El presunto médico, que si lo es abandonaría primero a sus propios compatriotas, calificó el estado de salud de Castro como “muy cercano al estado neurovegetal”.
Aunque muchas personas en el mundo son engañadas por los órganos de información, casi todos en manos de los privilegiados y ricos, que publican estas estupideces, los pueblos creen cada vez menos en ellas. A nadie le gusta que lo engañen; hasta el más incorregible mentiroso, espera que le digan la verdad. Todo el mundo creyó, en abril de 1961, las noticias publicadas por las agencias cablegráficas acerca de que los invasores mercenarios de Girón o Bahía de Cochinos, como se le quiera llamar, estaban llegando a La Habana, cuando en realidad algunos de ellos trataban infructuosamente de llegar en botes a las naves de guerra yankis que los escoltaban.
Los pueblos aprenden y la resistencia crece frente a las crisis del capitalismo que se repiten cada vez con mayor frecuencia; ninguna mentira, represión o nuevas armas, podrán impedir el derrumbe de un sistema de producción crecientemente desigual e injusto.
Hace pocos días, muy próximo al 50 aniversario de la “Crisis de Octubre”, las agencias señalaron a tres culpables: Kennedy, recién llegado a la jefatura del imperio, Jruschov y Castro. Cuba nada tuvo que ver con el arma nuclear, ni con la matanza innecesaria de Hiroshima y Nagasaki perpetrada por el presidente de Estados Unidos Harry S. Truman, estableciendo la tiranía de las armas nucleares. Cuba defendía su derecho a la independencia y a la justicia social.
Cuando aceptamos la ayuda soviética en armas, petróleo, alimentos y otros recursos, fue para defendernos de los planes yankis de invadir nuestra Patria, sometida a una sucia y sangrienta guerra que ese país capitalista nos impuso desde los primeros meses, y costó miles de vidas y mutilados cubanos.
Cuando Jruschov nos propuso instalar proyectiles de alcance medio similares a los que Estados Unidos tenía en Turquía —más cerca todavía de la URSS que Cuba de Estados Unidos—, como una necesidad solidaria, Cuba no vaciló en acceder a tal riesgo. Nuestra conducta fue éticamente intachable. Nunca pediremos excusa a nadie por lo que hicimos. Lo cierto es que ha transcurrido medio siglo, y aun estamos aquí con la frente en alto.
Me gusta escribir y escribo; me gusta estudiar y estudio. Hay muchas tareas en el área de los conocimientos. Nunca las ciencias, por ejemplo, avanzaron a tan asombrosa velocidad.
Dejé de publicar Reflexiones porque ciertamente no es mi papel ocupar las páginas de nuestra prensa, consagrada a otras tareas que requiere el país.
¡Aves de mal agüero! No recuerdo siquiera qué es un dolor de cabeza. Como constancia de cuan mentirosos son, les obsequio las fotos que acompañan este artículo.

Fidel Castro Ruz
Octubre 21 de 2012
10 y 12 a.m.

lunes, 22 de octubre de 2012

domingo, 21 de octubre de 2012

Abel sigue iluminando nuestro camino



José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, presidió el homenaje a Abel Santamaría, en ocasión de conmemorarse este sábado el aniversario 85 de su natalicio

ENCRUCIJADA, Villa Clara.— En presente fue este sábado la emotiva evocación de Abel Santamaría Cuadrado aquí, en su tierra natal, por el aniversario 85 de su natalicio, y que estuvo presidida por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.
Hoy rendimos tributo a un hombre excepcional, calificado con justicia por Fidel, como el más generoso, querido e intrépido de nuestros jóvenes, expresó Julio Lima Corzo, primer secretario del Partido en Villa Clara, en las palabras centrales del acto con el cual este pueblo le rindió homenaje al Héroe en nombre de toda Cuba.
Recordó pasajes de la niñez e infancia de Abel en el central Constancia, su posterior traslado a La Habana en busca de nuevas posibilidades económicas y su incorporación allí a la lucha contra la corrupción del gobierno de Carlos Prío y luego contra la dictadura de Batista.
Lima Corzo rememoró el primer encuentro de Fidel y Abel el primero de mayo de 1952, un hecho que selló los destinos de ambos jóvenes.
Subrayó además que desde los primeros momentos, por su capacidad de organización y discreción, Abel se convirtió en el segundo jefe del Movimiento 26 de Julio. Llevó a cabo también, por orden de Fidel, la toma del Hospital Civil Saturnino Lora, y luego de cumplir esa misión fue hecho prisionero y asesinado.
«Quisieron apagar la luz de sus ojos y ellos resplandecen, iluminan el camino por donde transitan los sueños y esperanzas de las generaciones de hombres y mujeres que reconocen en el Moncada la rica cantera del alma de la Patria», enfatizó.
En nombre de las nuevas generaciones, la estudiante Ana María Orozco ratificó el compromiso de ser dignos seguidores de Abel y de hacer de su ejemplo nuestra conducta diaria.
Significó que él está en este pueblo que, a pesar del bloqueo, lucha por seguir adelante; como también lo está en nuestros Cinco Héroes detenidos injustamente en los Estados Unidos.
En el acto, efectuado en la plaza que se honra con el nombre del Héroe, se encontraban presentes también Jorge Lina Pestana Mederos, presidente del Poder Popular en Villa Clara; y otros dirigentes del Partido, el Gobierno, la UJC y la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, así como miembros de organizaciones estudiantiles y de masas, de las FAR y el Minint.

Mercedes Sosa en Casa de las Américas




Quizá la había visto antes en Cuba, pero siempre me ha parecido que conocí a Mercedes Sosa en el estadio de béisbol de Santiago de los Caballeros, en la República Dominicana, una noche de diciembre de 1974. Ella se incorporaba a "7 días con el pueblo", un festival de canción comprometida que se venía celebrando desde hacía dos o tres jornadas. Aquella noche las luces del estadio parecían romper la oscuridad y el pueblo reclamaba a sus cantores.
En el pequeño espacio en que nos apretábamos los que esperábamos turno, me las arreglé para ubicarme al lado de ella, presentarme y decirle lo que la admiraba. Por último, azorado de mi propia locuacidad, tuve la mala pata de brindarle un trago, que rechazó arrugando la nariz. Mal comienzo, me dije.
La recuerdo otra noche, también recién llegada, en este caso a Cuba, para más señas en Casa de las Américas, ella junto a nuestra amiga común, Haydee Santamaría. Fuimos un grupito de cantores a recibirla, a gozar del privilegio de tenerla cerca por un rato. Por entonces la acompañaba un asombroso guitarrista que llamaba Pepeto, el que lamentablemente no mucho después falleció. Entre Mercedes y Pepeto, más que conjunción, había un estado de gracia.
La recuerdo también en Managua, en un Festival por la paz. Estaban Alí Primera, Chico Buarque, Isabel Parra, Daniel Viglietti, los hermanos Mejía Godoy y muchos más. Pocas veces como aquel día tuve un flujo de comunicación tan intenso con Mercedes. Fue algo extra verbal, una empatía poderosa que ocurrió entre ella y yo. Alguien que pasaba nos hizo un par de fotos que recogen un poco el momento. Siempre que las veo me estremezco.
A principios de los años 80 me designaron para presentarla en Varadero, en uno de los dos festivales de la canción que dirigió la Nueva Trova. Y a mí, que tanto me corto en esos lances y que salgo sin guión, se me ocurrió decir que se trataba de alguien cuyo nombre era oro en la historia de la canción latinoamericana... Me acuerdo que mientras la ovacionaban yo me bajé de allí con la sensación de haber dicho una estupidez, por comparar a Mercedes con el también llamado vil metal.
Hoy, con el dolor de la pérdida presente, lejos de aquel agitado Varadero, me doy cuenta de que dije lo correcto. Mercedes -como Yupanqui y Violeta- es oro sustancial de las raíces de Los Andes, tesoro de nuestro patrimonio sin tiempo.
Bienaventurada es Mercedes Sosa

Silvio Rodríguez Domínguez

viernes, 19 de octubre de 2012

La crisis de los misiles en Cuba: EE.UU. jugó a la ruleta rusa con la guerra nuclear



A menudo se elogia la manera en la que el Presidente Kennedy manejó la crisis. En realidad, no reparó en los enormes riesgos que sus decisiones podrían causar con tal de imponer la hegemonía estadounidense.

Hace 50 años, el mundo estuvo en vilo durante la última semana de octubre, desde el momento en que se supo que la Unión Soviética había colocado misiles con ojivas nucleares en Cuba, hasta el fin oficial de la crisis -que aunque el público lo ignorara, fue solamente "oficial".
La imagen del mundo en vilo se la debemos a Sheldon Stern, quien fuera el historiador de la Biblioteca Presidencial John F. Kennedy y que publicó la versión autorizada de las grabaciones de audio de las reuniones de EXCOMM (siglas en inglés de Comité Ejecutivo de Seguridad Nacional), en las que Kennedy y sus asesores más cercanos debatieron cómo responder a la crisis. Las reuniones fueron secretamente grabadas por el presidente, lo que puede haber incidido en que su postura a lo largo de las sesiones sea relativamente moderada, en comparación con los otros participantes, que ignoraban que estaban hablando para la posteridad. Stern acaba de publicar un estudio accesible y preciso de este importante documento, que fue desclasificado en los 90. En la conclusión dice: "Nunca antes o desde entonces, la supervivencia de la civilización humana estuvo en juego durante unas pocas semanas de peligrosas deliberaciones", que culminaron con la semana que tuvo en vilo al mundo.
Había buenas razones para esta preocupación mundial. Una guerra nuclear era inminente, una guerra que pudo haber "destruido el hemisferio norte", como alertó el Presidente Eisenhower. Kennedy evaluó que la probabilidad de guerra podría haber sido tan alta como del 50%. Esta cifra se incrementó a medida que la confrontación alcanzaba su pico. En Washington se implementó un "plan secreto para una catástrofe con el fin de asegurar la supervivencia del gobierno", descripto por el periodista Michael Dobbs en su recientemente publicado y bien documentado bestseller sobre la crisis, aunque no explica la razón para hacerlo, dadas las características naturales de una guerra nuclear. Dobbs cita a Dino Brugioni "como un miembro clave del equipo de la CIA que monitoreaba la instalación de los misiles soviéticos", y que no visualizaba otra salida más que "la guerra y la destrucción total" mientras las agujas del reloj marcaban Un minuto para la medianoche -el título elegido por Dobbs para su libro. El historiador Arthur Schlesinger, hombre cercano a Kennedy, describió los sucesos como "los más peligrosos momentos en la historia de la humanidad". El Secretario de Defensa Robert McNamara se preguntaba si "viviríamos para ver otro sábado por la noche", y después reconoció que apenas "nos salvamos".
Si se examina más de cerca lo sucedido, las opiniones anteriormente mencionadas adquieren sombríos matices, con reverberaciones en el presente.

"El momento más peligroso"

Hay varios candidatos para este título. Uno es el 27 de octubre, cuando los destructores de EE.UU. que implementaban la cuarentena y el cerco alrededor de Cuba lanzaron cargas de profundidad sobre los submarinos soviéticos. Según los recuentos de los soviéticos, reportados por el Archivo de Seguridad Nacional, los comandantes de los submarinos estaban "tan nerviosos con las explosiones que consideraron disparar torpedos nucleares, cuya capacidad explosiva de 15 kilotones, era similar a la de la bomba que devastó Hiroshima en agosto de 1945".
En uno de los casos, la decisión de ensamblar un torpedo nuclear para iniciar la batalla fue vetada en el último minuto por el segundo Capitán del submarino, Vasili Archipov, a quien se le atribuye haber salvado al mundo de un desastre nuclear. Hay pocas dudas sobre cuál habría sido la reacción de EE.UU. si el torpedo hubiera sido disparado o cómo habrían respondido los rusos si su país hubiera estallado en llamas. Kennedy ya había declarado el máximo alerta nuclear antes del lanzamiento (Defcon 2), que autorizaba "a los aviones de la OTAN con pilotos turcos... [u otros]... a despegar, volar hasta Moscú y lanzar una bomba", según Graham Allison, analista estratégico en Asuntos Exteriores de la Universidad de Harvard.
Otro candidato para el título es el día previo, el 26 de octubre. Ese día fue escogido como "el momento más peligroso" por el Mayor Don Clawson, quien piloteaba un avión B-52 de la OTAN y proporcionó una descripción espeluznante de las misiones Domo de Cromo (CD, Chrome Dome) durante la crisis: "los aviones B-52 en estado de alerta con armas nucleares a bordo y listas para ser usadas". "El 26 de octubre fue el día en que la nación estuvo al borde de la guerra nuclear", escribe Clawson en sus "anécdotas irreverentes de un piloto de la Fuerza Aérea" publicadas con el título ¿Hay algo que la tripulación debería saber?. En una oportunidad, Clawson estuvo en la situación de desencadenar el cataclismo final. Concluye diciendo:
"Tuvimos mucha suerte al no haber hecho estallar el mundo -y no fue gracias al liderazgo político o militar de este país."
Los errores, las confusiones, los riesgos de accidentes y los malentendidos de los dirigentes reportados por Clawson son sorprendentes, pero no tanto como las reglas de comando y control -o la falta de ellas. Clawson cuenta que durante las 15 misiones de 24 horas en la que participó como piloto -el máximo tiempo posible- los comandantes "no poseían la habilidad de evitar que un miembro arrogante de la tripulación ensamblara y disparara un arma termonuclear" ni incluso un anuncio que enviara "un alerta a la totalidad de la flota aérea sin posibilidades de reversión". Una vez que la tripulación iniciaba el vuelo, llevando armas nucleares:
"Hubiera sido posible ensamblarlas y lanzarlas sin ninguna intervención desde tierra. No había inhibidores en el sistema."
Cerca de un tercio de la fuerza total estaba en el aire, según el General David Burchinal, director de planes del personal aéreo en las bases de la Fuerza Aérea. El Comando Estratégico, quien estaba a cargo, parece haber tenido poco control en la realidad. Y según el relato de Clawson, la Autoridad del Comando Nacional no recibía suficiente información del Comando Estratégico, lo que quiere decir que los que tomaban las decisiones en EXCOMM, en las que se ponía en juego el destino de la humanidad, sabían incluso menos. El relato oral del General Burchinal no es menos espeluznante, y pone de manifiesto un profundo desprecio por el comando civil. Según él, la capitulación de los rusos nunca estuvo en duda. Las operaciones CD estaban diseñadas para dejarles en claro a los rusos de que ellos no podrían competir en una confrontación militar, y que si lo hacían, serían rápidamente destruidos.
Examinando los registros de EXCOMM, Stern concluye que el 26 de octubre el Presidente Kennedy se "inclinaba hacia una acción militar para eliminar los misiles en Cuba", seguida de una invasión, según los planes del Pentágono. Era evidente que el acto podría haber desencadenado la guerra, una conclusión reforzada posteriormente por las revelaciones de que se habían desplegado armas nucleares, y de que las fuerzas rusas eran mucho más poderosas de lo que admitía la inteligencia de EE.UU.
Cuando las reuniones de EXCOMM estaban finalizando a las 6 de la tarde del 26 de octubre, llegó una carta del Primer Ministro Kruschev, dirigida al Presidente Kennedy. Dice Stern que el "mensaje parecía claro":
"Retiraremos los misiles si EE.UU. promete que no invadirá Cuba."
El día siguiente, a las diez de la mañana, el Presidente volvió a grabar el audio secreto. Leyó en voz alta un reporte del servicio de cable que acababa de recibir:
"El Primer Ministro Kruschev le envió un mensaje al Presidente Kennedy diciendo que hoy retiraría las armas de Cuba si EE.UU. retira sus misiles de Turquía."
Se trataba de misiles Júpiter con cabezas nucleares. El reporte fue confirmado. Aunque el comité lo recibió como algo inesperado, en realidad lo estaban esperando. "Sabíamos que podría llegar desde hace una semana", les informó Kennedy. Se dio cuenta que hubiera sido difícil rechazar el consentimiento público. Se trataba de misiles obsoletos, que ya habían sido marcados para ser reemplazados por los submarinos Polaris de mucho mayor fuerza letal y menor vulnerabilidad. Kennedy reconoció que estaría en una "posición insostenible si esa fuera la propuesta [de Kruschev]", porque los misiles en Turquía no servían y serían retirados de cualquier manera, y porque "esto le parecería a cualquier hombre de EE.UU. o a cualquier hombre racional, como un intercambio justo".

Un grave dilema

Los dirigentes se enfrentaron a un grave dilema: habían recibido de Kruschev dos propuestas, de alguna manera diferentes, para terminar con la amenaza de una guerra catastrófica, y ambas serían recibidas por el "hombre racional" como justas. ¿Cómo reaccionar entonces?
Una posibilidad podría haber sido la de suspirar aliviados porque la civilización sobreviviría, aceptar con entusiasmo ambas ofertas y anunciar que EE.UU. respetaría las leyes internacionales y retiraría toda amenaza de invadir Cuba; que retiraría los misiles obsoletos de Turquía, procediendo como lo tenían planeado en función de perfeccionar la amenaza contra la Unión Soviética, como parte de un cerco global de Rusia. Pero eso era impensable.
La razón básica por la que no podría considerarse la postura anterior fue explicada por McGeorge Bundy, asesor de Seguridad Nacional, ex Decano de Harvard, reconocido como la estrella más brillante del firmamento de Camelot. El mundo debe comprender que "la amenaza actual contra la paz no está en Turquía, sino en Cuba", donde los misiles nos apuntan a nosotros. La fuerza bélica estadounidense, muy superior a cualquier otra y apuntando a su enemigo soviético, más débil y vulnerable, no puede ser considerada de ninguna manera como una amenaza contra la paz porque nosotros somos buenos, como pueden dar testimonio mucha gente del hemisferio occidental y de más allá -entre ellos, las víctimas de la guerra antiterrorista llevada a cabo por EE.UU. contra Cuba, o aquellos afectados por la "campaña de odio" en el mundo árabe, que tanto desconcertó a Eisenhower (no así al Consejo de Seguridad Nacional que lo explicaba claramente).
Y, por supuesto, la idea de que EE.UU. debía ser restringido por el derecho internacional era demasiado ridícula para ser considerada. Como lo explicó recientemente el respetado comentarista liberal Matthew Yglesias: "una de las muchas funciones del orden institucional internacional es precisamente el de legitimar el uso de la fuerza militar letal por los poderes occidentales" -es decir, estadounidense- entonces es "sorprendentemente ingenuo", y más que ingenuo, "tonto", sugerir que EE.UU. debe respetar el derecho internacional o cualquier otra condición impuesta por lo que carecen de poder: una declaración franca de presupuestos operacionales, dada por sobreentendida por el equipo de EXCOMM.
En una conversación subsiguiente, el presidente remarcó que "estaríamos en una posición desventajosa" si eligiéramos desencadenar la conflagración internacional al rechazar propuestas que los sobrevivientes consideren razonables, si a alguien le importara esto. Esta postura "pragmática" representaba el nivel máximo en cuanto a consideraciones morales. En un análisis de documentos recientemente hecho públicos sobre la era del terror de Kennedy, Jorge Domínguez, un experto en América Latina de la Universidad de Harvard hizo notar lo siguiente:
"En solo una ocasión, en casi mil páginas de documentos, un funcionario de EE.UU. hizo una observación que se aproxime a una débil objeción moral con respecto al terrorismo patrocinado por el gobierno de EE.UU."
Un miembro del Consejo de Seguridad Nacional sugirió que incursiones aéreas que son "azarosas y matan inocentes... pueden ocasionar reportes de prensa desfavorables en algunos países amigos". Las mismas actitudes predominaron a través de los debates durante la crisis de los misiles, como cuando Robert Kennedy alertó que una invasión de gran escala en Cuba podría "matar a una gran cantidad de gente, y que vamos a tener que responder a una gran reacción en contra por ello". Y esto prevalece hasta el presente con solo raras excepciones, como lo prueban los documentos.

Sin el conocimiento público...

Podríamos haber estado "incluso en una peor situación" si el mundo hubiera sabido más sobre las acciones de EE.UU. en esa época. Solo recientemente supimos que, seis meses antes de la crisis, EE.UU. había desplegado secretamente misiles en Okinawa, casi idénticos a los que Rusia envió posteriormente a Cuba. Los misiles seguramente apuntaban a China, en un momento en el que se habían incrementado las tensiones en la región. Okinawa sigue siendo una de las principales bases militares ofensivas de EE.UU. a pesar del desacuerdo de sus habitantes, que en este momento miran con preocupación las maniobras de los helicópteros V-22 Osprey, propensos a accidentes, en la base militar Fukenma, ubicada en el corazón de un área urbana densamente poblada.
En las deliberaciones posteriores, EE.UU. se comprometió a retirar los misiles obsoletos de Turquía, pero no lo declaró ni por escrito ni públicamente: era importante que quedara la idea de que Kruschev había capitulado. Se dio una razón interesante, y fue aceptada como razonable por académicos y comentaristas. En palabras de Dobbs:
"Si hubiera parecido que EE.UU. estaba desmantelando sus bases unilateralmente, bajo presión de la Unión Soviética, la alianza (OTAN) podría haberse resquebrajado."
O, para decirlo de otra manera, con un poco más de apego a la verdad, si EE.UU. reemplazaba misiles inservibles con armas mucho más letales, como lo tenía planeado, en un intercambio con Rusia que cualquier "hombre racional" hubiera considerado justo, esto habría causado el resquebrajamiento de la OTAN. Lo que queda claro es que, cuando Rusia retiró el único obstáculo que protegía a Cuba de un ataque de EE.UU. en medio de la amenaza de un invasión directa y se retiró de la escena, los cubanos se enfurecieron -como puede comprenderse. Pero esta es una comparación inaceptable por razones de doble estándar: nosotros somos seres humanos que importan mientras que ellos son "no-gentes", usando la frase de Orwell.
Kennedy también hizo una promesa informal de no invadir Cuba pero con condiciones: no solamente el retiro de los misiles sino también la terminación o, al menos, una drástica disminución de la presencia militar rusa. (A diferencia de Turquía, en la frontera con Rusia, donde ninguna medida de este tipo sería considerada.) Cuando Cuba deje de ser un "campo armado", entonces "probablemente no invadiremos", fueron las palabras del presidente. Agregó también que si Cuba esperaba librarse de una amenaza de invasión de EE.UU., debería terminar su "subversión política" (la frase pertenece a Stern) en América Latina.
La subversión política ha sido un tema reiterado constantemente durante años. Fue invocado, por ejemplo, cuando Eisenhower derrocó al gobierno democrático de Guatemala y hundió al torturado país en el abismo en el que aún se encuentra. Y el tema siguió vigente durante las guerras terroristas de Reagan en América Central en los ochenta. La "subversión política" consistió en apoyar a los que se resisten a los ataques asesinos de EE.UU. y sus regímenes-clientes, y a veces -horror de lo horrores- hasta incluso proveen armas a las víctimas.

El problema con Castro

En el caso de Cuba, el consejo de planeamiento político del Departamento de Estado explicó:
"El peligro principal que confrontamos con Castro es... el impacto que tiene la mera existencia de su régimen sobre el movimiento izquierdista en muchos países de América Latina... El simple hecho es que Castro representa un desafío exitoso a EE.UU., una negación de nuestra política para todo el hemisferio de casi un siglo y medio."
La doctrina Monroe anunciaba la intención de EE.UU., entonces inaplicable, de dominación del hemisferio occidental. Un ejemplo de gran trascendencia contemporánea fue revelado por un importante estudio recientemente realizado por el académico iraní Ervand Abrahamian sobre el golpe de estado de EE.UU. y Gran Bretaña contra el régimen democrático de Irán en 1953. Mediante un análisis minucioso de los documentos internos, demuestra de manera convincente que la historia oficial no tiene respaldo. Las causas principales del golpe no estuvieron relacionadas con la Guerra Fría, ni con la irracionalidad iraní que despreciaba las "intenciones benignas" de Washington, ni siquiera con el acceso al petróleo y otras ganancias sino más bien con la demanda de "controles generales" con amplias implicaciones de hegemonía global, que habían sido amenazadas por el nacionalismo independiente. Esta es la razón que descubrimos una y otra vez al investigar casos particulares.
En Cuba, también, y esto no nos sorprende -aunque el fanatismo ameritaría ser analizado en este caso. La política de EE.UU. hacia Cuba ha sido criticada duramente a través de toda América Latina, y ciertamente también en la mayor parte del mundo pero "un respeto básico por las opiniones de la humanidad" se acepta como una retórica vacía entonada sin convicción el 4 de julio. Desde que se han realizado encuestas sobre el tema, una mayoría considerable de la población de EE.UU. ha apoyado la normalización de las relaciones con Cuba pero eso, también es insignificante. La falta de consideración de la opinión pública es, por supuesto, normal. Lo que es interesante en este caso es que se ignora la opinión de poderosos sectores económicos que también apoyan la normalización de las relaciones, y que frecuentemente tienen una gran influencia en las decisiones políticas: energía, agroindustria, sector farmacéutico y otros. Esto sugiere que hay un poderoso interés estatal involucrado en castigar a los cubanos, al igual que factores culturales puestos en evidencia por la histeria de los intelectuales de Camelot.

El fin... solo oficialmente

La crisis de los misiles finalizó oficialmente el 28 de octubre. La resolución de la crisis no fue oscura. Esa noche, en un programa especial de la CBS, Charles Collingwood reportó que el mundo había salido "de la más terrible amenaza de holocausto nuclear desde la Segunda Guerra Mundial.. con una humillante derrota de la política de la Unión Soviética". Dobbs comenta que los rusos trataron de interpretar la salida a la crisis como "otro triunfo de la política exterior por la paz de Moscú contra los imperialistas promotores de la guerra", como "los dirigentes soviéticos extremadamente sabios y razonables salvaron el mundo de la amenaza de la destrucción nuclear". Extrapolando los hechos básicos de las tendencias al ridículo, el acuerdo de Kruschev "había salvado al mundo de la amenaza de destrucción nuclear".
Sin embargo, la crisis no había terminado. El 8 de noviembre, el Pentágono anunció que todas las bases de misiles soviéticos habían sido desmanteladas. El mismo día, reporta Stern, "un equipo de sabotaje realizó un ataque en una fábrica cubana", aunque la campaña terrorista de Kennedy, conocida como Operación Mangosta, había sido formalmente reducida en el pico de la crisis. El ataque terrorista del 8 de noviembre respalda la observación de Bundy de que la amenaza para la paz estaba en Cuba, no en Turquía -donde los rusos no continuaron un asalto letal. Esta no era, sin embargo, la conclusión de Bundy, ni siquiera podría haberlo entendido así.
El respetado académico Raymond Garthoff, quien tuvo mucha experiencia dentro del gobierno, agrega más información en su detallado relato de 1987 sobre la crisis de los misiles. Escribe: "El 8 de noviembre un equipo enviado desde EE.UU. para ejecutar una acción encubierta de sabotaje hizo explotar las instalaciones de una fábrica cubana", matando 400 trabajadores, según una carta enviada por el gobierno de Cuba al Secretario General de las N.U. Garthoff comenta que los "soviéticos solo podían analizar [el ataque] como una marcha atrás en lo que era para ellos, la cuestión clave que estaba pendiente: las garantías de EE.UU. de que no atacaría Cuba", particularmente porque el ataque terrorista había sido lanzado desde EE.UU. Esta y otras "acciones a través de terceros" revela una vez más, que el riesgo y el peligro para ambas partes podrían haber sido extremos, y que la catástrofe no había sido descartada". Garthoff también examina las operaciones destructivas de la campaña terrorista de Kennedy, las que ciertamente serían consideradas más que justificativos para la guerra, si EE.UU. o sus aliados o sus clientes fueran las víctimas, y no los autores.
Por la misma fuente, más adelante sabemos que el 23 de agosto de 1962 el presidente emitió el Memorando de Seguridad Nacional No 181, "una directiva para organizar una revuelta interna, a continuación de la cual se produciría una invasión militar de EE.UU.", que involucraría "importantes planes, maniobras y movimiento de tropas y equipo militar de EE.UU." que seguramente eran conocidos por Cuba y Rusia. También en agosto, se intensificaron los ataques terroristas entre ellos el ataque desde una lancha a un hotel cubano de la costa "donde se sabía que se congregaban técnicos militares soviéticos, matando a rusos y cubanos"; ataques a barcos de carga británicos y cubanos; contaminación de cargamentos de azúcar; y otras atrocidades y sabotajes, ejecutados principalmente por organizaciones de exiliados cubanos que operaban libremente en La Florida. Poco después vino "el momento más peligroso en la historia de la humanidad", y no fue casualidad.

Jugando con fuego

Kennedy renovó oficialmente las operaciones terroristas después del fin de la crisis de los misiles. Diez días antes de su asesinato, aprobó un plan de la CIA de "operaciones de destrucción" a ser ejecutado por terceros, "contra una gran refinería petrolera e instalaciones de almacenamiento, una planta de energía eléctrica, fábricas de azúcar, puentes ferroviarios, instalaciones de una bahía y demolición submarina de muelles y barcos". Un plan de asesinato de Fidel Castro fue supuestamente iniciado el mismo día del asesinato de Kennedy. La campaña terrorista fue suspendida en 1965, pero "una de las primeras medidas tomadas por Nixon en 1969 fue instruir a la CIA para que intensificara las operaciones encubiertas contra Cuba", reporta Garthoff.
En el último número de la revista Political Science Quarterly, Montague Kern sostiene que la crisis de los misiles es una de esas "crisis de gran calibre... en la que un enemigo ideológico (la Unión Soviética) es percibido universalmente como el atacante, conduciendo a un movimiento de todos detrás de la bandera que expandió en gran medida el respaldo al presidente, incrementando sus opciones políticas". Kern tiene razón al decir "percibido universalmente" de esa manera, dejando de lado a los que han escapado un poco de las cadenas ideológicas como para prestar alguna atención a los hechos. Kern, de hecho es uno de ellos. Otro es Sheldon Stern, quien reconoce lo que desde hace tiempo fue conocido por las personas con desviaciones. Comenta lo siguiente:
"La explicación original de Kruschev sobre el envío de misiles a Cuba fue fundamentalmente cierta: el líder soviético nunca se propuso usar esas armas como una amenaza para la seguridad de EE.UU., sino como una defensa para proteger a Cuba, un país aliado, de ataques de EE.UU. y en un esfuerzo desesperado de darle a la URSS la apariencia de igualdad en el equilibrio de poder nuclear."
Dobbs también reconoce que:
"Castro y los patrones soviéticos tenían razones reales para temer intentos de EE.UU. de un cambio de régimen, incluyendo, como último recurso, la invasión de Cuba... [Kruschev] también era sincero en su deseo de defender la revolución cubana de su poderoso vecino del norte."
Los ataques de EE.UU. son frecuentemente subestimados por los comentaristas estadounidenses como bromas tontas, dicen que los matones de la CIA se les fueron de las manos al gobierno. Nada más alejado de la realidad. Los "mejores y los más brillantes" reaccionaron ante la derrota de Bahía de Cochinos (Playa Girón, en Cuba) casi histéricos, incluyendo al presidente, quien solemnemente le informó al país que:
"Las sociedades complacientes, indulgentes consigo mismas, blandas están a punto de ser barridas con los escombros de la historia. Solo las fuertes... tienen posibilidad de sobrevivir."
Y solo podrán sobrevivir, pensaba evidentemente, usando el terror masivo -aunque este agregado era secreto, y es todavía ignorado por los leales que perciben que su enemigo ideológico fue quien atacó -la percepción casi universal, como lo dijo Stern. El historiador Piero Gleijeses observa que después de la derrota de Bahía de Cochinos, JFK lanzó un embargo asfixiante para castigar a los cubanos por haber derrotado una invasión respaldada por EE.UU., y "le pidió a su hermano, el Fiscal General, que dirigiera el grupo de alto nivel de agencias estatales que supervisaría la Operación Mangosta, un programa de operaciones paramilitares, guerra económica y sabotaje, implementado por el propio Kennedy a fines de 1961 para infligirle los 'terrores de la tierra' a Fidel Castro y, en términos más prosaicos, para derrocarlo".
La frase "terrores de la tierra" fue acuñada por Arthur Schlesinger en su biografía prácticamente oficial de Robert Kennedy, que estuvo a cargo de la guerra terrorista, y que le informó a la CIA que el problema cubano es "de la más alta prioridad para el gobierno de EE.UU. -todo lo demás es secundario- no se debe ahorrar tiempo, esfuerzo ni efectivos" para derrocar al régimen castrista. La Operación Mangosta fue dirigida por Edward Lansdale, quien poseía una vasta experiencia en "contrainsurgencia" -el término usado para las acciones terroristas realizadas por EE.UU. Elaboró un cronograma que conduciría a la "revuelta y el derrocamiento del régimen comunista" en octubre de 1962.
La "definición final" del programa reconocía que "el éxito definitivo solo se logrará con una intervención militar decisiva de EE.UU." después de que el terrorismo y la subversión hayan preparado el terreno. Estaba implícito que la intervención militar de EE.UU. ocurriría en octubre de 1962, cuando explotó la crisis de los misiles. Los sucesos que acabamos de analizar explican porque Cuba y Rusia tenían buenas razones para tomar en serio las amenazas.
Años más tarde, Robert McNamara reconoció que Cuba tenía justificaciones para temer un ataque. "Si hubiera estado en el lugar de un cubano o un ruso, yo también habría sentido temor", dijo en el 40 aniversario de la crisis de los misiles. En cuanto al "esfuerzo desesperado de la URSS por una apariencia de igualdad" mencionado por Stern, nos recuerda que la estrecha victoria electoral de Kennedy en 1960 dependía de la fabricación de una "brecha en los misiles" armada para aterrorizar al país y para condenar como débil en asuntos de seguridad nacional al gobierno de Eisenhower. Había ciertamente una "brecha en los misiles", pero era claramente a favor de EE.UU. Según sostiene el analista estratégico Desmond Ball en su estudio del programa de misiles de Kennedy, la primera "declaración pública inequívoca" sobre los verdaderos hechos fue la de octubre de 1961, cuando el Secretario de Defensa Roswell Gilpatric informó al Consejo de Negocios que "EE.UU. tendría un mayor sistema de respuesta nuclear después de un ataque sorpresivo que la fuerza nuclear que podría emplear la Unión Soviética en su primer ataque".
Los rusos eran, por supuesto, muy concientes de su debilidad y vulnerabilidad relativas. También eran concientes de la reacción de Kennedy cuando Kruschev le ofreció reducir drásticamente la capacidad de ofensiva militar y procedió a hacerlo unilateralmente ante la falta de respuesta de Kennedy: Kennedy emprendió un enorme programa armamentista.

En retrospectiva

Las dos cuestiones más cruciales sobre la crisis de los misiles están relacionadas con cómo comenzó y cómo terminó. Comenzó con el ataque terrorista de Kennedy contra Cuba, con la amenaza de invasión en octubre de 1962. Terminó con el rechazo presidencial de la propuesta rusa que le hubiera parecido justa a cualquier persona racional pero que era impensable porque desgastaría el principio fundamental de que EE.UU. tiene el derecho unilateral de desplegar misiles nucleares en cualquier parte, apuntando a China o a Rusia o a cualquier otro país, en sus fronteras; y el principio asociado de que Cuba no tiene derecho a tener misiles para su defensa contra lo que parecía ser una inminente invasión de EE.UU. Para establecer estos principios con firmeza, era totalmente apropiado enfrentar el alto riesgo de una guerra con un poder de destrucción inimaginable, y rechazar maneras simples y justas, según lo admitieron ellos mismos, de terminar con la amenaza.
Garthoff sostiene que "en EE.UU. hubo un grado de aprobación casi unánime a la manera en que Kennedy manejó la crisis". Dobbs dice que "el tono de constante optimismo fue marcado por el historiador de la corte, Arthur Schlesinger Jr., quien escribió que Kennedy había 'deslumbrado al mundo' mediante una 'combinación de dureza y moderación, de fuerza de voluntad, nervios y sabiduría, tan brillantemente controlado, tan incomparablemente calibrado'. En un tono más sobrio, Stern está parcialmente de acuerdo, notando que Kennedy repetidamente rechazó el consejo militante de sus asesores y asociados que pedían la intervención militar y dejaban de lado las opciones pacíficas.
Los sucesos de octubre de 1962 son ampliamente considerados como los momentos más destacados de Kennedy. Graham Allison se une a muchos otros en presentarlos como una "guía sobre cómo desactivar conflictos, manejar relaciones de alto nivel de poder, y tomar decisiones correctas sobre temas de política exterior en general". En un sentido muy estrecho, estas evaluaciones parecen razonables. Las grabaciones de audio de las reuniones de EXCOMM revelan que el presidente se diferenció del resto, a veces de casi todos los demás, al rechazar el uso prematuro de la violencia.
Sin embargo, persiste un interrogante más de fondo: ¿Cómo se puede evaluar la moderación relativa de Kennedy en el manejo de la crisis dentro del contexto más amplio que acabamos de analizar? Pero este tema no puede ser analizado en una cultura moral e intelectual muy disciplinada, que acepta sin cuestionamientos el principio básico de que EE.UU. es efectivamente el dueño del mundo por derecho, y que es, por definición, una fuerza del bien a pesar de los errores y malentendidos ocasionales. Por lo tanto, es lisa y llanamente apropiado que EE.UU. despliegue una fuerza masiva de ataque sobre todo el mundo, mientras que es una ofensa cuando los otros (excepto los aliados y los clientes) hacen hasta el mínimo gesto en esa dirección, y hasta cuando piensan en disuadir al benigno poder hegemónico global de usar la violencia.
Esa doctrina es el principal cargo oficial contra Irán hoy en día. Irán podría ser una fuerza disuasiva contra un ataque de EE.UU. e Israel. Este tópico también formó parte de las consideraciones durante la crisis de los misiles. En las conversaciones internas, los hermanos Kennedy expresaron sus temores de que los misiles en Cuba pudieran ser una fuerza disuasiva de una invasión de Venezuela, que entonces estaba bajo consideración. Por ello, "Bahía de Cochinos había sido una decisión correcta", concluyó JFK.
Los principios siguen vigentes y representan un riesgo constante para una guerra nuclear. No han escaseado los graves peligros desde la crisis de los misiles. Diez años después, durante la guerra árabe-israelita de 1973, Henry Kissinger declaró un alerta nuclear de alto grado (Defcon 3) para advertirles a los rusos de que se mantengan al margen mientras que él autorizó secretamente a Israel a violar el cese al fuego impuesto por EE.UU. y Rusia. Cuando Reagan asumió el gobierno, pocos años después, EE.UU. lanzó operaciones para poner a prueba las defensas rusas y simuló ataques aéreos y navales, mientras emplazaba misiles Pershing en Alemania, a cinco minutos de tiempo de vuelo de los objetivos de ataque rusos, proveyendo lo que la CIA llamó un "poder de ataque súper sorpresivo".
Obviamente, esto causó una gran alarma en Rusia, país que a diferencia de EE.UU. sufrió repetidas invasiones y fue prácticamente destruido. Esto condujo a una gran amenaza de guerra en 1983. Hubo cientos de casos en los que la intervención de una persona abortó un ataque minutos antes de que ocurriera, después de que los sistemas automáticos dieran falsas alarmas. No tenemos acceso a los registros rusos pero no hay dudas de que sus sistemas son más propensos a un accidente.
Mientras tanto, India y Pakistán se han aproximado a una guerra nuclear varias veces, y las fuentes del conflicto siguen vigentes. Ambos se han negado a firmar un tratado de no proliferación, al igual que Israel, y han recibido apoyo de EE.UU. para el desarrollo de sus programas de armas nucleares -hasta hoy, en el caso de India, un actual aliado de EE.UU. Las amenazas bélicas en el Medio Oriente, que podrían volverse reales en cualquier momento, una vez más incrementan el peligro de una catástrofe.
En 1962 se logró evitar la guerra por la determinación de Kruschev para aceptar las demandas hegemónicas de Kennedy. Pero no podemos contar que un criterio similar estará siempre presente. Es casi un milagro que no se haya producido hasta ahora la guerra nuclear. Existen más razones que nunca para escuchar la advertencia formulada hace unos 60 años por Bertrand Russell y Albert Einstein: el dilema es "crudo, horrible e ineludible":
"¿Se va a poner fin a la raza humana; o la humanidad deberá renunciar a la guerra?"

Noam Chomsky

martes, 16 de octubre de 2012

La Historia me Absolverá



Un día como hoy, 16 de octubre de 1953, el joven abogado Fidel Castro Ruz pronunció su ya histórico alegato La Historia me Absolverá, extraordinario discurso que forma parte de las obras clásicas universales de las Ciencias Políticas por su contenido y factura.
El impresionante alegato en defensa del por qué el Moncada, y de denuncia de la dictadura, de los crímenes alevosos cometidos con sus compañeros apresados el 26 de Julio y en días sucesivos, constituyó el programa político movilizador y de fundación.
El pensamiento revolucionario que se expresó en la autodefensa de La Historia me Absolverá puso en el primer plano la necesidad de luchar por la toma del poder político para iniciar la solución de los problemas existentes en el país.
Además, en el campo de las transformaciones económicas y sociales hubo una estrategia central: el cumplimiento en lo esencial de lo que se llamó después el "Programa del Moncada", o sea, soluciones para el problema de la tierra, la industrialización, la vivienda, el problema del desempleo, la educación y el de la salud del pueblo, entre otros.
Ni la férrea censura de prensa, ni el local apartado de una pequeña habitación de un hospital de la heroica Santiago de Cuba, donde se celebró esa vista del juicio del Moncada, pudieron borrar sus palabras.
El abogado acusador reconstruyó el discurso en la prisión de Isla de Pinos y este fue impreso y distribuido clandestinamente. Se había planteado que ese era el primer deber que él y sus compañeros tenían para con los que murieron. Escribió a Haydée Santamaría y Melba Hernández, encargadas de imprimirlo que: "Si queremos que los hombres nos sigan hay que enseñarles un camino y una meta digna de cualquier sacrificio. Lo que fue sedimentado con sangre debe ser edificado con ideas".

Granma

lunes, 15 de octubre de 2012

La verdadera historia de la Operación Peter Pan



La más cruel operación de guerra psicológica de la CIA

El Miami Dade College, una institución universitaria de esa ciudad estadounidense, inaugurará en los próximos días una escultura del artista cubanoamericano Enrique Martínez Celaya, que pretende conmemorar los 50 años del fin de la Operación Peter Pan.
Un comunicado de dicha institución asegura que la inauguración de la escultura será el 19 de octubre en un pequeño parque frente a la Torre de la Libertad de Miami, propiedad de ese establecimiento educativo.
Según los organizadores, “recordará todas las luchas de las generaciones pasadas, y le dará la bienvenida a nuevas generaciones plenas de esperanza y optimismo”. ¿Será que añoran otra operación basada en la mentira con la intención de causar daño a la familia cubana?.
La historia de Cuba que se pretende escribir desde Miami está llena de falsedades y mentiras, muy lejos de la verdad y la ética.
Uno de los capítulos más miserables en la incesante campaña de engaños, calumnias y fechorías contra la Revolución Cubana fue la Operación Peter Pan, una de las acciones de subversión más crueles desarrolladas por la CIA, el Departamento de Estado e instituciones religiosas de Estados Unidos, con el apoyo de organizaciones contrarrevolucionarias dentro de Cuba, donde las principales víctimas serían indefensos niños y padres engañados o confundidos por ilusorios rumores, con propósitos desestabilizadores.
El 26 de diciembre de 1960 llegaron a Miami los primeros niños que viajaron por la Operación Peter Pan, ejecutada por el sacerdote de origen irlandés Bryan O. Walsh y financiada por el gobierno de Estados Unidos. La misma se extendió a lo largo de 22 meses y finalizó teóricamente el 22 de octubre de 1962 con la Crisis de Octubre, aunque en realidad se extendió hasta bien entrada la década de 1970, con nuevas variantes, como la de los vuelos de menores de edad a Madrid.
Según escribe Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del parlamento de Cuba, en la introducción al libro Operación Peter Pan, un caso de guerra psicológica contra Cuba, de los autores Ramón Torreiro y José Buajasán:
“La burda patraña, según la cual el gobierno revolucionario iba a quitarles los hijos a sus padres, privándoles de la patria potestad, fue echada a circular por la CIA y la contrarrevolución después que las autoridades revolucionarias llevaban varios meses haciendo, precisamente, lo contrario: la Ley 797 del 20 de mayo de 1960 había facultado al Ministerio de Justicia para que, en forma totalmente gratuita, realizara inscripciones y transcripciones de nacimientos y celebrase matrimonios que antes no se habían efectuado legalmente.
“Esa ley sirvió de base a lo que se denominó Operación Familia que benefició a 400 mil uniones extramatrimoniales y a 500 mil niños. Jamás en la historia de Cuba se hizo tanto y en tan breve tiempo para extender y consolidar la patria potestad y fortalecer la institución de la familia.
“Quienes diseminaron la mendaz calumnia dentro del país, habían contemplado sin chistar una sociedad en la que para una parte sustancial de la población, sumida en la mayor miseria, esa posibilidad jamás existió y habían convivido, en gozosa y pastoral armonía, con gobernantes corruptos que nada hicieron para resolver el drama de muchas familias cubanas.”
Muchos de aquellos niños fueron enviados a casas de adopción, orfelinatos, e incluso, a establecimientos penitenciarios para delincuentes juveniles. Muy dura se presentó la vida para estos infantes debido a la inadecuada alimentación que recibieron, la existencia de pandillas en los centros de recepción y campamentos, el uso de castigos corporales, la obligación de hacer tareas domésticas humillantes y ser explotados por sus tutores y maestros.
Entre los Peter Pan hubo quienes se asieron a sus raíces y defendido a su tierra hasta con la vida, como es el caso de Carlos Muñiz Varela, quien fuera fundador de la Brigada “Antonio Maceo” y director de la Agencia Viajes Varadero, que promovía excursiones de la comunidad cubana, de norteamericanos y puertorriqueños a Cuba. Muñiz Varela fue asesinado a balazos el 28 de abril de 1979 por elementos terroristas de la ultraderecha cubano-americana, por el simple hecho de simpatizar con la Revolución y promover vínculos estables con su patria; otros como el senador Mel Martínez y el músico Willy Chirino se han sumado a la agresión de Estados Unidos contra su país natal.
Asombrosamente, algunos historiadores de Miami, medios de comunicación capitalistas e instituciones como el Miami Dade College, se refieren a esta operación como una de las más conmovedoras historias de cubanos huyendo del comunismo, y engrandecen el supuesto humanismo de sus ejecutores, pretendiendo ocultar la verdadera historia de la Operación Peter Pan.

Omar Pérez Salomón