miércoles, 31 de agosto de 2016

Eusebio y el amor a una nación




Como si le hubieran esperado toda la vida para oírle hablar, este jueves se reunieron en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba una multitud de personas para escuchar la voz y las palabras de Eusebio Leal Spengler.
El Historiador de la Ciudad de La Habana fue el último entrevistado del espacio “Encuentro con…” en la temporada de verano. Su interlocutora, la periodista Magda Resik, visiblemente emocionada por su invitado y la reacción de los presentes, expresó: “Mientras más veo cuánto se quiere a Eusebio Leal, más orgullosa me siento de los años de trabajo que he vivido a su lado y que viviré”.
La charla comenzó por la ausencia momentánea de Leal en los últimos meses, y que ha generado preocupación en algunos. “¿Cuándo las dolencias del cuerpo lo tensionaron, qué bellezas del espíritu a su alrededor lo hicieron recuperar la fuerza?”, preguntó Resik.
El Historiador explicó que prefirió la incomunicación ante los rumores para evitar, precisamente, las especulaciones: “En medio de ellas surgieron momentos inefables de afecto, de personas muy queridas”. Regresar fue necesario entonces, “sobre todo cuando uno tiene responsabilidades y está acostumbrado a llevarlas al detalle: la lámpara que quedó encendida a las doce del día, el árbol que agoniza, la piedra que no se puso, todo eso es para mí una motivación diaria”.
“Ahora lo importante es volver a las esencias de los problemas de los que me he preocupado durante años. Y comenzar, como si comenzara de nuevo, que es lo más importante. Siempre comenzar de nuevo, cada día”, sentenció Leal.
Sobre la primera vez que se enamoró de La Habana, el Historiador de la Ciudad recordó los años en que la visitó siendo un niño, y aquellos en los que le tocó trabajar transitando sus calles a partir de agosto de 1959.
Cuenta que, de pequeño, entrar en esa parte de la ciudad, era como descubrir un mundo mágico, “en el cual influía la lancha de Regla que era próxima, los vendedores de frituras, los puestos… Me llamaron mucho la atención las proporciones desmesuradas. Cuando volví mayor, más consciente, esas proporciones me fascinaron. La Habana Vieja era la dimensión”.
Durante ese primer trabajo itinerante como inspector del Ayuntamiento de La Habana, un joven Leal conoció desde las casas de alta alcurnia, los palacios, hasta los barrios más distantes y pequeños, y todo eso le permitió descubrir las bellezas de La Habana toda: “por eso rechazo mucho la idea de estar encerrado en La Habana Vieja como si esa fuera mi única preocupación”.
“Un hombre que tanto ha querido a La Habana, ¿cómo la sueña para nosotros, cómo debiéramos ser para que La Habana sea?”, indagó Resik. “Es un sueño mío, pero compartido con todos los que la quieren, la quisieron y la querrán. Se habla todo el tiempo del velo de decadencia que cubre la ciudad, pero cuando este se rompe deja ver la maravilla, sea en lo que hemos defendido rabiosamente como la línea del Malecón, o en la Casa de las Tejas Verdes”, expresó el Historiador.
“No tenemos idea del valor del suelo. Vivimos en una isla que es pequeña. Siempre esperamos a orillas del mar lo que ha de venir, pero también el espacio que ocupamos es fundamental. Por eso luchamos tanto por defender las cosas, de ahí que es tan importante detener la expropiación sistemática de las personas, sin que por eso me proponga coartar la libertad de los cubanos. Mucho se ha luchado para alcanzar esos espacios”, afirmó.
El Historiador citó el esfuerzo de crear la Plaza Vieja, “un ideal de ciudad”. Hoy el espacio acoge en los anteriores hogares de los vecinos, sólo negocios y emprendimientos particulares. Ante esto, Leal reconoció que está bien que las personas, ante una necesidad, tomen decisiones, pero de no detenerse esa práctica, ante el dinero brutal que la respalda, “lo perderíamos todo”.
En su siguiente pregunta, Magda se refirió a la responsabilidad ciudadana, un llamado constante del Historiador ante el maltrato de monumentos y espacios públicos. Desde la televisión y la radio se ha escuchado su voz hacia el compromiso con el entorno urbano, la arquitectura y el patrimonio cubano.
El también director de la Red de Oficinas del Historiador y Conservador de la Ciudad, reconoció que esa conciencia estaba antes representada en la figura pública, luego en las escuelas, y finalmente ha llegado a esa institución fundamental que es la familia. Pero lo que realmente necesitamos es “conocernos a nosotros mismos, saber quiénes somos”, y para saber hay que indagar no sólo en el pasado de la familia sino también del país.
“Saber quiénes somos y de donde venimos es un ejercicio de conocimiento”; solo así podremos sentir que “tenemos raíces en el suelo, y a partir de ese reconocimiento de nosotros mismos, es posible pensar en el patrimonio común”.
El Dr. Leal llamó a que no se puede vivir pensando que el pasado fue mejor. Tal como existe el límite de aquello que le pertenece a otros, también existe el límite de los que nos pertenece a todos: un parque, un jardín, una estatua o un monumento.
En sus palabras recordó el constante debate de la apropiación libre y desmedida de los símbolos nacionales, como es el caso de la bandera. “No estoy de acuerdo con eso”, enfatizó. “No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”. Dicho esto, el público presente arrancó en aplausos y ovaciones. El Historiador hacía un llamado a una práctica que hemos tendido a imitar de países industrializados: la mercantilización de nuestros símbolos patrios: “Como voy a pensar que es la misma bandera que reverencian los niños en las escuelas, que cubre el féretro de un intelectual o un soldado, que el deportista levanta cuando alcanza para su patria y su familia un gran logro. No podemos imitar lo que está mal hecho (…) Por esa vulgarización comienza un deterioro de los valores”.
“Cuando hablamos del patrimonio, sea material o intangible, mientras se es más conservador se es más vanguardista. Es en lo único. Hay que tratar de preservar”, afirmó Leal Spengler.
No faltaron las preguntas esenciales, los poemas y las anécdotas, las risas que desbordan algunos de sus comentarios jocosos. Eusebio Leal es un hombre excepcionalmente corriente, amante de la historia y de sus grandes hombres y mujeres, alumno de Emilio Roig de Leuchsenring y como él, develador de misterios, como cuando encontró el diario perdido del Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, y descubrió en sus páginas al verdadero héroe, al ser humano.
“En usted representamos mucho de lo que un patriota cubano debería ser”, confesó Magda Resik. “¿Pero qué es ser patriota?”. El Historiador, con su sencillez habitual, respondió: “Es una carga muy pesada arriba de cada uno, porque la cubanía es un sentimiento que puede sentirse en cualquier ángulo de la tierra donde uno enfoca el lar patrio, el lugar donde nació. Una cosa es nuestro país, una tierra, una isla. Lo segundo es el concepto Patria, un poema por el cual tanto se luchó; y lo tercero, una nación, el estado de derecho, los símbolos nacionales, la vida en común, respetándole a cada cual su espacio pero unidos por una convención, un sentimiento de ser una nación”.
“Debemos admitir esa cubanía en sus luces y en sus sombras, en sus defectos y virtudes. El concepto de Patria no admite naufragio ni olvido. Es como la relación del ser humano con la madre, que lo excede todo. El vínculo misterioso que también tenemos con nuestra Patria. Por eso es muy importante la memoria. Cuando se siente amor hacia las piedras mohosas del Valle de Viñales, el Cauto precioso, la filiación hacia lo que es indudablemente nuestro, entonces la Patria es una realidad”, finalizó.

Thays Roque Arce

Fidel: 90 años en el corazón de la clase obrera




El 13 de Agosto el compañero Fidel Castro Ruz cumplió 90 años.

La clase obrera internacional hace llegar su saludo revolucionario a este gran combatiente marxista leninista, símbolo de firmeza ideológica y lealtad revolucionaria. El triunfo de la Revolución Cubana impactó en los jóvenes obreros adolecentes de mi generación como el acto más heroico sucedido en tierras americanas en el siglo XX. La Revolución Cubana nos ha dejado su huella imperecedera que algunos conservamos hasta hoy.

Hablar de la revolución es hablar de Fidel

Tanto en enero de 1959 como en abril de 1961, el genio militar revolucionario de Fidel se vio coronado con la victoria, el imperialismo sufrió su primera gran derrota militar en América Latina. Desde entonces quedó grabada en la memoria de la clase obrera internacional, así como en la conciencia de los sectores populares, que el imperialismo no es invencible, que se le puede derrotar, pero luchando contra él como en Nicaragua, El Salvador, Bolivia o Venezuela aunque se tenga reveces como los de Guatemala, Chile, Argentina y Brasil, asesinos como Pinochet y agentes como Henrique Capriles y Leopoldo López.
Con lo que abajo relato no pretendo destacar mi relación con el líder cubano sino traer a la memoria algunos recuerdos gratos que tuve con él donde conocí de su sencillez y a la vez de su grandeza, de su modestia tan lejos de la arrogancia que a veces da el poder, nada más. Tuve varias oportunidades de estar con él en mi condición de Secretario General de la CGTP y Secretario General adjunto de la Federación Sindical Mundial FSM.
En 1985, en la ciudad de Habana, se realizó la Primera Cumbre sobre la Deuda Externa, fui invitado en mi condición de Secretario General de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) en la cual participaron, representaciones gubernamentales de Nicaragua, Argentina, Brasil, expresidentes, ex ministros de varios países y personalidades políticas y organizaciones sociales y sindicales de América Latina y el Caribe. Más de 1,200 participantes de todas las tendencias políticas, no solamente de izquierda.
Durante la ceremonia de inauguración Fidel apareció a la hora señalada, en uniforme verde olivo sin adornos, condecoraciones ni galones, acompañado de personalidades del Presídium, dando por abierta la conferencia sin mucho protocolo. Al tercer día me tocó acompañarlo en el Presídium del evento. De pie nos saludó a cada uno. Le estreché la mano presentándome como representante de la CGTP. En una pausa, me le acerqué para obsequiarle la réplica de una cabeza clava de Chavín, tallada en piedra negra, al recibirla me preguntó: ¿es de los incas? Le dije no, es de Chavín; y replicó ¿Chavín, es antes de los incas? Si le respondí. El agregó “Perú tiene una riqueza cultural inmensa esos habitantes son los verdaderos americanos”. Me pregunto si militaba en algún partido, le dije que en el PC. “Ah, bien, te felicito” me dijo y me preguntó por Jorge Del Prado y Alfonso Barrantes.
En los años siguientes años tuve el privilegio de participar en diversos eventos internacionales en Cuba y conversar con el compañero Fidel. La que más recuerdo es la que tuvo lugar con ocasión de los actos centrales de un Primero de Mayo al finalizar los 80’, ahí tuve la oportunidad de ver nuevamente a Fidel y escucharlo en la Plaza de la Revolución ante la vigilante mirada de José Martí. Escuchar a Fidel infundía seguridad y confianza en las delegaciones internacionales que asistimos allí, principalmente en los dirigentes sindicales latinoamericanos. Fidel, en ese discurso, enfocó con transparencia los problemas centrales de la situación política del mundo, no dijo una sola palabra demás sobre el imperialismo, solo lo necesario; fue un acto de reafirmación revolucionaria.
Por la noche, luego de la condecoración a los héroes del trabajo se dio la recepción “oficial” en el palacio de gobierno, Fidel se acercó a cada uno de los invitados internacionales a saludar y conversar con ellos aunque sea corto tiempo. Todos querían saludarle personalmente, hablar y sacarse una foto. Fidel nunca rechazó a nadie. Luego Fidel nos invitó a su residencia a un grupo de sindicalistas latinoamericanos, nos recibió en la sala, la misma que parecía una oficina de trabajo y no de vivienda, lo hizo de pie, vestido con su verde olivo y con un habano encendido en la mano. Saludó a cada uno y sentado en nuestro delante nos dijo: “los he invitado para intercambiar algunas informaciones”. La conversación empezó 8.00, de la noche y terminó a las 6.00 de la mañana.
Lo expuesto por Fidel fue una cátedra magistral sobre política internacional y los procesos revolucionarios, las maquinaciones del imperialismo y el peligro de una guerra nuclear. Sobre este tema Fidel tenía una información muy actualizada acerca de costos bélicos, carrera armamentista y, sobre todo, de la situación política en América Latina y en África. Cuando hablaba sobre esto último Fidel lo hacía con gran conocimiento, siendo muy solidario con los pueblos de ese continente. Al parecer el sentimiento era recíproco pues en otros eventos internacionales en donde me ha tocado participar, los africanos sentían el mismo cariño y admiración por él lo mismo que nosotros, sindicalistas de todo el mundo, principalmente latinoamericanos, pues Fidel está en nuestro corazón.
Los posteriores encuentros con Fidel, especialmente los que siguieron a la desintegración de la Unión Soviética, marcaron a fuego a los revolucionarios de todo el mundo pues fueron los años más duros para Cuba y para nosotros. Sin embargo, sus discursos -no solamente por el Primero de Mayo- sino por otras causas y razones, dejaron percibir en él su lealtad, su firmeza, pundonor, nobleza e integridad al asumir el reto que la nueva situación le impuso. Así, pues, Fidel jamás bajó la cabeza ante el imperialismo ni renunció al marxismo leninismo.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS COMPAÑERO FIDEL, HASTA LA VICTORIA VENCEREMOS!

Valentín Pacho. Ex Secretario General de la CGTP y actual Secretario General Adjunto de la FSM.

martes, 30 de agosto de 2016

Willy Toledo, Facebook y los gusanos

Una vez más el actor Willy Toledo ha desatado la polémica criticando al atleta cubano Orlando Ortega que, tras lograr la medalla de plata en los 110 metros vallas en los Juegos de Río 2016, dijo “me dieron la bandera de Cuba pero estaba buscando la de España como loco”.
De este modo el cubano repudiaba al país que le alimentó, crió, educó y entrenó para que llegara a ser deportista olímpico. Toledo escribió en su página de Facebook: “es un ‘gusano’ pero también un pobre hombre, así que no le deseo en absoluto todo el mal que ya se encargará de hacerle esta España miserable y sus miserables ‘autoridades’ cuando deje de ganar medallas”.
El primer debate es hasta qué punto es criticable o censurable que una persona abandone su país para mejorar sus condiciones de vida. Aparentemente parece lícito y digno poder hacerlo, pero es necesario reflexionar sobre algunos detalles. En primer lugar preguntarnos si la dedicación y desarrollo profesional, artístico o deportista de esa persona puede seguir desarrollándola en su país. Un ingeniero que no tenga trabajo en España o en Cuba es razonable que se quiera ir fuera sin que por ello deba ser criticado. En segundo lugar, qué papel ha jugado el país de origen en la formación y cualificación de la persona que lo abandona. Ḿás que el país, nos referimos al Estado, a los recursos públicos procedentes del sacrificio de la ciudadanía destinados al desarrollo de ese profesional, los compatriotas que estaban trabajando y aportando recursos públicos con los que pudiese mejorar su cualificación sin todavía producir nada. Por último, vale la pena observar cuál es el criterio de aceptación de ‘emigrantes’, ‘disidentes’ o ‘refugiados’ del país receptor.
Ahora vayamos al caso del cubano Orlando Ortega. Por supuesto él podía haber continuado dedicándose el deporte en su país, tenía garantizada su subsitencia y la de su familia, pero prefirió abandonar la selección de Cuba aprovechando un mundial en Moscú. No es como el ingeniero o el médico español que no encuentra trabajo en España y debe irse a Alemania para ejercer su profesión. O el maestro que no puede sobrevivir en Senegal y debe subirse a una patera para intentar llegar a Europa.
En cuanto al papel del estado cubano, Ortega se ha formado y entrenado no mediante el dinero y los recursos de su familia que lo matricularan en una escuela de atletismo de élite como sucede en países como en Estados Unidos, sino gracias a la solidaridad del pueblo cubano del que salía la cobertura de todos los gastos y manutención mientras él se entrenaba. Es como ese profesional que dedica años y años a formarse gracias a los impuestos de sus conciudadanos que estaban trabajando mientras el no producía porque estudiaba. Es evidente que está adquiriendo una deuda generacional con todas esas personas y que, en justicia, debería pagar cuando acabe su formación y llegue la hora de trabajar. ¿Acaso no debería colaborar en la pensión y el orgullo nacional de esos ancianos que estuvieron trabajando para que el pudiera estudiar o en el caso de Ortega entrenar? No es un asunto ajeno al mercado y a la libre empresa. Muchas corporaciones prohíben que ejerzas la profesión fuera de ellas durante algunos años si han dedicado ingentes recursos a cualificarte. Como es sabido, los futbolistas no pueden irse a otro club si previamente no se indemniza al equipo que abandona y le ha formado. Sucede con otras muchas profesiones, los pilotos formados en los ejércitos no pueden pasarse cuando lo deseen a la aviación civil hasta que no desarrollan su trabajo algunos años en el campo militar como pago por la formación recibida.
Y llegamos a la última cuestión. ¿Qué decencia tiene el país que acoge con los brazos abiertos a un deportista olímpico de otra nación pero pone vallas alambradas a los que no lo son, cierra sus puertas a los que huyen de la guerra o encierra a menores sin papeles en centros de internamiento porque no quiere darles la residencia? Si Orlando Ortega hubiese querido venir dentro de veinte años, cuando ya no ganase medallas, ¿lo hubieran aceptado las autoridades españolas? Y a los padres de Ortega, quizás jubilados octogenarios, ¿les hubiera dado el gobierno español la residencia?
Algunas críticas a Willy Toledo se centraban en sus formas más que en el contenido, en que el uso del término “gusano” no era adecuado al respeto que cualquier persona merece. Desconocen que en Cuba es común referirse como “gusano” a cualquiera que abandona la isla y reniega de los principios de la Revolución cubana. No es un piropo, evidentemente, pero tampoco se percibe del mismo modo que en España. Es algo así como cuando en nuestro país se dice “facha” a uno de derechas o “rojo” a uno de izquierdas. Se le denomina así con intención peyorativa pero se tiene relativamente aceptado. No solo eso, pocos saben el origen de este uso del término gusano. Se trata, nada más y nada menos, que de una idea de la central de inteligencia estadounidense, la CIA, quien escogió el término gusano como símbolo de la subversión contrarrevolucionaria y que imprimió miles de pequeños dibujos en forma de cómics y los distribuyó hacia Cuba, al tiempo que la radio La Voz de Cuba Libre lo difundía desde Estados Unidos.
Tomado del libro “De la octavilla a la sicotecnología. La guerra sicológica de los Estados Unidos en los conflictos armados”, de Emiliano Lima Mesa y Mercedes Cardoso Lazo. Ediciones Verde Olivo, Ciudad de La Habana, 2003. p 129.
Por último, pensemos un momento sobre la reacción de los administradores de Facebook, cerrando temporalmente la página de Willy Toledo, si bien posteriormente, y debido a presiones de diferentes sectores sociales, según el propio actor afirmó, se reabrió. El predominio que determinadas empresas poseen sobre las principales redes sociales, y su carácter privado sin someterse a ninguna medida de interés público, ha dejado la libertad de expresión en manos de estas grandes firmas sin que nadie se atreva a exigirles respeto a esa libertad. Como son empresas privadas parece que pueden censurar. Una vez más, el mercado por delante de las libertades. Curiosamente los que claman por la libertad de expresión cuando se trata de embestir contra un gobierno aceptan que se atropelle cuando se hace desde el sector empresarial. El neoliberalismo ha aprendido que la mejor forma de aplicar censuras y restricciones es abandonar el sector público que debería garantizar una información plural y libre y dejárselo al sector privado que, según el criterio económico liberal, no está obligado a ningún compromiso con las libertades y puede poner en práctica toda el atropello a estas libertades que no se le permitiría a los gobiernos ni a los Estados.
Muchas de las personas bienintencionadas que se removieron en sus asientos por el uso de la palabra ‘gusano’ por Willy Toledo -que no deja de ser un individuo concreto- no se plantearon la censura de Facebook que es algo que potencialmente nos afecta a todos y a nuestro sistema de libertades.
En conclusión. Algunos que parece que solo corren pueden ser más desagradecidos de lo que aparentan, algunos que parece que insultan están diciendo verdades y algunos que parece que no hacen nada porque solo son una red social están atentando contra la libertad de expresión.

Pascual Serrano

lunes, 29 de agosto de 2016

El énfasis en la formación universitaria




Consejo Nacional de la FEU celebrado en el Centro de convenciones de Cojimar presidido por Olga Lidia Tapia Iglesias. Miembro del Secretariado y Jefe del Departamento de Educación, Deportes y Ciencia del Comité Central del Partido, Susely Morfa González. Primera Secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), Jennifer Bello, presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), El ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales Ojeda y Ministro de Educaciòn superior José Ramón Saborido.

José Ramón Saborido, titular de esta enseñanza, refirió el impacto favorable al eliminarse el examen de ingreso a la universidad para los estudiantes del curso a distancia y el curso por encuentro

El Consejo Nacional de la FEU culmina hoy sus sesiones en La Habana. Foto: Jose M. Correa
Acerca de las transformaciones que se han ido implementado y otras que están pendientes aún en la enseñanza universitaria, así como los preparativos para el próximo curso escolar, intercambiaron ayer dirigentes de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) con los ministros de Educación Superior y Salud Pública, en el Consejo Nacional de la organización.
José Ramón Saborido, titular de esta enseñanza, refirió el impacto favorable al eliminarse el examen de ingreso a la universidad para los estudiantes del curso a distancia y el curso por encuentro, y en su lugar la inclusión de las asignaturas básicas (español, historia y matemática) en el programa del primer año. En este sentido, resaltó que la matrícula de este curso es dos veces superior respecto a la del anterior y que se ha producido un incremento de plazas otorgadas para estudiar carreras pedagógicas.
Igualmente mencionó la actualización del concepto de formación de pregrado que se ha estado introduciendo y que propone disminuir en un 20% el periodo de estudio de las carreras. Aunque han existido cuestionamientos al respecto, dijo, la profundización en el diseño de los planes de estudio ha mostrado que es posible mantener alta calidad en la formación.
Saborido puso énfasis además, en que en el transcurso de este año debe completarse la bi­bliografía que utilizarán las carreras que co­miencen a aplicar la política de perfeccionamiento del idioma inglés y respecto al tema de la conectividad, observó que se ha multiplicado considerablemente en los centros superiores el ancho de banda, aun cuando quedan problemas tecnológicos por resolver.
Por su parte, Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político y titular de Salud Pública, señaló los objetivos que han guiado el trabajo de este sector en los últimos años, y recientemente la preparación de las universidades de ciencias médicas para el inicio del curso 2016-2017.
Entre los principales propósitos de esta esfera, mencionó, se encuentran continuar mejorando los indicadores de salud de la población, la calidad de los servicios asistenciales y la docencia, y hacer más eficiente el sistema nacional de salud pública.
En el intercambio, los jóvenes indagaron tam­bién sobre temas como la transportación de los estudiantes al final del curso escolar, la práctica preprofesional y la ubicación laboral.
Presidieron el encuentro Olga Lidia Tapia, miembro del secretariado del Comité Central del Partido; Jennifer Bello, presidenta de la FEU y miembro del Consejo de Estado; Susely Morfa, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, entre otros dirigentes.

Lauren Céspedes Hernández | lauren@granma.cu

domingo, 28 de agosto de 2016

Disparan: El blanco es la Revolución.




Raúl Antonio Capote con el BGAN que le entregó la CIA

Se escuchó un nombre que me sonó conocido y aquel hombre alto y corpulento entró en la sala para testificar contra Alan Gross, el “contratista” de USAID que era juzgado en Cuba por construir una red de telecomunicaciones al servicio de la estrategia norteamerica de cambio de régimen. Yo que trabajaba en la Oficina de Informatización de la Sociedad, estaba entre el público que asistía al juicio y enseguida identifiqué al testigo: el escritor Raúl Antonio Capote cuyos vínculos con la entonces Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba eran conocidos en el ambiente literario cubano. Pero no fui el único que se sorprendió, cierta tensión apareció en el rostro de uno de los diplomáticos norteamericanos que asistía al proceso.
El fiscal comenzó a interrogar a su testigo, Capote habló de visitas de oficiales de la CIA a su casa quienes le habían entregado un equipo para conectarse a Internet vía satélite. El fiscal le preguntó observara uno que se encontraba sobre la mesa que antes Groos había reconocido entre los que su empresa distribuía y respondiera si era igual al que le había entregado la CIA, Capote asintió y fue la única vez que Gross mostró inquietud durante el juicio y perdió la serenidad que había mantenido hasta el momento. Creo recordar que el abogado de Gross se abstuvo de hacer preguntas y dieron un receso. El diplomático norteamericano salió como una bala con el celular en la mano y no regresó más, yo salí buscando a Capote y sucedió la conversacion que él recuerda al inicio de este artículo publicado originalmente en su blog Diario 90.

Disparan: El blanco es la Revolución.

En el mundo de hoy casi nada es espontáneo, mucho menos lo que ocurre en Internet y menos aún en las redes sociales digitales. Recuerdo los días previos a la salida al aire de la denuncia conocida como Las Razones de Cuba en el 2011, el capítulo final estaba listo para salir en la televisión el 4 de abril y le dije a Iroel Sánchez, creo que debemos imprimir y guardar todo lo que aparece en Google sobre el agente de los OSE que aparecerá en la denuncia, acertada idea, horas después de la revelación pública contra los planes del gobierno de los Estados Unidos y en especial de la CIA contra Cuba, miles de menciones, cientos de artículos, cometarios, etc., escritos por o sobre el intelectual, supuestamente contrarrevolucionario, ahora conocido como combatiente revolucionario, desaparecieron, como por arte de magia había dejado de existir en Internet.
Equipos de trabajo dotados de la logística necesaria, dirigidos directamente desde los centros de operaciones de guerra psicológica de los servicios especiales de los Estados Unidos, preparan y llevan adelante los planes contra Cuba, el rumor prefabricado, la calumnia, la falsa noticia, todo es utilizado para crear zozobra y sembrar el desengaño, la duda, el miedo, la confusión, las redes sociales son manipuladas ampliamente y se construyen líderes de opinión espurios, que trabajan con perfiles falsos, equipos de hasta una decena de personas, comparten uno o varios seudónimos, algunos de esos ciber mercenarios cuenta con varios perfiles, verdaderos maestros del chisme, del rumor, de la mentira han surgido de esas filas.
La intentona de crear una blogosfera contrarrevolucionaria no dio resultado, la creación de una plataforma cubana de blog y el surgimiento de una blogosfera revolucionaria, convirtió ese escenario en muy complejo para la CIA. La llamada “Prensa Independiente”, formada, entrenada y pagada desde los Estados Unidos a través de la SINA en La Habana, no logró nunca ser creíble, desprestigiada, disminuida, entró en una crisis sin salida y dejó de ser útil.
Se ha intentado además construir redes de infocomunicaciones dentro del país, usando medios técnicos que pudieran funcionar de manera “independiente” del estado cubano, que no puedan ser “controlados” por el Ministerio de Comunicaciones o el Ministerio de Interior, violando leyes nacionales e internacionales.
El cambio de estrategia contra Cuba, motivado por el fracaso de más de 50 años de planes para derrotar a la Revolución, tiene como base la creación de una pequeña y mediana clase burguesa opuesta a la Revolución, se dirige a organizar sectores socialdemócratas, neo anexionistas y plattistas, a personas desconectadas de la realidad del mundo en que viven y del país.
Los emprendedores tienen espacio en el socialismo, los innovadores, los racionalizadores, que buscan respuestas, iniciativas para beneficio de la economía nacional, tienen su espacio en la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR), por ejemplo, y en cada empresa estatal cubana hay células de base de esa organización. El Estado protege y estimula la iniciativa creadora, que permite sustituir importaciones, el socialismo necesita de la inventiva, de la creatividad, gracias a esa creatividad el país ha logrado sobrevivir a medio siglo de agresiones económicas.
A los inventores y racionalizadores revolucionarios les mueve el altruismo, el deseo de contribuir al bienestar de todos, al desarrollo de la economía nacional, y han jugado un destacado papel en la resistencia de nuestro pueblo.
Pero a quien promueve el Imperio dentro de Cuba es al emprendedor individualista, al hombre egoísta, lleno de ambición y sin escrúpulos de ninguna clase. La nueva estrategia promueve el llamado “emprendimiento” a la manera de la iniciativa privada, misma cosa con nuevo nombre, promover la self-made woman o self-made man del capitalismo.
Esta clase, esta nueva contrarrevolución necesita, de una nueva prensa, necesita de una prensa de alquiler, comprar periodistas, comprar conciencias, “convencer” a algunos con los argumentos del pensamiento neoliberal, con las argucias del fin de la historia, del hombre de Musil, el nada vale y todo se vale del postmodernismo, el sálvese quien pueda, esencia de la doctrina burguesa primigenia.
El Capitalismo no cree en el ser humano le desprecia y explota, lo compra y lo vende, lo usa, sabe cómo hacerlo, tiene la experiencia de siglos, sabe cómo sacar lo peor de él.
Un producto típico del sistema capitalista es el esclavo asumido, esclavo que “desprecia la Libertad; tilda de locos a los rebeldes, revolucionarios, disidentes; educa a sus hijos para que sepan obedecer, y se siente orgulloso de traicionar, incluso, a los que luchan por él”. El ser de la mass consumer democracy, del sueño dorado, que cree que es libre cuando en realidad jamás en la historia ha sido tan esclavo.
La densa red de medios y redes sociales tejida en torno a Cuba, con aliados internos y colaboradores, gente que un día es capaz de escribir en la prensa popular revolucionaria, Granma, Juventud Rebelde, etc., y al siguiente en la prensa enemiga, gente capaz de negar lo que afirmaron con fuerza horas antes, por conveniencia, gente que piensa y escribe según el dictado de quien le pague más, gente que escribe para medios privados al servicio del capital, claro, por dinero, ya lo dije, todo esto tiene un ‘único fin, desacreditar al estado revolucionario, debilitar los pilares que sostienen la institucionalidad revolucionaria.
Cuadros jóvenes de la UJC, la FMC y el PCC son blanco de campañas bien organizadas, preparadas meticulosamente, articuladas desde los grandes medios o desde medios digitales de última creación, que actúan de conjunto para construir una imagen negativa de los cuadros revolucionarios, de los intelectuales, de los artistas comprometidos con su pueblo y su Revolución.
Necesitan sacar del juego a personas como Randy Alonso, Iroel Sánchez y tantos otros periodistas, comunicadores sociales, que no alquilan su vergüenza y su honor, necesitan desacreditarlos a como dé lugar, para eso se valen de los recursos más bajos del jornalismo paparazzi, les hacen blanco de sátiras en las redes sociales, tergiversan lo que dicen y usan la mentira sin recato.
La arremetida mediática contra las palabras de Randy sobre el ex cubano Ortega (el mismo, Ortega, se declaró ex cubano, ¿o no?). No tiene otra justificación, era contra Randy el asunto, después de todo quizás algunos de los que encabezaron el alud de calumnias sea tan ex cubano como Ortega, capaz de negar su bandera, su historia y sus raíces.
El blanco es la Revolución, el blanco son sus defensores, la estrategia de golpe suave establece como una de sus reglas fundamentales destruir los pilares básicos que sostienen el Estado. No es eso lo que están intentando hacer?
Verdades, medias verdades, mentiras flagrantes, calumnias, rumores, lo “mejor” del arsenal propagandístico contrarrevolucionario, se mezcla en una pesada andanada, mentir, mentir y volver a mentir, el dinero fluye de las arcas del Imperio y hay almas que se venden barato.
El blanco es la Revolución y su futuro inmediato, por eso no quieren dejar piedra sobre piedra, por eso intentan sembrar la confusión, el desaliento, la desmovilización, por eso promueven el egoísmo, la falta de fe, la baja autoestima nacional.
Los jinetes del apocalipsis cabalgan por la isla, no importa el nombre que lleven, no importa el disfraz que se pongan, las máscaras que usen, son los mensajeros de la restauración del capitalismo, única forma de destruir a la Revolución y al fin, robar el alma de Cuba.

Raúl Antonio Capote

Acceso de Cuba a Internet cumple 20 años.




Este 22 de agosto se cumplieron 20 años de que ocurriera el pleno acceso de Cuba a Internet, mediante la conexión del IDICT con el proveedor GLOBAL-ONE de Estados Unidos, por medio de un canal de transmisión de 64 KBs, que favoreció de manera notable el servicio de correo electrónico.
En 1973 Cuba ingresó al Centro Internacional de Información Científica y Técnica de los países miembros del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), y comenzó su trabajo en el Sistema Internacional de Información Científica y Técnica. En este propio año entra en funcionamiento la estación terrena Caribe, integrada al sistema Interspútnik de comunicaciones por satélites artificiales.
Entre febrero de 1983 y mayo de 1984, un colectivo de especialistas e instituciones cubanas y soviéticas comenzaron a realizar trabajos experimentales conjuntos para la transmisión automatizada de información vía satélite. En 1985 se instaló en el Centro Nacional de Intercambio Automatizado de Información una microcomputadora de fabricación noruega, para desarrollar y probar progresivamente diversos servicios telemáticos, entre ellos el de mensajería electrónica.[1]
En junio de 1987 se instaló en la provincia de Matanzas el primer equipo de comunicaciones desarrollado en Cuba con tecnología propia y que permitió el establecimiento de una pequeña red experimental al servicio del Poder Popular Provincial, que funcionó como parte de la red de la Academia de Ciencias de Cuba (REDACC).
Lo relatado hasta aquí muestra los esfuerzos realizados por el gobierno cubano desde la década de 1970, para avanzar en la introducción de tecnologías que permitieran el desarrollo de las redes informáticas en el país y el acceso a la información.
Creo que es importante recordar que a partir de 1986 la empresa de telecomunicaciones estadounidense, AT&T, comenzó a gestionar con el gobierno de su país la autorización para tender un cable submarino analógico entre EE.UU y Cuba que sustituiría el obsoleto sistema troposférico, única vía existente entre los dos países en ese momento.
A mediados de 1988 se obtienen las autorizaciones para tender el cable submarino sin dejar de aplicar el bloqueo tecnológico a Cuba, pues se trataba de un tramo de cable de tecnología anticuada, recuperado del fondo del mar después de ser sustituido en el Atlántico, y con una capacidad de sólo 143 circuitos, cuando las necesidades por el tráfico existente eran muy superiores. No obstante esta discriminación tecnológica, el gobierno cubano también autorizó el tendido en un esfuerzo más por mantener las comunicaciones.
En 1989 después de varios meses destinados a los trabajos de prospección, proyección, preparación, tendido del cable y puesta a punto de las estaciones, se concluye la instalación del sistema del cable submarino analógico entre Cuba-EE.UU., denominado cable No 7.
Este cable nunca se puso en servicio ya que el gobierno estadounidense no aprobó un acuerdo de servicios de telecomunicaciones justo, razonable, equitativo y conforme a las normas internacionales vigentes entre las operadoras de uno y otro país. De la misma manera, por años impidieron que Cuba se conectara a las redes internacionales de telecomunicaciones por medio de cables de fibra óptica que pasan cerca de la isla, algunos a escasos 30 kilómetros, obligando a utilizar las conexiones basadas en los satélites que no sólo son más costosas sino que son de banda menos ancha, haciendo las conexiones más lentas.
En 1996 Cuba contaba con cuatro redes con conexiones internacionales: Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGBnet), Centro de Intercambio Automatizado de Información (CENIAI), Joven Club (TinoRed) y Ministerio de Salud (Infomed). En ese año un informe elaborado por la Rand Corporation, tanque pensante vinculado a la Secretaría de Defensa de Estados Unidos reconoce que, [ ] “Cuba ha desarrollado una comunidad de redes considerable con capacidades y aplicaciones. Esta es el resultado de una dedicación prolongada a la educación en toda la sociedad, de un importante desarrollo de las investigaciones y de programas terapéuticos dentro del campo de la biotecnología y la medicina. Cuba dispone de todos los conocimientos necesarios para operar un enlace internacional IP y del consentimiento del gobierno. Carecen de fondos y de un contrato de trabajo o plan de cooperación entre varias redes; pero, a la larga, los lograrán”.[2]
Entre las recomendaciones de la Rand Corporation al Pentágono reflejadas en el citado informe tenemos: estimular una conexión directa IP con Internet para brindar a los cubanos un acceso interactivo a materiales del extranjero; dar una respuesta rápida a la solicitud que hiciera la empresa WilTel de un permiso para construir un cable óptico entre los Estados Unidos y Cuba, pendiente desde marzo de 1994, y a otras solicitudes para brindar diferentes servicios relacionados con datos; fomentar los viajes desde Cuba con fines de adiestramiento y capacitación en la administración de las redes informáticas, y otras formas de intercambio técnico.
En este contexto se produce el acceso pleno de Cuba a la red de redes hace 20 años. Los discretos avances en la ampliación de los servicios de Internet, en mi opinión, tienen como causas fundamentales el bloqueo tecnológico, la injerencia en los asuntos de nuestro país utilizando las TIC y las dificultades de índole interna que han prevalecido en este período.

Omar Pérez Salomón

[1] Tomado del libro Secretos de Internet.
[2] Informe de la Rand Corporation: Las telecomunicaciones cubanas, la red de computación y las implicaciones en la política de los Estados Unidos. Elaborado para la Oficina del Secretario de Defensa de Estados Unidos, julio de 1996.

viernes, 26 de agosto de 2016

Willie Toledo: `La solidaridad con Cuba ha hecho que Facebook reabra mi página censurada´




En declaraciones en exclusiva para Cubainformación TV, desde el Aeropuerto de Barajas (Madrid), el actor y activista Guillermo Toledo responde al nuevo linchamiento mediático que sufre, tras sus críticas al tratamiento informativo sobre la medalla de plata obtenida para España por el atleta formado en Cuba Orlando Ortega, en las pasadas Olimpiadas.

jueves, 25 de agosto de 2016

García Lupo: Un escrutador de su época




Fue un testigo activo de su tiempo. Estuvo en la reunión de la OEA en Punta del Este, en 1961, acreditado por la agencia Prensa Latina que él fundó con Jorge Masetti, Rodolfo Walsh y Gabriel García Márquez. Y no sólo hizo allí una cobertura que debería estudiarse en las escuelas de periodismo (las que no existen), fue además un protagonista de aquella historia. Rogelio había trabajado en el semanario desarrollista Qué, dirigido por Rogelio Frigerio y en el que escribía también Raúl Scalabrini Ortiz. Esos contactos con el desarrollismo le permitieron ser un gestor de la entrevista al comandante Ernesto Guevara, representante de Cuba en aquel encuentro, con el entonces presidente argentino, Arturo Frondizi.
Muchos años después, García Lupo escribió sobre esa entrevista con una pluma de exquisitez, con ese ritmo de novela policial que sabía, como pocos, darle a sus relatos periodísticos.
La agencia Prensa Latina fue uno de los grandes (e inaugurales) medios de prensa que hoy se llamarían “alternativos”. Con una calidad literaria superlativa difundía las ideas, los logros, las dificultades y los propósitos de la Revolución Cubana, manteniendo un rigor informativo de altísima profesionalidad. No duró mucho: el devenir de la revolución hizo que surgieran internamente fuertes corrientes contra “los argentinos”, denominación que incluía al colombiano García Márquez y tal vez, por lo que ocurrió con él rápidamente, también al Che Guevara. García Lupo volvió a la Argentina.
Sobre aquella experiencia el gran periodista dijo en una entrevista con Clarín (21/04/14): “El trabajo de Gabo (por Gabriel García Márquez), nuestro trabajo, todo el periodismo de los años 59 y 60 fue destruido cuando salimos de Prensa Latina, bajo sospecha ideológica. Quienes pasaron a dirigir la agencia eran del más cerrado estalinismo. Muchos años después, Gabo reunió sus escritos de prensa y no hay entre ellos un solo despacho de la agencia. Fueron destruidos”.
García Lupo fue un maestro de periodistas de investigación. Él y Walsh hicieron época en ese renglón y son, tal vez, irrepetibles; al menos por el momento, porque la precarización y la súper-explotación de los trabajadores de prensa, junto con la definitiva transformación de los grandes medios en enormes pulpos oligopólicos que defienden sus propios intereses de grupo (antes incluso que los intereses generales de la burguesía), hacen que la investigación periodística tienda a extinguirse.
García Lupo era un buscador de pistas y las encontraba hasta en los clasificados de los diarios o en los avisos fúnebres y desarrollaba, a partir de ellas, investigaciones filosas, muchas veces demoledoras. Vaya como ejemplo su hallazgo de los vínculos entre el banquero Gaith Pharaon -socio de Carlos Menem en mafioserías profundas- y el narcotráfico y el tráfico de armas a escala internacional. Escribió libros que son y serán material de consulta, no sólo acerca de los temas puntuales que tocan, sino sobre los métodos de la investigación periodística.
Rogelio, además, gustaba de que lo llamáramos, que le hiciéramos consultas, y las respondía con una pedagogía penetrante. Fue un extraordinario cronista, un escrutador de un tiempo que es también el nuestro.
Hasta siempre, maestro.

Alejandro Guerrero

martes, 23 de agosto de 2016

Pajarito de alto vuelo




Rogelio García Lupo (1931-2016) in memorian.

El periodista y escritor Rogelio Carlos García Lupo falleció el pasado viernes a los 84 años. En estas líneas, el compañero Eduardo Lucita, integrante de Economistas de Izquierda, lo recuerda y traza una semblanza como colaboración para nuestro sitio web.

A los 84 años falleció Rogelio García Lupo, más conocido en el ambiente de prensa como "Pajarito". Estudiante de derecho, historiador, conocedor de la historia latinoamericana, periodista de raza. Formado en el viejo estilo –pulido/culto/certero/implacable/irónico). Era dueño de un archivo tan vasto como prolífico, construido pacientemente durante muchos años y de una memoria que hacía juego con ese monumental archivo. Fue fundador y el principal exponente de una corriente de periodismo de investigación inédita hasta entonces, cuyo centro fue la denuncia de los monopolios el imperialismo y las dictaduras en el subcontinente.
Investigaciones muy diferentes por su orientación y contenidos con las burdas y superficiales que actualmente se presentan periódicamente en forma televisiva y que están más orientadas a justificar la concentración económica y el propio imperialismo que a la búsqueda de la verdad.
Entre sus principales investigaciones que tomaron forma de libro se destacan: "La rebelión de los Generales" (1962), "Mercenarios y Monopolios –de Onganía a Lanusse" (1972), texto de consulta obligatoria por aquellos años para quiénes queríamos adentrarnos en el conocimiento de los entresijos de aquella dictadura, y "Contra la ocupación extranjera" (1968). También merecen mencionarse "Ultimas noticias de Perón" (2006) y "Ultimas noticias de Fidel Castro y El Che" (2007).
Siendo apenas un quinceañero se sumó a las filas del nacionalismo antiimperialista, y se incorporó a la Alianza Libertadora Nacionalista, por ese entonces "…un hervidero de pasiones" como la caracterizara el historiador y periodista Rubén Furman, en la que se vinculó con Rodolfo Walsh y Ricardo Masetti, unos años mayores que el. Experiencia que no duró mucho ya que al poco tiempo la ALN fue cooptada por el peronismo en el gobierno perdiendo toda independencia, y su nacionalismo se fue derechizando con tintes y figuras cada vez más facistoides.
Trabajó en diversos medios, entre ellos Noticias Gráficas, Qué, Primera Plana, aquí con pseudónimo porque estaba oficialmente prohibido por la dictadura de Onganía, Marcha de Montevideo, El Periodista y Clarín. También supo ser empleado público, siendo despedido por negarse a llevar luto por la muerte de Evita.
En 1958 su amigo Masetti fue enviado por radio El Mundo a Cuba a entrevistar a Fidel Castro y a Ernesto Guevara en Sierra Maestra. Un año después Masetti fue encargado por el Che de armar un organismo de difusión que expresara claramente las ideas y el accionar de la Revolución Cubana ya en el poder. Ni lerdo ni perezoso Masetti aceptó el desafío y convocó a García Lupo y a Walsh a que junto con otras figuras notables del mundo de las letras fundaran la Agencia Prensa Latina (PreLa), primera agencia latina independiente destinada a informar al mundo con una visión diferente a la dominante. "Somos objetivos pero no imparciales" era su lema distintivo. Allí conoció y se hizo amigo del Che, principal impulsor de la agencia, quién, según el mismo contó, lo llamaba en horas de la madrugada para que le informara de los diversos cables del día.
Pero ya en 1961 la agencia comenzó a ser parte de la disputa por la ocupación de espacios y a ser condicionada por los miembros del PSP, antecedente del PCC, que en sus embates contra el accionar de PreLa escondían la vocación de controlar al Che, a quien consideraban un aventurero. Era parte de la sovietización de la revolución. Masetti renunció, García Márquez también, Walsh volvió a Buenos Aires y Pajarito fue destinado a Guayaquil y a Santiago de Chile como corresponsal. Siempre mantuvo su amistad con el Che.
Hace unos años en una de las últimas entrevistas que diera al diario Clarín se sinceró "El trabajo de Gabo, nuestro trabajo de los años 59-60 fue destruido cuando salimos de PL, bajo sospecha ideológica. Quiénes pasaron a dirigir la agencia eran del mas cerrado estalinismo".
Ya en 1969 junto con Walsh, Horacio Verbitsky y el diseñador gráfico Oscar "Oso" Smoje funda el periódico de la CGT de los Argentinos, orientada por Raymundo Ongaro, recientemente fallecido. Allí lo conocí y tuve oportunidad de tratarlo algunas veces, un hombre muy respetuoso y gentil.
Por alguna razón que desconozco tenía relaciones con José "Joe" Baxter del Movimiento Nacionalista Tacuara y luego de una escisión, el MNRT. Según me contara el propio Baxter él se hizo trotskista en Cuba y a su regreso al país se incorporó al PRT-ERP, por mi militancia de ese entonces hice varias veces de nexo entre los dos, y ahí volví a ver a Pajarito.
En 1955 estuvo preso, fue perseguido, también prohibido por las dictaduras, tuvo que irse a España por las amenazas de la Triple A. El mismo decía que en los últimos años le habían dado un premio a su trayectoria cuando toda su vida había tenido prontuario.
Pajarito, aún cuando vueles alto será difícil olvidarte. Y serás siempre ejemplo para los jóvenes que se inicien en el periodismo.

Eduardo Lucita
Agosto 22 de 2016.

lunes, 22 de agosto de 2016

Jean-Guy Allard, el Periodismo por la verdad (1948-2016)




Un amigo se fue

Hace un par de noches tuve un sueño. Andaba por La Habana con mi viejo amigo Jean-Guy Allard. Él estaba de buena forma, alegre y sonriente como siempre, contando cuentos en su estilo animado y apasionado, con un toque de humor del bueno. No recuerdo los detalles exactos del sueño, como suele suceder después de despertarse, pero fue vívido y coherente, hasta que algo me levantó de repente. En la oscuridad de la madrugada, medio despierta, el agradable sueño de andar paseando por una ciudad tan hermosa con un buen amigo se había convertido en una preocupación: algo le había pasado a Jean-Guy. Si les digo que no es primera vez que he soñado sobre alguien y al despertar, esa persona resulta muy grave o fallecida, a lo mejor no me van a creer. Pero Jean-Guy, él, sí me hubiese creído.
A Jean-Guy Allard le fascinaba la intriga, las conspiraciones, lo encubierto, lo clandestino y el lado oculto de la política y los seres humanos. Tenía una fuerte convicción de justicia, un corazón puro y alegre y un amor incondicional por la vida. Esa vida que tanto gozaba, que vivió hasta el máximo y último minuto, se le fue el pasado martes, 16 de agosto.
Unas horas después de despertarme del sueño donde él aparecía, le escribí un correo preguntando por su salud, pidiendo que me contara como seguía. La última vez que hablé con él fue a finales de julio cuando me encontraba en La Habana. No alcancé a verlo porque mi viaje fue relámpago, pero lo llamé y hablamos un rato. No se escuchaba bien, me dijo que había estado muy mal de salud, todo había empeorado. Estaba con unos amigos en su nuevo apartamento en Vedado, su casa de 'soltero', como él bromeaba. Recién se había separado de su esposa cubana, la linda y cariñosa Tamara, madre de su bello hijo Sebastian, de 12 años. Jean-Guy me dijo que de pronto se iba a un lugar para recibir terapia especializada para su artritis, desde hace meses estaba en una grave crisis de salud.
Lo vi en noviembre pasado en La Habana y estaba en silla de ruedas. Su condición médica ya no le dejaba caminar, andaba con mucho dolor. Típico de Jean-Guy, aún andaba manejando su carro. Nos encontramos en un restaurante en la punta de Vedado y Miramar, él llegó con Sebastian en su carro. Al salir, pedimos ayuda de los señores que cuidaban los carros para buscar el de Jean-Guy, y cuando nos lo trajeron pasaron un rato intentando meter la silla de ruedas en la pequeña maleta. Después nos miraron con tremenda sorpresa cuando vieron a Jean-Guy posicionándose en el asiento del conductor. "¡Sí! Este viejo enfermo va a manejar", se reía con esa sonrisa que lucía su cara entera. ¡Cuánto le encantaba sorprender a la gente, romper los estereotipos y prejuicios! Siempre decía de mí que lo que más le gustaba era cómo denunciaba los crímenes de la CIA y sus colaboradores, cosas tan serias y fuertes, con mi cara de niña y mi acento gringo. "De una película Hollywood", me bromeaba.
En realidad, así era Jean-Guy Allard. Quienes lo conocíamos sabemos de su increíble sentido de humor, sus constantes chistes y risas. Cómo veía el lado cómico de todo para que la tragedia no nos consumiera. No obstante, su trabajo era duro y fuerte y corría peligro siempre. Una vez durante sus investigaciones sobre el terrorista cubano Luis Posada Carriles y sus vínculos con la CIA, Jean-Guy lo encontró en Panamá durante su juicio por haber intentando asesinar a Fidel Castro en el 2000. Estar cara a cara con el asesino de los 73 pasajeros del vuelo de Cubana de Aviación, no es poca cosa.
También fue a Miami varias veces para indagar sobre las andanzas de la comunidad anticastrista y sus planes criminales contra Cuba. Jean-Guy no le temía a nada. Sus cientos de artículos publicados alrededor del mundo hacen denuncias contundentes y fundamentadas, con nombre y apellido, sobre las conspiraciones, planes, acciones y complots contra Cuba. Su libro 'Posada Carriles, cuarenta años de terror', publicado en Venezuela en el 2006, es el texto referente sobre la historia del terrorista más nefasto de América Latina, hoy protegido por Estados Unidos.
A Jean-Guy le habían amenazado múltiples veces desde Miami, pero a él no le importaba para nada. Más bien, le daba más ánimo y razón para hacer su trabajo.
Jean-Guy hacía un trabajo estelar desnudando a las supuestas ONG que utilizaban la fachada de defender los derechos humanos o la libertad de expresión mientras en realidad hacían un trabajo de subversión, injerencia y desestabilización. En el 2008, publicó una investigación integral sobre Reporteros sin Fronteras, destapando sus vínculos con las agencias de inteligencia de Estados Unidos y su agenda contra Cuba y Venezuela. El texto fue dedicado a los Cinco Héroes Cubanos, hombres admirados por Jean-Guy. Él siempre utilizó todo a su disposición para luchar por la libertad de Los Cinco. El año pasado llevé a Antonio Guerrero, uno de los Los Cinco liberado en diciembre 2014, a la casa de Jean-Guy en Vedado para saludarlo. Estaba sobre la luna de emoción y felicidad.
Desde su trinchera en La Habana, Jean-Guy me propuso colaborar en un libro sobre nuestras investigaciones, que coincidían en muchos temas y objetivos. Nuestro bebé, 'La agresión permanente: USAID, NED y CIA', nació en 2009, una compilación de ensayos y textos sobre los métodos y estrategias de subversión y desestabilización contra los Gobiernos progresistas en América Latina. Lo presentamos en las ferias del libro en Caracas y La Habana, siempre un placer compartir un escenario con él.
Jean-Guy Allard había dejado su vida cómoda en Canadá, donde fue reportero del tabloide 'Le Journal de Montreal' y 'Le Journal de Québec' durante casi 30 años. Fue a Cuba por primera vez en los años sesenta y se enamoró del encanto de esa hermosa isla revolucionaria. Regresó muchas veces y fue el amor verdadero lo que le llevó a quedarse. Conoció a su esposa Tamara un día antes de pedirle matrimonio. Ella, igual de apasionada que él, aceptó su propuesta. Y así vivía Jean-Guy, gozando de cada momento, no dejando pasar las oportunidades, viviendo cada día como si fuera el último.
El martes cuando Jean-Guy no respondió a mi correo ni a mis llamadas, escribí a su hijo mayor, Thierry, que vive en Montreal. Poco después me respondió, su papá nos había dejado esa misma mañana.
Por más tristeza que sintamos por su partida, yo sé que la vida que él llevó durante los últimos meses no era como él quería, ni como él necesitaba vivir. Ya no podía escribir, la artritis no le dejaba. Y en las últimas semanas, tampoco podía leer. Jean-Guy vivía para escribir, vivía para investigar, indagar y denunciar, era una parte integral de su alma, era su pasión, su amor más profundo.
Además de ser mi amigo, Jean-Guy Allard era un periodista comprometido con la verdad, la justicia y la ética. Nos toca llevar su nombre en alto y continuar su trabajo. Busquen sus libros, lean sus artículos. Nos dejó un tesoro que no podemos menospreciar.

Eva Golinger
RT

domingo, 21 de agosto de 2016

Estrena Unión de Escritores y Artistas de Cuba documental sobre poeta nacional Nicolás Guillén




La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) estrenó el documental “Nombre común, Nicolás”, como parte de las celebraciones por su 55 aniversario de fundación y en homenaje al 114 del natalicio de Nicolás Guillen, Poeta Nacional de la mayor de las Antillas

"Las flores de la guerra" y un video para Vilma




Dedicado a todas las mujeres que participaron en la guerra por la revolución cubana. En especial un homenaje a Vilma Espín.

Aniversario 55 de la UNEAC




Nacida en álgidos tiempos de Revolución y en medio de la más gran batalla cultural y educacional de nuestro pueblo, la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba llega a su aniversario 55 de fundada. De aquellos tiempos fundadores, de la trayectoria de estos años y del futuro de la organización se hablará este jueves en la Mesa Redonda, con la presencia de Miguel Barnet, Presidente de la UNEAC, la Maestra Digna Guerra, Premio Nacional de la Música, y otras personalidades.

Será presentado en Francia el libro Fidel Castro, héroe de los desheredados




El intelectual Salim Lamrani dio a conocer hoy que su libro Fidel Castro, héroe de los desheredados, será presentado en Francia durante la tradicional Fiesta de L”Humanité en septiembre próximo.
El material de 272 páginas, publicado por Editions Estrella, ve la luz a propósito del 90 cumpleaños del líder histórico de la Revolución Cubana, celebrado el 13 de agosto, y ‘traza la trayectoria política de la más grande figura latinoamericana del siglo XX’, precisó Lamrani.
El texto lleva en la portada una imagen tomada por el fotógrafo cubano Roberto Chile y cuenta con prefacio del director de Le Monde Diplomatique en español, Ignacio Ramonet.
En la obra Salim Lamrani, ‘sin dudas el mejor conocedor en Francia de las realidades de Cuba en la actualidad, retrata al líder histórico de la revolución cubana y aporta una mirada apasionante sobre una de las más grandes personalidades del siglo XX’, señaló Ramonet en el prefacio, de acuerdo con un fragmento divulgado.
Al anunciar el libro, Lamrani sostiene que Fidel Castro es aclamado por los pueblos de América Latina y del tercer mundo, que lo consideran un símbolo de la resistencia ante la opresión y un defensor de la aspiración de los países del sur a la independencia, la soberanía y la autodeterminación.
Recientemente, el intelectual francés declaró a Prensa Latina que Fidel Castro siempre ubicó la suerte y el destino de los desheredados en el centro de su reflexión y de su acción.
El ensayista recordó las políticas impulsadas por Fidel ‘a favor de un mundo menos injusto, una repartición más equitativa de las riquezas, una resolución pacífica de los diferendos y una preservación de la naturaleza’.
Para definir al líder cubano, Lamrani resaltó tres aspectos esenciales y lo calificó inicialmente como el arquitecto de la soberanía nacional que hizo realidad el sueño de José Martí de una Patria libre.
Como un segundo elemento, lo consideró el reformador social que siempre ha defendido el derecho de los humildes a una vida digna, y por último: ‘el internacionalista que siempre ha extendido una mano generosa a los pueblos necesitados del planeta’.
El escritor es autor de varios libros sobre la isla caribeña, como ‘Fidel Castro, Cuba y los Estados Unidos’ y ‘Cuba frente al Imperio’.

sábado, 20 de agosto de 2016

El Necio: Video de la OSPAAL al cumpleaños 90 de Fidel Castro




Canción antológica del cantautor cubano Silvio Rodríguez, con 90 fotos históricas de Fidel Castro.
Realizador: Santiago Rony Feliú

viernes, 19 de agosto de 2016

Fidel es una cultura




Desde que tengo uso de razón política estuve oyendo hablar sobre qué pasaría el día que Fidel no estuviera al frente de Cuba. Recuerdo un documental de la Escuela de Cine de San Antonio que vi hace años en una de las Ferias del libro que se hacían en Pabexpo: Un hombre habla por un teléfono público y le disparan a boca de jarro la pregunta de marras, “la debacle”, respondía el interrogado con una expresión facial acorde con esas dos palabras.
Tampoco hubo vez en que saliera de Cuba antes de 2006, cuando Fidel enfermó gravemente y delegó sus responsabilidades al frente del país, en que no me hicieran la consabida pregunta que la realidad se ha encargado de responder. Pero… ¿por qué se asocia tanto el destino de un país al de una persona, se sea amigo o enemigo del signo que esta, indiscutiblemente, ha impuesto al destino de Cuba y más allá?¿por qué ostenta el récord de ser el líder contra el que más intentos de asesinato se han fraguado?¿cómo es posible que a pesar de haber sido tratado de modo hostil por los principales medios de comunicación del planeta donde quiera que viajó fue acogido fervorosamente por las multitudes?
Cuba fue la última nación americana en liberarse del colonialismo español. España concentró contra los patriotas cubanos toda su fuerza en tres guerras en las que el genio militar y político de los más capaces hijos de la Isla, aunque arrinconó a uno de los imperios más poderosos de la historia, fue golpeado en los momentos críticos por la división. Los norteamericanos aprovecharon la muerte de los más prestigiosos líderes independentistas -Antonio Maceo y José Martí- para escamotear la independencia, dividiendo y corrompiendo a muchos cubanos con trayectoria insurreccional. Tuvieron que pasar más de dos décadas para que una nueva generación retomara a Martí, rescatara su ideario antiimperialista y lo proyectara junto al pensamiento marxista como solución para los males de una república dependiente y corrupta.
El pueblo cubano entonces parió hombres como Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena y Antonio Guiteras, que juntaron el pensamiento martiano y el ideario socialista con la acción revolucionaria pero que no sobrevivieron al proceso llamado Revolución del 30 que de manera importante ellos contribuyeron a gestar desde inicios de la década de los años veinte del siglo pasado pero que nuevamente fue golpeada por divisiones entre las fuerzas revolucionarias. La embajada de Estados Unidos conspiró con el que sería su hombre fuerte a partir de entonces, Fulgencio Batista, y con el discurso del “Buen Vecino” logró restablecer el control de la situación. Se generaron entonces nuevos engaños y frustraciones.
Aunque una Constitución proclamó en 1940 derechos muy avanzados para la época, en periodos electorales sucesivos las fuerzas políticas que se proclamaron herederas de la Revolución del 30, una vez llegadas al poder, se revelaron como corruptas y serviles a la dominación norteamericana. El Partido Comunista se había desangrado políticamente, obedeciendo la orden de Moscú de crear Frentes Populares, y acudiendo a las primeras elecciones regidas por la nueva Constitución en alianza con el mismo Batista que al servicio del imperialismo había dado el tiro de gracia a la Revolución del 30. Un nuevo Partido político con el nombre de Ortodoxo, en cuyas filas militaba el joven abogado Fidel Castro, capitalizó el descontento popular bajo el lema “Verguenza contra dinero”, su líder atrapado en una denuncia que no pudo probar se suicidó, y a las puertas de las elecciones donde ese Partido tenía la victoria segura, un golpe de estado encabezado por Batista cambiaría radicalmente la situación.
Ante la inacción del Partido al que pertenecía y agotadas las vías políticas, Fidel Castro abraza la vía armada, organiza en secreto un selecto grupo de jóvenes y sorprende al país el 26 de julio de 1953 asaltando la segunda fortaleza militar del país, con la demostración palpable de que él y el Movimiento que encabeza están dispuestos a jugarse la vida por realizar los sueños con que tantas veces habían engañado a los cubanos. Su discurso de autodefensa, difundido clandestinamente desde la prisión, fue el programa revolucionario que le ganó el apoyo popular, avalado porque esta vez la palabra y los hechos se encontraban sin demagogia. Habían regresado Martí, Maceo, Guiteras, Mella y Rubén en una sola persona. Fidel era el organizador y el hombre de acción, el intelectual y el político con ética, el líder dispuesto a jugarse el pellejo para probar sus ideas. El pueblo mil veces engañado vio en él todo eso y decidió lanzarse otra vez a la Revolución.
El resto es conocido. Se podía hacer una revolución sin el ejército o con el ejército pero no contra éste, y Fidel rompió el dogma. Fresco aun el crimen de la CIA contra la Revolución guatemalteca de 1954, tampoco un gobierno latinoamericano podía desafiar a Estados Unidos y menos hacer una Reforma agraria que afectara intereses norteamericanos, Fidel volvió a romper el dogma y desde entonces saltaron por los aires los imposibles en Cuba. Pero no fue suficiente, en África eran invencibles los mercenarios blancos y el ejército racista sudafricano hasta que negros y mestizos dirigidos por Fidel demostraron lo contrario. Como ha escrito el historiador Piero Gleijeses, en África Cuba humilló a una potencia de la Guerra fría –EEUU- y desafió a la otra –la Unión Soviética-, actuando por motivaciones propias a favor de los pueblos africanos.
Imposible era también que la Revolución se mantuviera en el poder en Cuba tras la desaparición de la URSS, que un país del Tercer Mundo compitiera en productos biotecnológicos con los del primero y viviera de exportar servicios profesionales pero los cubanos guiados por Fidel lo posibilitaron.
Había que matarlo porque Fidel es la posibilidad de que los postergados, los de abajo, hagan posible lo que siempre les han negado. Y no bastaba con matarlo, había que desacreditarlo. “Revolución es no mentir jamás”, ha dicho el hombre sobre el que quizás más se haya mentido.
Hace diez años que Fidel no gobierna en Cuba y cada día vivido desde entonces ha sido un día de derrota para sus poderosos enemigos. Un día en que se recuerda que no pudieron vencerlo ni con la guerra, ni con el asesinato; ni con el bloqueo económico, recrudecido después de la caída de la Unión Soviética.
Esa victoria no tendría sentido si la Revolución no continúa. Fidel no hubiera trabajado intensamente todos estos años, no hubiera consagrado su vida a la educación de su pueblo, si no es para que la Revolución lo sobreviva.
Pero con excepción de Cuba, solo países de geografía numerosa, lejanos de EEUU, con masa crítica demográfica, cultura milenaria y lengua propia han resistido de manera prolongada la hegemonía norteamericana.
“Fidel es un país” escribió Juan Gelman pero eso era a inicios de la Revolución. Hoy Fidel es una cultura, una geografía de la justicia y la soberanía, un lenguaje de la solidaridad que une a muchas personas más allá de las fronteras de Cuba. La Revolución sobrevivirá si mantiene viva esa cultura.

Iroel Sánchez
Al Mayadeen

Intelectual francés destaca entrega de Fidel Castro a los pueblos




Fidel Castro siempre ubicó la suerte y el destino de los desheredados en el centro de su reflexión y de su acción, destacó hoy el intelectual francés Salim Lamrani, a propósito del cumpleaños 90 del líder revolucionario.
En declaraciones a Prensa Latina, el ensayista recordó las políticas impulsadas por Fidel "a favor de un mundo menos injusto, una repartición más equitativa de las riquezas, una resolución pacífica de los diferendos y una preservación de la naturaleza".
Para definir al líder cubano, quien celebró ayer sus nueve décadas de vida, Lamrani resaltó tres aspectos esenciales y lo calificó inicialmente como el arquitecto de la soberanía nacional que hizo realidad el sueño de José Martí de una Patria libre.
Como un segundo elemento, lo consideró el reformador social que siempre ha defendido el derecho de los humildes a una vida digna, y por último: "el internacionalista que siempre ha extendido una mano generosa a los pueblos necesitados del planeta".
En síntesis, estimó, su principal combate ha sido la edificación de una Cuba soberana e independiente que no negocia sus principios, su sistema político, ni su modelo de sociedad.
El escritor francés, autor de libros como "Fidel Castro, Cuba y los Estados Unidos" y "Cuba frente al Imperio", estimó que para dar continuidad a su obra es vital luchar por la preservación del medioambiente, pues la especie humana corre el peligro de autodestruirse.
"Es la gran preocupación de Fidel Castro, quien dedica muchos esfuerzos para despertar consciencias sobre la inminencia y el carácter casi irreversible de ese proceso", aseveró.
El intelectual opinó que la mejor forma de celebrar el cumpleaños es que Cuba y sus futuras generaciones sigan la lucha para preservar la independencia nacional y fortalecer el socialismo en la isla caribeña.
"Cuba debe seguir siendo la isla de la generosidad y de la solidaridad que le abre los brazos a los oprimidos del mundo", sostuvo.

Luisa María González
Prensa Latina

lunes, 15 de agosto de 2016

La Revolución Cubana y la izquierda revolucionaria en la década de sesenta




La Revolución Cubana ha contribuido significativamente a la formación y desarrollo de diversas organizaciones guerrilleras en América Latina. Sin embargo, ella no fue la causa del surgimiento de los movimientos revolucionarios en los años sesenta.
Al final de los años cincuenta una ola de resistencia “azotó” a América Latina, provocada por el estrangulamiento de las nuevas fuerzas de producción en un sistema que no solo fue diseñado para los intereses de la burguesía urbana, sino que también fue basado en una subestructura de una economía agraria arcaica. El auge de los movimientos sociales, producido ​​por un intenso proceso de industrialización en una región atrasada y la necesidad de sustituir mecanismos de gobierno anticuados, por los que al nivel político expresarían los cambios en el terreno económico, era tierra fértil para una práctica revolucionaria.
La ausencia de una verdadera vanguardia antiimperialista hizo imposible la toma del poder por el proletariado y sus aliados en América Latina. Los partidos comunistas, por ejemplo, mostraron una desastrosa falta de imaginación política y una ignorancia asombrosa en relación con su participación en la dirección de las masas trabajadoras. En 1965, la CIA escribió en su Survey of communism in Latin America que en el corto plazo ningún partido comunista latinoamericano es una verdadera amenaza para los gobiernos existentes.
El papel de líder de las masas fue tomado a finales de los años cuarenta por un grupo de partidos populistas jóvenes que rápidamente ganaron seguidores en el Perú (Alianza Popular Revolucionaria Americana; APRA), Bolivia (Movimiento Nacionalista Revolucionario; MNR), Guatemala (Partido Revolucionario de Guatemala; PRG), Venezuela (Acción Democrática; AD), etcétera. Estos partidos lograron ganar las capas bajas de la sociedad ofreciéndoles programas de reforma. Sin embargo, una vez en el poder, se mostraron incapaces de ir más allá de tímidas reformas, o fueron depuestos por los militares. Esta inmovilidad revolucionaria terminó con la Revolución Cubana.
En este artículo narramos los efectos que tenía la Revolución Cubana sobre la izquierda revolucionaria latinoamericana en la década de sesenta, y en especial sobre la izquierda revolucionaria peruana, y discutimos el internacionalismo de la Revolución Cubana. En la última sección de este artículo argumentamos que la Revolución Cubana no fue “exportada” como dicen algunos autores como Ricardo Napuri, sino que los revolucionarios de cada país tomaron las lecciones de la Revolución Cubana y trataron de aplicarlas en su propio país.
Este artículo está organizado en cuatro secciones. En la sección 1 hablamos sobre el efecto que tenía la Revolución Cubana sobre la izquierda revolucionaria latinoamericana. Sección 2 está dedicada a la izquierda revolucionaria peruana y la Revolución Cubana. En la sección 3 se revisa el internacionalismo de la Revolución Cubana en la década sesenta, y en la sección 4 discutimos la supuesta exportación de la Revolución Cubana.

1. La Revolución Cubana y la izquierda revolucionaria latinoamericana

El éxito de la Revolución Cubana inspiró los pueblos de América Latina a reforzar la lucha contra sus enemigos de clase. Proporcionó muchas lecciones que fueron tomadas rápidamente y que provocaron revoluciones dentro de la izquierda. Algunos ejemplos lo ilustran. El excomandante guerrillero Venezolano Alfredo Maneiro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) decía en el libro La lucha armada: Hablan 6 comandantes. Magoya, Luben Petkoff, Anselmo Natale, Luis Correa, Juan Vincente Cabezas, Alfredo Maneiro: “La Revolución Cubana justificó una cierta sana impaciencia revolucionaria, liquidó una vieja discusión sobre el fatalismo geográfico y el hecho de que al ser nosotros la retaguardia física del imperialismo de esta parte del planeta, ello parecía excluir las revoluciones latinoamericanas del mundo de las posibilidades. La Revolución Cubana liquidó ese fantasma de un solo plumazo. Actualizó la acción directa, puso en el banquillo de los acusados al militante tradicional y a la forma tradicional de hacer política de izquierda. Es decir, dejó de ser, como creo dijo Guevara en una ocasión, una política que solo podía producir mártires pero cuya factibilidad era para el museo de la revolución. Una política que no tenía significación social, que no cambiaba las cosas, que no tenía eficacia.” Milton Hernández, comandante del Ejército de Liberación Nacional (ELN) colombiano, escribió lo siguiente en su Aproximación a la historia del ELN: “El impacto de la Revolución Cubana estremeció al continente latinoamericano y llenó la juventud de ideas y razones para emprender el camino justo de luchar contra la opresión y por la independencia. En Colombia la Revolución Cubana da inicio a un profundo viraje histórico, y obliga a replantear las estrategias y tácticas que hasta la época desarrollaban las organizaciones revolucionarias, principalmente los partidos comunistas: del solo acumulado político y de masas, hecho posible para ganar la libertad se comprendió que sin el desarrollo de lo militar, ligado a un proyecto político con arraigo popular, era imposible la conquista de las metas propuestas.”
En el período 1959-1962 había un rápido incremento de movimientos guerrilleros en una gran cantidad de países. En noviembre de 1959, guerrilleros paraguayos del Movimiento 14 de Mayo trataron de iniciar la guerra revolucionaria, que, sin embargo, fracasó. La mayoría de los guerrilleros murieron. En diciembre del mismo año empezaban, en la Argentina, los Uturuncos, una guerrilla de origen peronista. En el verano de 1960, el Movimiento 14 de Julio Dominicano no logró desembarcar sus cuadros sanos y salvos en el país. Más de un centenar de revolucionarios murieron en la costa norte del país. En 1960, dos exmilitares, Marco Antonio Yon Sosa y Luis Augusto Turcios, fundaron en Guatemala el Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre (MR-13); en abril de 1962, un grupo de estudiantes creó el Movimiento 12 de Abril y, luego, en el mismo año, apareció el Movimiento 20 de Octubre del Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT). En diciembre de 1962, todos estos movimientos se unieron en las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR).
En 1959 se formó en Nicaragua el grupo Juventud Patriótica (JP) que se dirigió claramente hacia el desarrollo de la lucha armada. El grupo se dividió y luego algunos exmiembros crearon el Movimiento Nueva Izquierda JP (MNI). El 23 de julio de 1961, se fundó el Frente de Liberación Nacional (FLN) que en 1962 cambió su nombre por Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). En marzo de 1962, el intento guerrillero de jóvenes de la Unión Revolucionaria de Juventudes del Ecuador (URJE) fue desbaratado al comienzo. En el mismo mes se fundó en el Perú el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y en el mes de septiembre se creó en Cuba el Ejército de Liberación Nacional (ELN).
La mejor expresión del estado de ánimo y el impulso de estos días era La Segunda Declaración de La Habana, el manifiesto de la revolución latinoamericana: “Con lo grande que fue la epopeya de la independencia de América Latina, con lo heroica que fue aquella lucha, a la generación de latinoamericanos de hoy les ha tocado una epopeya mayor y más decisiva todavía para la humanidad. Porque aquella lucha fue para librarse del poder colonial español, de una España decadente, invadida por los ejércitos de Napoleón. Hoy les toca la lucha de liberación frente a la metrópoli imperial más poderosa del mundo, frente a la fuerza más importante del sistema imperialista mundial, y para prestarle a la humanidad un servicio todavía más grande del que le prestaron nuestros antepasados. Pero esta lucha, más que aquella, la harán las masas, la harán los pueblos; los pueblos van a jugar un papel mucho más importante que entonces; los hombres, los dirigentes, importan e importarán en esta lucha menos de lo que importaron en aquella. Esta epopeya que tenemos delante la van a escribir las masas hambrientas de indios, de campesinos sin tierra, de obreros explotados; la van a escribir las masas progresistas, los intelectuales honestos y brillantes que tanto abundan en nuestras sufridas tierras de América Latina. Lucha de masas y de ideas; epopeya que llevarán adelante nuestros pueblos maltratados y despreciados por el imperialismo, nuestros pueblos desconocidos hasta hoy, que ya empiezan a quitarle el sueño. Nos consideraba rebaño impotente y sumiso, y ya se empieza a asustar de ese rebaño; rebaño gigante de 200 millones de latinoamericanos en los que advierte ya a sus sepultureros el capital monopolista yanqui.”

2. La Revolución Cubana y la izquierda revolucionaria peruana

El impulso revolucionario que significó la Revolución Cubana para los revolucionarios peruanos fue expresado por Héctor Béjar en su libro, Perú 1965: una experiencia guerrillera (1969), de la siguiente manera: “En general, el socialismo cubano planteaba los problemas de la revolución para la orden del día y no para un mañana más o menos lejano, daba una finalidad precisa a todos los revolucionarios de Latinoamérica y otorgaba cierto respaldo a las “herejías” en germen. Aún sin proclamarlo, todos comprendíamos por esos años que una nueva etapa revolucionaria había empezado y que, de realizarse, la revolución no se desarrollaría necesariamente de acuerdo a los patrones que teníamos en mente.” También decía: “A todos los unía la admiración por la Revolución Cubana y sus líderes y el anhelo de seguir su ejemplo.”
Alain Elías, exdirigente del ELN también tiene una opinión muy clara respecto al efecto de la Revolución Cubana. En una entrevista con el autor de estas notas decía: “La Revolución Cubana es la que pone sobre el tapete la lucha armada por la lucha electoral. Hasta antes de la Revolución Cubana no se consideraría la lucha armada sino la lucha electoral, la famosa acumulación de fuerzas. Hasta ahora están acumulando fuerzas.” Citando un documento del ELN de 1965, dice además: “El advenimiento de la Revolución Cubana quebró para siempre el mito geopolítico de la impotencia revolucionaria en América Latina. […] La Revolución Cubana señaló además que el único camino a seguir para la conquista y la liberación nacional es la lucha armada porque las clases explotadores no abandonarán jamás el poder de manera pacífica. […] La Revolución Cubana demostró finalmente que las condiciones subjetivas toman impulso y se desarrollarán graciosamente en favor la lucha guerrillera.” El exdirigente del ELN, Julio Dagnino, decía en una entrevista con la poeta Rosina Valcárcel lo siguiente: “ Creo que la línea de la Revolución Cubana, el contenido innovador, el operativo de la organización de la Revolución Cubana, del Movimiento de 26 de Julio, colma muchas de las expectativas de esa generación. Por primera vez se ve una revolución de carácter latinoamericano; quienes habíamos pensado antes del triunfo cubano en el proceso revolucionario, teníamos que pensar en la URSS, en China. Pero cuando se da la Revolución Cubana, ya podemos pensar en algo más cercano a nosotros, una revolución que habla en castellano. […] En esa época estar fuera del Partido Comunista no era como ahora que podemos estar en otra organización. O estabas dentro del PC o militabas dentro la organización trotskista. O eras del PC o estabas en contra del PC. Entonces la Revolución Cubana en ese proceso tiene la virtud de ver que muchas veces la realidad es mucho más grande que determinados dogmas. El movimiento, que no necesariamente se declaraba marxista-leninista, podía iniciar un proceso de cambio en Cuba, donde justamente se encontraban los más grandes de la teoría marxista-leninista latinoamericana; la Roca, Escalante, muy conocidos y a los que había que recurrir para comprender el cambio, la revolución; el problema de la construcción de la sociedad socialista. Es lo más avanzado que ha habido, mucho más allá de la gente del PCR (Partido Comunista Revolucionario) de Argentina o Brasil o Cuba. Sin embargo, ahí con esos cuadros la realidad les mostraba nuevos caminos de tareas que se presentan para gentes como nosotros, como una de las puertas de ingreso para una militancia revolucionaria. No necesariamente, pensábamos en esa época, formar un Movimiento 26 de Julio, que no lo llegamos a formar nunca, en cambio formamos el ELN.”
Las personas que construyeron el ELN no eran los únicos peruanos influenciados por la Revolución Cubana. También los revolucionarios del MIR por ejemplo, fueron impactados por esta revolución. Ricardo Gadea, un exdirigente del MIR peruano en los años sesenta y setenta, describe en su artículo Regis Debray y la nueva izquierda la importancia de la Revolución Cubana por la izquierda en América Latina: “Durante décadas ha predominado en el pensamiento y, por supuesto, en la práctica revolucionaria latinoamericana, una concepción caracterizada por el sometimiento al fatalismo de las vías electorales y pacíficas, las burguesías nacionales progresistas, la revolución democrática-nacional, el fetichismo respecto al proletariado y a las experiencias y modelos clásicos provenientes de otras realidades. Sobre esta concepción se ha escrito y teorizado infinitamente y aún estaríamos sometidos a ella si la Revolución Cubana no hubiera roto de un solo golpe todos los presupuestos del dogma y no hubiera impulsado el ascenso de las nuevas vanguardias, que comienzan a escribir con su sangre su auténtica ideología.” En otro artículo señaló que “la revolución y la construcción del socialismo en Cuba, han roto innumerables esquemas tradicionales de pensamiento y acción. Muchos dogmas han sido superados. Se ha desencadenado un gran movimiento renovador, teórico y práctico, dentro del cual actuamos los que hoy nos esforzamos por hacer la revolución en nuestro país y en el continente.”

3. El internacionalismo de la Revolución Cubana

El apoyo que recibieron los revolucionarios latinoamericanos de las autoridades cubanas y la intensa cooperación que existió entre los cubanos y el ELN peruano, llevó a Héctor Béjar a la conclusión de que los guerrilleros del ELN “en la práctica estábamos involucrados en la estrategia cubana para América Latina”. Julio Dagnino tenía otra opinión al respecto: “No lo creo tan matemático. Plantearlo de esa manera, me parece como si se estaba digitalizando: grupo acá, grupo acá, grupo acá. Pero al plantearlo así, se plantea como si fundamentalmente estaba dirigido por los cubanos. Entonces, allí es la diferencia que yo te digo. ¿Por qué? Porque había razones internas de los grupos. El grupo de Masetti, el grupo nuestro y el grupo del MIR obedecían a razones internas, es decir, la actuación de ellos. Por ejemplo, el MIR no desarrolló inmediatamente las guerrillas, en el momento de la guerrilla de Argentina de Masetti, o en el momento que estábamos nosotros en Bolivia.” Ulises Estrada, un internacionalista cubano, tiene la misma posición. En una entrevista realizada en el 2005 decía: “Los fracasos o reveses del movimiento revolucionario en América Latina son propios del movimiento Latinoamericano. No son culpa de Cuba. Y además, una segunda cosa que quería señalar: ¡Nunca intentamos exportar la revolución! Sencillamente nos limitamos a apoyar a aquellos revolucionarios que venían a beber de la experiencia cubana y a buscar el apoyo de la experiencia cubana a partir de la condición internacionalista del compañero Fidel Castro que fue quien nos enseñó realmente a ser internacionalistas.” En su libro Tania la guerrillera y la epopeya suramericana del Che, escribe: “Por tanto, sus principales dirigentes de la nueva izquierda acudieron a La Habana en busca de ayuda política, económica o militar para lograr sus propósitos revolucionarios. La dirección política cubana fue receptiva a sus demandas; pero sin pretender en momento alguno exportar su revolución, a no ser su ejemplo de dignidad, resistencia y combate.” En un documento para el Consejo de Seguridad Nacional del 4 de mayo de 1961, elaborado por un Grupo de Tareas de Interagencia acerca de Cuba que estaba compuesto de representantes del Departamento del Estado, de Defensa, de Justicia, de la CIA y la Agencia de Información de Estados Unidos, dice que “la exportación de ayuda física a los movimientos revolucionarios, aunque importante, es mucho menos importante que la amenaza planteada por el ejemplo de Castro y el estímulo general a estos movimientos”.
A principios de los años sesenta, el Che Guevara y Fidel Castro han dicho en repetidas ocasiones que Cuba no puede exportar revoluciones. Agregaron, sin embargo, que tampoco pudieron evitar que la Revolución Cubana fuera copiada. En septiembre de 1963 el Che dijo, no obstante, que las tareas de la Revolución Cubana “están más lejos que las fronteras de Cuba: el deber de expandir la llama ideológica de la revolución por todos los rincones del mundo donde se nos escuche”. En una entrevista con el New York Times en 1964, Fidel Castro dio a entender que Cuba estaba dispuesta a frenar el apoyo a diversos movimientos revolucionarios latinoamericanos cuando los Estados Unidos también cesarían sus hostilidades contra Cuba. En un estudio de la CIA del año 1965, se dice que “varios cientos de peruanos pertenecientes a diversos grupos extremistas de izquierda, también han recibido entrenamiento en la guerra de guerrillas u otros tipos de formación en los países comunistas, sobre todo en Cuba, pero también en la China comunista y Corea del Norte”.
El apoyo que los cubanos prestaron a diversos grupos guerrilleros latinoamericanos fue organizado por un departamento especial del Ministerio del Interior, la Sección Operaciones Especiales (MOE). Ulises Estrada: “Según Piñeiro me dijo en esa ocasión, a diferencia de otras Secciones y Departamentos de ese naciente órgano de la inteligencia estratégica cubana, el MOE tendría como única responsabilidad la conducción de diversas operaciones clandestinas vinculadas a la solidaridad de nuestro país con las diferentes organizaciones y movimientos revolucionarios que continuaban surgiendo en varios países de América Latina, bajo el impulso de la victoria insurreccional cubana y en respuesta a las políticas pro imperialistas, antidemocráticas y antipopulares de sus correspondientes gobiernos. [...] Este (Manuel Piñeiro) me comunicó que debíamos articular las diversas operaciones de solidaridad de la Revolución Cubana con el movimiento popular y revolucionario de América del Sur que por entonces estábamos realizando; ya que, a su decir, dadas las condiciones del continente y la intensificación de las acciones enemigas sobre nuestro país y sobre el propio movimiento latinoamericano, esas operaciones había que realizarlas “como los fantasmas”. Las actividades de este departamento no solo debían de ser mantenidas en el absoluto secreto por el campo imperialista, sino también para los partidos comunistas latinoamericanos y los antiguos países socialistas.
Las actividades de la MOE fueron dirigidas por Orlando Pantoja. Ulises Estrada señala en el libro Che in Afrika. Che Guevara’s Congo Diary que “este departamento comenzó a crear escuelas de formación y hacer trabajos operativos. Che a menudo dirigía nuestro trabajo. Todo lo relacionado con los movimientos guerrilleros y los movimientos clandestinos tuvo que ser sometido a él, y discutido con él, a pesar de que Fidel era el jefe de más alto rango”. En el caso del ELN peruano, la tarea del MOE era asegurar que los guerrilleros pudieran entrar sanos y salvos en Bolivia.

4. Palabras finales: la “exportación” de la Revolución Cubana

Caracterizar la ayuda de los cubanos a diversas organizaciones latinoamericanas como la “exportación” de la Revolución Cubana, es una descripción incorrecta del apoyo que los cubanos dieron a varios proyectos revolucionarios. Aunque había una variedad de tipos de apoyo, desde el financiamiento de actividades revolucionarias hasta el envío de internacionalistas cubanos, tipificar esta ayuda como la exportación de la revolución significa negar el desarrollo político de los propios guerrilleros antes de la Revolución Cubana. Además, implica que la toma de lecciones de una revolución exitosa "el aprendizaje revolucionario" tal como se hizo con las revoluciones rusa y china, estaba considerado como un proceso completamente ajeno de las condiciones políticas, económicas y sociales de cada país individual.

Jan Lust

domingo, 14 de agosto de 2016

Fidel Castro: Absuelto por la Historia




Los reconocidos historiadores Eduardo Torres Cuevas, Eusebio Leal, Rolando Rodríguez, Alberto Prieto y Elier Ramírez valoran la dimensión histórica y el legado de Fidel para Cuba y el mundo en esta Mesa Redonda.

Fidel en La pupila




Un Fidel jugando béisbol con los campesinos, desayunando arroz ensopado y explicando por qué prefiere pasar el 90% del tiempo fuera de las oficinas llega a La pupila asombrada dedicada a sus 90 años. Por él cantan Silvio Rodríguez, Santiago Feliú y Sara González. También el testimonio de quienes fracasaron en el intento de asesinarlo y una visita virtual al lugar donde nació.

sábado, 13 de agosto de 2016

Fidel Castro, el líder de la revolución cubana, cumple 90 años.




Y llega el día en que Fidel cumple 90 años. 90 años del hombre que sobrevivió a mil atentados pergeñados por el imperialismo, pero, sobre todo, a las profecías de los “expertos”, a los anuncios fatalistas de la gran prensa monopólica que periódicamente le ponía fecha de vencimiento a su causa, a su protagonismo y a su vida misma.
El influjo de su palabra se mantuvo siempre vivo, aún en los tiempos más oscuros en que era despectivamente calificada de anacrónica, “ideológica”, anclada en un pasado definitivamente superado. Y sin embargo, su voz y su presencia irrumpían nuevamente, una y otra vez, persistentes, obstinadas, entregadas con pasión e inteligencia a la gran obra revolucionaria de construir una Patria Grande justa y libre.
Cuando nos visitó, allá por el 2002, con ocasión de la inauguración de la Capilla del Hombre, los ecuatorianos vivíamos los años finales de hegemonía neoliberal. La palabra de Fidel fue, entonces, como un rayo en cielo sereno: una voz que insistía, sin concesiones de ningún tipo, en denunciar las insultantes desigualdades de nuestra realidad social.
En esa visita, Fidel recordaba la entrañable amistad que lo había unido al maestro Guayasamín, así como la común preocupación por la dignidad humana y la justicia social. Y es que el lazo de Fidel con Ecuador le debe mucho a su encuentro con nuestro gran pintor, cuando “un hombre de rostro indígena, tenaz e inquieto, ya conocido y admirado por muchos de nuestros intelectuales, quiso hacerme un retrato”. “No era yo -decía Fidel en ese discurso-. Era lo que él deseaba que fuera, tal como quería verme: una mezcla de Quijote con rasgos de personajes famosos de las guerras independentistas de Bolívar”.
Y esa figura quijotesca que vio el maestro Guayasamín en Fidel Castro ha sido y es de una potencia y de un magnetismo poco comunes, digna de quienes encarnan los valores más altos de la humanidad y capaz de sublevar pueblos y movilizarlos hacia la libertad y la justicia.
En los años que siguieron a esa visita, tuvimos la suerte de seguir contando con la palabra y el liderazgo del Comandante Fidel Castro en el nuevo despertar del continente, cuando la batalla de ideas a la que él tan fervientemente había convocado comenzaba a rendir frutos y en diferentes rincones de la Patria Grande volvía a levantarse la bandera de la justicia social y la unidad latinoamericana.
Esa palabra y ese liderazgo han sido fuente extraordinaria de inspiración para el proceso que ha vivido el Ecuador en la última década, signada por la tarea de desmontar el andamiaje neoliberal y neocolonial que nos tenía cautivos y sentar las bases para construir la Patria nueva, un país de equidad y justicia social. De ese mismo espíritu humanista, de esa misma vocación soberana, es hija nuestra Revolución Ciudadana, el proceso de cambio más audaz y más ambicioso de nuestra historia liderado por otro gran patriota latinoamericano, que ha transformado millones de vidas y se ha inspirado en un modelo de desarrollo integral que tiene al ser humano, y no al capital, como el centro de todas las decisiones.
Con salud y educación gratuitas, con leyes hechas desde el pueblo y para el pueblo, con políticas de Estado que velan por la ciudadanía y la expansión de derechos, con soberanía y conciencia integracionista, desde el Ecuador nos hemos propuesto la superación de un modelo neoliberal, empobrecedor y excluyente. En esa tarea, Cuba siempre estuvo ahí presente como ejemplo de dignidad y de lucha.
Hace 10 años Fidel se retiró de las tareas de gobierno, pero no ha dejado de ser protagonista de la historia de su pueblo y de toda la Patria Grande, escribiendo, pensando, estimulando reflexiones y propiciando debates. La suya es una vida no sólo impregnada de los acontecimientos más relevantes del siglo XX y sus debates, sino que ha tenido la lucidez y la valentía de abordar los nuevos desafíos que enfrenta la humanidad y las amenazas de un orden civilizatorio cada vez más insostenible.
Celebramos con el hermano pueblo de Cuba, con el victorioso y solidario pueblo de Martí y del Che, y junto a los pueblos de Nuestra América, estos 90 años de vida fecunda de Fidel ¡Feliz 90 años a Fidel!

Gabriela Rivadeneira
Presidenta de la Asamblea Nacional del Ecuador

El Cumpleaños




Mañana cumpliré 90 años. Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.
En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente. Los conocimientos trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad.
La altura se eleva hasta los 500 metros aproximadamente, de lomas inclinadas, pedregosas, donde la vegetación es escasa y a veces hostil. Árboles y rocas obstruyen el tránsito; repentinamente, a una altura determinada, se inicia una meseta extensa que calculo se extiende aproximadamente sobre 200 kilómetros cuadrados, con ricos yacimientos de níquel, cromo, manganeso y otros minerales de gran valor económico. De aquella meseta se extraían diariamente decenas de camiones de pinos de gran tamaño y calidad.
Obsérvese que no he mencionado el oro, el platino, el paladio, los diamantes, el cobre, el estaño, y otros que paralelamente se han convertido en símbolos de los valores económicos que la sociedad humana, en su etapa actual de desarrollo, requiere.
Pocos años antes del triunfo de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante.
De sus tres hijos varones, el segundo y el tercero estaban ausentes y distantes. En las actividades revolucionarias uno y otro cumplían su deber. Yo había dicho que sabía quien podía sustituirme si el adversario tenía éxito en sus planes de eliminación. Yo casi me reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos.
El 27 de enero de 1953, tras el golpe alevoso de Batista en 1952, se escribió una página de la historia de nuestra Revolución: los estudiantes universitarios y organizaciones juveniles, junto al pueblo, realizaron la primera Marcha de las Antorchas para conmemorar el centenario del natalicio de José Martí.
Ya había llegado a la convicción de que ninguna organización estaba preparada para la lucha que estábamos organizando. Había desconcierto total desde los partidos políticos que movilizaban masas de ciudadanos, desde la izquierda a la derecha y el centro, asqueados por la politiquería que reinaba en el país.
A los 6 años una maestra llena de ambiciones, que daba clases en la escuelita pública de Birán, convenció a la familia de que yo debía viajar a Santiago de Cuba para acompañar a mi hermana mayor que ingresaría en una escuela de monjas con buen prestigio. Incluirme a mí fue una habilidad de la propia maestra de la escuelita de Birán. Ella, espléndidamente tratada en la casa de Birán, donde se alimentaba en la misma mesa que la familia, la había convencido de la necesidad de mi presencia. En definitiva tenía mejor salud que mi hermano Ramón —quien falleció en meses recientes—, y durante mucho tiempo fue compañero de escuela. No quiero ser extenso, solo que fueron muy duros los años de aquella etapa de hambre para la mayoría de la población.
Me enviaron, después de tres años, al Colegio La Salle de Santiago de Cuba, donde me matricularon en primer grado. Pasaron casi tres años sin que me llevaran jamás a un cine.
Así comenzó mi vida. A lo mejor escribo, si tengo tiempo, sobre eso. Excúsenme que no lo haya hecho hasta ahora, solo que tengo ideas de lo que se puede y debe enseñar a un niño. Considero que la falta de educación es el mayor daño que se le puede hacer.
La especie humana se enfrenta hoy al mayor riesgo de su historia. Los especialistas en estos temas son los que más pueden hacer por los habitantes de este planeta, cuyo número se elevó, de mil millones a fines de 1800, a siete mil millones a principio de 2016. ¿Cuántos tendrá nuestro planeta dentro de unos años más?
Los científicos más brillantes, que ya suman varios miles, son los que pueden responder esta pregunta y otras muchas de gran trascendencia.
Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes.
Los medios técnicos modernos han permitido escrutar el universo. Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares. Son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba. Fue igualmente criminal el ataque a Nagasaki, ciudad que los dueños de la vida escogieron al azar. Es por eso que hay que martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos.

Fidel Castro Ruz
Agosto 12 de 2016
10 y 34 p.m.